No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

miércoles, 1 de enero de 2020

Ricos y pobres

Sigue habiendo ilusos que, trabajando 60 horas semanales y ganando 20.000€ limpios al año, tienen profundamente arraigado en el fondo de su cerebrito que son clase media alta.

Las creencias son libres. Nada te impide (excepto, quizá, la autoestima) estar convencido de que la Tierra es plana, de que si mueres en una guerra contra el infiel (cristiano o sarraceno, el resultado es parecido) irás a un paraíso a la vera de Dios, que Felipe González es socialista o que, como decíamos, que un asalariado puede ser clase media.

Algunos si, es cierto. Si ud. consigue un salario limpio 3 stdv (desviaciones estándar) por encima del salario medio, podría empezar a considerarse clase media alta. Eso vendría a ser, aproximadamente, un salario limpio de 2150 €. Por 40 horas o menos de jornada semanal. Del mismo modo, puede considerarse pobre si su nómina le reporta menos de 1250 € limpios.

Son números relativos, me dirán, y tienen razón. No cunden lo mismo 1500 euros si uno vive en el centro de Madrid, en Almendralejo o en Getaria. Aspectos como el precio del alquiler, los servicios que un ciudadano recibe (o no)  de su  correspondiente Administración pueden influir tenebrosamente en el rendimiento de un salario. Eso, sin entrar a valorar el coste de la vida social de cada uno o los vicios y aficiones que uno tenga.

Convendremos en este punto que no es sencillo encuadrar a alguien en una clase social tradicional solamente ateniéndonos al líquido que le reporta su nómina.

Hay una forma bastante clarificadora para saber si uno es pobre o rico, ateniéndonos a la jornada laboral de cada uno.

Partiendo de la base de que uno tiene cubiertas sus necesidades esenciales (techo, comida y vestido) sólo tiene que fijarse si está empleando su tiempo semanal disponible en conseguir dinero o, si por el contrario, puede permitirse utilizar su dinero para comprar más tiempo disponible.

Porque el tiempo es el bien más valioso de nuestra existencia. Una vez se ha gastado una unidad de tiempo, esa ya no es recuperable. A día de hoy.

Si alguiene se ve obligado a cambiar mucho de su tiempo por dinero, es pobre. Del mismo modo, si puede permitirse comprar tiempo libre de calidad, puede considerarse rico. "De calidad", el concepto es importante. Estar en un banco dando de comer a las palomas, contemplar cómo se desarrolla una obra en una zanja o ver Gran Hermano Vip no es, de ningún modo, "de calidad", por la misma razón por la que es muy difícil que un asalariado (sin bonuses trimestrales) pueda ser clase media alta.

A pesar que crea que votar a la derecha le beneficia o que habrá un armaggedon y sólo se salvará uno de cada 70.099 habitantes del planeta. O ambas cosas.

jueves, 21 de noviembre de 2019

¿Qué es la guerra?

- ¿Qué es la guerra?
- La guerra son miles de desgraciados matándose para que unos pocos conserven su riqueza.

de Intemperie, de Jesús Carrasco.  Ya mismo en cines, de la mano de Benito Zambranno.

La guerra puede ser literal, a balazos.  También puede ser figurada, cuando el enfrentamiento no es el convencional.  En una guerra es muy fácil escoger un bando, sólo hay que ver cual de los dos defiende los intereses de unos pocos.  Cuando los dos bandos defienden los intereses de unos pocos, los patriotas siguen disparando, cuando lo inteligente es desertar e intentar detener la contienda. Los "pocos" siempre harán lo posible para que los "miles" permanezcan enfrentados, así no cuestionan el statu quo, el origen de su riqueza.



lunes, 16 de septiembre de 2019

Crisis de solidaridad

De todas las crisis que hemos vivido este último decenio, apenas se ha podido leer sobre la más preocupante de todas.  Se han escrito encíclicas sobre la crisis financiera, la del sistema bancario, la económica, la de la Unión Europea como tal, la de la Iglesia pederastólica, la de los medios informativos, la de convivencia entre las dos Españas (que no son dos, que son muchas más)...

Se han llenado cientos de suplementos sobre crisis políticas diversas (Siria, Ucrania, Venezuela, Corea del Norte, Reino Unido...), obviando, eso ya es rutinario, las africanas (Sahara Occidental, Sudán, Chad, Nigeria, Somalia).  ¡Que buenos hemos sido los europeos para expoliar África durante un siglo y medio y que faltos de ganas estamos ahora para arreglar los problemas que hemos generado en los países vecinos del continente de abajo

Hasta que se prohibió salir al Aita Mari del puerto de Bilbao y al Open Arms del de Barcelona, las imágenes de refugiados rescatados del Mediterráneo tenían su rutina diaria en todos los informativos. La solución fue efectiva; muerto el mensajero, se extinguió la noticia para la opinión pública, aunque muchos africanos sigan muriendo ahogados en el mar. Ojos que no ven, corazón que no sufre.

Pues eso, no se habla de la otra crisis generada con el tema de acoger (o no) a los refugiados, la de la solidaridad. En Europa, un continente con una cultura proveniente del cristianismo, funciona muy mal lo de amar al prójimo como a uno mismo, el mandamiento principal de esa religión y de casi todas las del planeta.

Nos debería preocupar, porque ha sido la solidaridad, el ocuparnos de los individuos menos capacitados de la tribu, el cuidar a los enfermos, el reparto de los alimentos en épocas de esasez, lo que nos ha catapultado a lo alto de la pirámide evolutiva.

Si dejamos de entrenar la solidaridad, nos iremos a la mierda como especie.  Porque si ahora nos inmunizamos ante el sufrimiento de los que huyen del hambre, de la guerra y del terror, en las dos próximas décadas las brechas entre clases sociales se convertirán en trincheras.

Ya no hay trabajo para todos, ni lo va a haber en el futuro.  Esto que nos venden como una situación  coyuntural no lo es.  Es estructural, ha venido y se va a quedar.  Pronto habrá que hablar de como hacemos para dar de comer a los que ni tienen trabajo, ni lo van a tener.  Hará falta solidaridad para ello.

Pronto los implantes biológicos marcarán diferencias entre los que se los pueden permitir y los que no.  Ya no serán unas gafas o unos audífonos, un corazón de repuesto trasplantado para sustituir a uno defectuoso.  Cada vez más humanos optarán por mejoras en su cuerpo que marcarán diferencias con el resto de congéneres.  ¿Quien obtendrá un trabajo de vigilante, un humano normal o uno con la visión mejorada con unos ojos cibernéticos? ¿Y de analista? ¿alguien con un cerebro conectado a internet o un cerebro "desconectado"?

De hecho, la discriminación ya se da ahora; la mayoría de trabajos en los que cuenta la imagen corporal están copados por individuos con listas larguísimas de retoques estéticos.  Ya no queda sitio en los anuncios para alguien "natural".

Pero el cambio que marcará una prueba de solidaridad definitiva serán las mejoras genéticas.  Con CRISPR se empezará eliminando las enfermedades hereditarias, muy lógico. Pero... ¿alguien tiene dudas de que si se puede escoger la altura, la inteligencia o el color de los ojos de un hijo o hija, una porción de humanos no lo van a hacer, por muy prohibido que esté?

La prueba de solidaridad definitiva será la que establezca la convivencia entre seres genéticamente perfectos con los "otros", los que no hayan podido acceder a esas mejoras y hayan nacido con enfermedades o deficiencias que habrá que curar, pagándolo entre todos.  Habrá que ver que tal toleran los individuos inmaculados tener que cargar con los defectuosos.  Sin un entrenamiento continuado, mal panorama tiene.  Y ese futuro no está tan lejos


martes, 3 de septiembre de 2019

Por varios motivos

Cómo terapia, el objetivo inicial de este blog.
Para no aburrir a la gente en los bares, ni a mi esposa en los viajes.
Como reflexión. Los pensamientos, puestos en negro sobre blanco se ven como si fueran de otro y a los otros es más fácil juzgarlos que a a uno mismo.
Para canalizar la indignación, que no deja ver más allá del horizonte y hace que nos olvidemos de quien tendría que pagar el banquete.
Cómo calentamiento, escribir es algo que dejé de hacer y que debería ser un hábito necesario, como la comida o el pilates para la espalda.
Igual hay más motivos, pero estos ya son suficientes para que vuelva a pasarme por aqui de vez en cuando.

jueves, 29 de mayo de 2014

Sólo más música

Como soy incapaz de publicar un "Best of" de música dentro de un plazo razonable, le cambié el título al playlist de la cabecera.  Así puedo añadir canciones cuando pueda, sin la presión de la temporalidad.  Y eso es lo que hice, listar un centenar más a disposición del que quiera escucharlas.

Y no, no me apetece escribir. Ya hace mucho que no tomo notas en libretitas de cuadros para desarrollarlas más tarde, las cambié por post-its virtuales en la BB, ahora un chisme algo más evolucionado.  Pero me caducan irremediablemente antes de que las pase a limpio.  Supongo que será porque tengo cosas más apetitosas que hacer, lo siento.

lunes, 31 de marzo de 2014

A veces imagino...

Con mi locura conservo asombro
Sobre los hombros
La alegría que hasta ayer mismo compartimos
A veces te veo por un instante
A veces, siempre, te sueño 
A veces imagino, por un instante
que no te has ido y el tiempo se detiene.




Siempre en la memoria, cada día en la compañía.


miércoles, 26 de febrero de 2014

La lista de la compra 2013

En tiempos de crisis hay que recortar en casi todo.  En música buena, no.  Habré sido más estricto que otras veces a la hora de hacer el pedido, por lo del bolsillo agredido, pero estos discos hay que tenerlos.  Son lo mejor de lo que se publicó a lo largo de 2013.  Está enlazada una canción en cada uno, para hacerse una idea mejor de a que suenan y la lista está ordenada alfabéticamente, cada uno tiene su momento ideal para ser escuchado.

A ver si en el descanso de la próxima vuelta puedo montar un playlist para sustituir al gastado "Best of 2012".

69 Eyes - Best of Helsinki vampires (Recopilatorio)
Arcade Fire - Reflektor
Arctic Monkeyes - AM
Bastille - Bad blood
Cage the Elephant - Melophobia
Cold War Kids - Dear Miss Lonelyhearts
Cornelius - Walking in circles
De Vision - Strange days (Recopilatorio)
Diecinueve - Heliocentro
Editors - The weight of your love
Empire of the Sun - Ice on the dune
Foals - Holy fire
Johnny Marr - The messenger
Franz Ferdinand - Right thoughts, right action
Friska Viljor - Remember our name
Grises - No se asuste, señora, soy soviético
Henke Wermelin - The new black is blue
L.A. - Dualize
León Benavente - León Benavente
The March Violets - Made glorious
("Of roses" es mejor, pero no hay una versión buena en la red)
The Mary Onettes - Hit the waves
Midlake - Antiphon
Miles Kane - Give up
Nick Cave - Push the sky away
Paramore - Paramore
The Phoenix Foundation - Fandango
Placebo - Loud like love
Poliça - Shulamith
Portugal. The Man - Evil Friends
Primal Scream - More light
Shout out louds - Optica
Sigur Ros - Kveikur
Sopor Aeternus - Poetica
Standstill - Dentro de la luz
The Strokes - Comedown machine
Telekinesis - Dormarion
The View - Seven years setlist (Recopilatorio)
Young Rebel Set - Crocodile

¡Que los disfrutéis!

martes, 3 de diciembre de 2013

34 Discos

La primera vez que estuve en el Caribe me sorprendió que la gente midiera las distancias utilizando unidades de tiempo.  Así, entre Punta Cana e Higuey había "una horita", sin que uno pudiera hacerse una idea de los kilómetros que eso podía suponer.  Con los días descubrí que las busetas, los motoconchos y la mayoría de vehículos van todos a la misma velocidad, así que las distancias bien pueden medirse en horas o minutos, sólo es cuestión de adaptarse.


Esta semana pasada estuve en Santiago, Ponferrada, León, Burgos, Logroño, Pamplona, Roncesvalles, Valladolid, Salamanca y Zamora, antes de volver a casa.  Se que hice 2458 kilómetros pero prefiero medir la distancia reccorrida en una unidad de tiempo que me es más agradable, la de "discos escuchados".