No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

lunes, 10 de mayo de 2010

Recetas para una vida mejor



Siempre he oído que las personas, a partir de cierta edad, ya no cambian. Que, como mucho, se pueden adaptar. No es cierto. Uno, si quiere, puede cambiar.
Sucede que es más fácil escudarse en los hábitos adquiridos (buenos y malos) para no modificarlos. Todos tenemos algunas costumbres en nuestra vida que, probablemente, quisieramos erradicar y no hacemos por, esencialmente, pereza. Si son rutinas ancladas en el comportamiento, no se pueden modificar de un día para otro. Hay que trabajarlas lenta, pero decididamente. Me remito a unas sabias palabras inspiradas en la filosofía budista.

Siembra un pensamiento
y cultivarás una acción
Siembra una acción
y cultivarás un hábito
Siembra un hábito
y cultivarás un carácter
Siembra un carácter
y cultivarás un destino.

Se pueden aplicar a todos los aspectos que queráis imaginar. Trabajo, poker, deportes, pareja, relaciones con el resto de personas... Con un ratito de meditación matinal se pueden conseguir milagros.

5 comentarios:

Crónicas Urbanas dijo...

Hola Bidan:

Es que solemos vivir al ritmo que nos imponen. Me gustan mucho esas frases orientales, son más tranquilas.
Por occidente que no hay ese dejarse fluir, hombre como que te gritan:
"Cocecharás tu siembra...!!!" como una admonición.

Estoy de acuerdo con el modo de pensar que propones, si lo vives con esa filosofía, disfrutas mas los momentos de la vida.

Saludos cordiales.

Periquillo dijo...

Oriental y en parte andalú.

Anónimo dijo...

Hola Bidan:

Tienes un blog muy interesante, filosofía, música.... y poker!!!, decirte que tus playlist son muy interesantes, pop-indie, tecno-indie.... me gusta!!! Gracias por compartir tus inquietudes....
Campanilla.

Bidan dijo...

Me alegro... :)

todavia dijo...

Por eso a los viejitos los retratan sentados en un reclinable. La pereza es un vicio.