No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

miércoles, 22 de abril de 2009

Las Vegas. Retales...

Creo que aún tengo un jet-lag horrendo... ¿o será morriña?... Igual el aire de la Strip me ha secado algo mas que los ojos. Magnífico apergaminamiento en los párpados me he traído de recuerdo. Ya sabéis, los que tengáis pensado ir, aquello está en medio del desierto. Y cuando se levanta el aire, la arena es dañina para gargantas y ojos. Hay que llevar protecciones. Crema de cacao, colirio y algún lubricante para la garganta deben ir en la maleta.

Alguien se libró de una buena. Queríamos hacerle una versión especial del masaje chino. La idea era que, una vez estuviese tumbado en la camilla boca abajo, con la cabeza en el hueco para la cara, empezara el masaje por los pies no la chinita tradicional, si no un negro de 115 kilos. Y que para trabajarle la espalda no utilizara el codo, si no la morcilla palentina. Nos reímos un buen rato imaginando la cara del crack cuando hubiese visto las Converse del 52. Lástima que no pudiéramos prepararlo, por falta de tiempo. Quizá en un próximo desafío...

El vino es un lujo en USA. En el buffet del Wynn´s vale 14$ un vasito de vino blanco para acompañar las patas de cangrejo. Creo que fué en el Hard Rock donde Perico pidió si tenían Ribera del Mississipi. Camarero perplejo, obviamente.

En Las Vegas es muy fácil enamorarse seis veces por día. Camareras de casino y turistas en busca de desenfreno son las candidatas ideales. Uno tiene que ir bien mentalizado de casa para volver sin pasar por una capilla de bodas rápidas.

Que gracia la señora funcionaria que me confiscó un mechero en forma de pene de goma, al salir del aeropuerto McCarran. Después de decirme que era "asqueroso" me preguntó como se abría. Se lo explico, lo abre y se queda boquiabierta, fusilándome con la mirada. El mechero vibraba... (juas, aún me muerdo la lengua). Me dijo que no lo iba a pasar, que los "torch lighters" no estaban permitidos en un avión y que se lo tenía que quedar. Mi sonrisita de "si claro, lo entiendo" no le gustó demasiado. Menos mal que era para salir. Si es al revés, no entro. Y la abuelita se quedó el mechero-vibrador. Que le aproveche. En lugar de mandarlos con el inserso, en el país del progreso los tienen trabajando hasta que la palman.

Los estadounidenses son muy cuadriculados con las normas. Y la atención al público no es su fuerte. Y no dudarán en demostrar cual es SU parcela de poder. Hasta una simple recepcionista aprovechará su oportunidad de explicarte que allí manda ella. Hay que estar atentos a los carteles que regulan las colas y a los de las ventanillas. Si en su cartelito pone "Check out", aunque se esté rascando el higo no te va a hacer una copia de la llave de la habitación.

La idea de hacernos un tatuaje del desafío planeó durante los 10 días. Al final, nasti de plasti. No me parecía mala idea.

"Quiero salir ya de este infierno". Tizona en el hall de la planta 14, el último día. Alvarito no es de deportes de riesgo. Y estuvo practicando diez días uno de los mas riscky. Dormir con Mena...

Dialogo oído en el aeropuerto de Philadelphia entre dos miembros del equipo:
Vacililla 1: Tu cara me suena...
Vacililla 2: Eso será por que eres un pajillero.
Vacililla 1: ¿.....?
Vacililla 2: Es que soy actor porno....

Al llegar a Barajas tuvimos que cambiar el chip. Resulta que las mocitas entienden perfectamente las burradas que les sueltas.

Y pocas cosas hay como la primera tortilla de patatas que te comes al llegar a Hispania. Y ya no te digo nada de la primera chuleta con un vino del Toro (o de Rioja, o Ribera del Duero, o...). Realmente no se come nada bien en Las Vegas.

8 comentarios:

Juguete dijo...

Esa chuleta acompañada de ese vino .. :P~~~~~~

La aventura a estado de lujo .. y seguiremos las nuevas historias que vengan ;)

Saludos!

Lestak dijo...

vamos a echar de menos las vegas, esos paseos por el streep, las gordas de las mesas con su ensalda, las bodas a lo loco, las girisss, ainssss................

Periquillo dijo...

Tío, voy a dejar de leer esto. Buaaaaaaa. Echo de menos tus ronquidos, tu pijama del barça, tu MP3 (tu también lo echas de menos, jeje), tus caracias al amanecer y las carcajadas que nos hemos pegao juntos.

Estoy preparando un resumen final pa que lo cuelgues aquí. Te lo mando en cuanto lo termine.

Bidan dijo...

Snif. Echaremos de menos Las Vegas, seguro...

Llegó el mp3!!! Será un honor publicar la "otra crónica"...

Periquillo dijo...

¿Y mis bolas chinas, no han llegado? ¿Qué haces de pie a estás horas?

Bidan dijo...

Pues no llegaron, no...

Llevo algo de retraso en el curro, con el cuento del jetlag. Habrá que recuperarlo, digo yo, si quiero que me sigan pagando las nóminas...

Anónimo dijo...

Buah!! No me extraña que tuvieras enganchada a tanta gente con los relatos del desafio. Me he leido todas las crónicas del tiron y se me estan cayendo lagrimones.

Como mueve la pluma el albert!!

Instamorriña.

p.d. tus lectores estamos esperando que cuelgues la foto de hulk y la nariz de coco

Tizona

Bidan dijo...

Hay fotos de lo que sucedió en Las Vegas que se quedaron en Las Vegas...