No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

lunes, 29 de diciembre de 2008

Torneo de Navidad en El Penique

33 fueron los jugadores que se acercaron al Penique el sábado 27, para jugar el torneo en honor a Miki "mikiantimadridista", que volvía a casa para pasar unos días en familia. 50 de buy-in y 100 pavos por la cabeza de Miki, que partía con bounty.
Lo mas duro fué pelear contra el "jet-lag", pues sólo unas horas antes del torneo estaba tomando unas cervecitas en Tarragona con unos amigos. Allí descubrimos el "Wok", un restaurante donde por 15 pavos tienes buffet libre. La comida es esencialmente oriental, aunque hay un poco de todo. Creo que me comería unas 40 ancas de rana, además de navajas, langostinos, carne de cordero, setas y espárragos a la plancha y otro largo etcétera. El postre lo perdonamos.

Luego de cenar, una vueltita por la noche de Tarragona y a las 6:30 de la mañana cogí un avión con destino Santiago.

A las 17:30 estaba en el Penique, con una ligera empanada y con la neurona funcionando en servicios mínimos. Como siempre, me lo pasé de pinga. En la mesa tenía a Adrián y a Héctor, lo que es garantía de que no te vas a dormir durante la partida. Las cartas son lo de menos en El Penique. Llegué sin demasiados apuros a la mesa final. Juego básico de espera. La paciencia tiene premio, efectivamente.
Una mano destacada de esa mesa: Me equivoco de fichas y, en lugar de subir, sólo limpeo JJ. Jesús Echarri en la sb completa y Quique, en la Bb, check.
El flop J82, con dos corazones. Las ciegas chequean y yo también. El turn, otro 2. Check de Jesús y subida de Quique, que aparenta el trio de doses. Ese 2 completa mi full. Pago la subida de Quique para dejar entrar a Jesús, que se viene con nosotros al river. Un corazón en la quinta calle abre la opción del color. Las dos ciegas hacen check y meto 8000 en un bote que ya era de 20000. Resubida de Jesús hasta 20.400. Quique le da 20 vueltas al asunto y tira su 2. Mi all in es de algo mas de 25000, con lo que Jesús está obligado a pagar. Y mas con color al as. Vilariño está de dealer (oh, sorpresa, no entró con fichas en la mesa final), repartiendo manos envenenadas a diestro y siniestro como un auténtico diablo.
El resto de jugadores fueron cayendo poco a poco, con Pacocho sustituyendo a Ricardo en las funciones de dealer, hasta que quedamos Jesús y yo en el HU final, con él con 190.000 por 60.000 mias. Duró una mano, cuando los dos enganchamos top pair en el flop, pero Jesús tenía mejor kicker. Las dos cartas que faltan no me ayudan y termino 2º, que no está nada mal.

En el post-penique, que duraría dos días, se fué parte de los 360 € del premio. Pacocho se quedó a dormir en mi casa y ya se sabe. Con Pacocho las tertulias son largas y productivas... Ahora toca recuperarse, pues mañana empieza el gran reto. La lucha contra la nicotina.



No hay comentarios: