No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

martes, 8 de mayo de 2012

El Diario de Bidan Jones

Una vez en el aire Pokerviú, la siguiente tarea es terminar con la novela. Hoy he mandado un mail a tod@s aquell@s que, en su día se ofrecieron a darme una opinión sincera y, en algunos casos, a echarme una mano con el estilo.  Si hablamos de eso alguna vez y no has recibido el mail, mil perdones por mi mala memoria.  Ya sabes cómo tiene arreglo, eso: con un mail de reproche... :)

Sigo sin encontrarle un título adecuado y todo apunta a que va a conservar el provisional, Saturday, que así, a pelo, es sosaina como la escayola, pero que tiene su sentido.  También quería que transcurrieran los créditos finales sin que se supiera el nombre del narrador, pero tengo problemas para que no aparezca en dos pasajes.  Espero que el equipo de corrección pueda subsanar esos detalles y otros muchos. Si todo va bien, a mediados de junio deberíamos tener una versión prácticamente definitiva.  Esperemos que eso coincida con el viaje a Las Vegas para cubrir las WSOP.

Volví a conectar la mesa de mezclas.  No lo hacía desde el 24 de diciembre.  Cinco meses sin sexo entre canciones es mucho tiempo.  Y ahora tengo una bonita primavera interior que necesito plasmar de algún modo, así que le robaré unas horas a Pokerviú, a la novela o al sueño, ya veremos, aún a sabiendas de que dicen que la felicidad no es creativa.  Voy a demostrar lo contrario. Tengo una colección de canciones que funcionarían casi solas.  Como dejar al Barça sin entrenador, cómo si hiciera mucha falta (para un partido).  Este año, obviamente, no he parido ninguna sesión, aún.  Pero no acabará 2012 sin, al menos, media docenita más.

En fin...nunca debes quejarte cuando te van mal las cosas.  Son el contrapunto adecuado para que disfrutes más aún cuando te vienen bien... :)


Esta foto ya la colgué en el feis (bueno, era la siguiente), pero me parece increíblemente bonito el momento.  Fué el sábado por la tarde, en la playa de Miño.  Esa tarde y la luna llena de abril no las olvidaré nunca...

 


1 comentario:

la MaLquEridA dijo...

Ya te he mandado un Mail por fb.

Tienes razón, la felicidad no da para la creatividad.

Disfruta mucho.


Un abrazo Jones