No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

jueves, 21 de marzo de 2013

Dios sigue estupendo

Todo el que me conoce bien sabe de mi pasión por la música y por las sensaciones extrañas (para la mayoría) que me pueden producir las canciones.  A pesar de eso, no soy nada "fan" de los artistas. A pesar de  la multitud de discos firmados que hay en casa (que tengo por haber coincidido en un backstage o casualmente con el autor del cd), nunca haría diez minutos de cola por un autógrafo de Robert Smith, por poner un ejemplo.

Un concierto en directo es uno de mis hobbies favoritos y, aunque suelo pasármelo estupendamente a poco que el grupo tenga un mínimo de calidad, tampoco me vuelvo loco.  Dos veces tuve una experiencia mística frente a un escenario.  Una no creo que pueda contar como tal (Tarja Turunen de Nightwhish) por que había abusado de determinados estupefacientes que facilitan la empatía con el entorno.  Pero otra vez tuve la sensación de estar delante del mismísimo Dios.  El tipo sobre el escenario desprendía un aura especial y dominaba con su magnetismo todo su alrededor.  Estando en plena posesión de mis limitadas facultades mentales, la experiencia me sorprendió, asustándome un poco.  Eso fué con David Bowie, en los pirineos catalanes, en julio de 1997.
Antes de esa fecha y después habré asistido a unos 300 conciertos sin que esa sensación se repitiese.  Algo aproximado sentí en el doble Muse-The Cure del Monte do Gozo en 2005, donde Robert Smith soltó dos horas y media de concierto después de que Mathew Bellamy hubiese esparramado hora y media soberbia.  Pero era un combo infalible, durante mucho rato y nuevamente había sustancias exógenas que podían distorsionar la percepción del momento.

Hace dos semanas que tenía el nuevo disco de David Bowie pendiente de escuchar.  Sobre todo por miedo a que no esté a la altura de lo que de él espero.  Hoy vi el primer vídeo en Vh1 y no pude esperar más.  Después de una primera escucha me quedo tranquilo.  Dios sigue vivo y en forma.

2 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

He oido hablar favorablemente de la nueva imagen y música de Bowie, tendré que escucharlo para opinar.


Saludo

Bidan dijo...

DEBES escucharlo, querida... :)