No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

lunes, 26 de septiembre de 2011

Cinco de cinco...


Suena el despertador a las 12. Tengo visita con la médica a las 12:36, para revisar los análisis mensuales que, por cierto, han dado unos resultados espectacularmente buenos.  
El primer intento de levantarme tiene como respuesta una negativa rotunda por parte de la parte baja de la espalda en forma de intensa y dolorosa punzada. Conozco esa reacción y opto por el plan B, que consiste en rodar hasta el borde de la cama, apoyar un brazo y bajar una rodilla primero y luego la otra, para luego incorporarme con ayuda de los brazos.  El bíceps izquierdo responde con peor carácter que la riñonada.  El jueves fuí a donar sangre y me perforaron la vena, con lo que tengo la parte interna del codo peor que muchos yonkis de heroína.  Y ninguna fuerza.  Ruedo hacia el otro lado de la cama, repito el proceso y consigo incorporarme.  Ponerme los pantalones es otro ejercicio de habilidad.  Bendigo no tener ningunos zapatos con cordones.  Ahora no podría ponérmelos.

Podría administrarme una dosis generosa de tramadol, pero es un medicamento que genera tolerancia y dependencia y llevo tres días tomándolo, así que hoy toca apretar los dientes y joderse.  Ayer, además, supere con creces la dosis diaria recomendada.  Jugábamos la final del play-off provincial de la liga de billar SAM y tenía que anestesiar el brazo izquierdo, que es el que utilizo para descargarle esfuerzo a la espalda y silenciar el dolor de ésta con la única solución posible; anestésicos a granel.  Así que me comí los tramadoles como si fueran lacasitos.

Estas posturas, sin ayuda química, son ciencia-ficción...



Cuando me tocó jugar, en 3er lugar, íbamos empatados a 5 puntos.  Conseguí un parcial de 4-1, con lo que Fran sólo tenía que hacer dos puntos más y el título era nuestro.  Necesitó sólo dos partidas para hacerlos, así que no hubo demasiada emoción, ni falta que hacía...

No es que sea un gran título, pero cuando juego a algo, aunque sea una pachanga entre amigos, me gusta ganar.  Esa frase de lo importante es participar es una mentira cochina que se les inculca a los niños que no tienen aptitudes en determinadas disciplinas, para consolarles y que no merme su autoestima.  Participar está bien, en algunos casos.  Pero lo que mola de verdad es ganar, que carallo.
El equipo al completo, con los números que jugaremos a la primitiva la semana que viene...


Es el quinto play-off que ganamos de forma consecutiva en cinco años.  Además, hemos ganado dos veces el Campeonato Gallego y fuimos subcampeones otras dos, en cuatro participaciones, lo que no está nada mal.  Tenemos, además, cuatro ligas de cinco.
Cuando en un equipo está gente que mete las bolas con una facilidad como Fran o como Vicen, a poco que hagamos los demás, es difícil perder.
Pero el secreto de que los otros tres consigamos resultados por encima de nuestro nivel no es otro que la camaradería y el buen rollo que hay entre todos.  Cada uno tiene su rol perfectamente asumido y nunca hay un reproche mal hecho ni una discusión.  Y cuando las cosas vienen torcidas para uno de nosotros, el resto está ahi animándole.
Y eso transmite mucha confianza y te motiva para sacar lo máximo que llevas dentro.

En cuanto nos dieron el sobre con la pasta del premio, empezamos la celebración...


Aunque parezca mentira, se hace ejercicio jugando a billar.  En una hora puedes andar un par de kilómetros, amén de las flexiones de espalda, así que nada mejor que una cenita conjunta para reponer fuerzas.
Nenos, es un placer enorme jugar con vosotros...  El año que viene vamos a por el sexto...
 
Estando cerca de La Silva, era pecado no pasar por el Non Sei, así que me acerqué a departir un ratito con Beni, con lo que terminé acostándome bien entrada la madrugada.  Eso y el tute que le dí a la espalda creo que justifica amanecer hoy a mediodía...

14 comentarios:

Oscar de Prado "dereito" dijo...

como te fue el torneo de poker al final

Bidan dijo...

Je, je. Estoy escribiendo un post sobre el mismo, así que, si no te importa, te esperas a que lo acabe...
Mañana a las 10 está publicado.

Eze dijo...

jajajaj, ahora que veo el post se me vino enseguida a la cabeza esa noche k fuimos a jugar al bareto de Colmenar Viejo el cual tenia una "mesa de billar" con cráteres jajajaja,k epocas¡¡¡jaaaaaa

Bidan dijo...

(suspiro)
:)

Daniel - CU dijo...

Hola albert:

Que me hacés reir con la levantada, como dice Sabina "cada vez que despierto me siento resucitar".
Además te imaginé como con un traje de astronauta.

Otra cosa: me parecen fantásticos y maravillosos... no los juegos (billar, poker, black-jack, etc...) sino esas reuniones donde se ven cenando con amigos: se ve muy divertido y gustoso (o sabroso).

Así sehace, que la vida hay que vivirla (suerte que todos tus estudios dan bien).

Un abrazo, fue un gusto, mi amigo.
Daniel.

Bidan dijo...

Un día la grabaré y ya verás que no es nada divertida...
O si... :)

los amigos es lo mejor que uno tiene en esta vida, creo.

ѕocιaѕ dijo...

que envidia y yo que nada más no puedo aprender a jugar, me gusta mucho el billar me entretiene verlo y supongo que más si pudiera practicarlo.
En fin ya vi que hablaras de poker también post interesantes

Saludos

María Beatriz dijo...

Me dieron tramadol cuando tuve un cólico renal. Sentía que flotaba, ja!
¡Que lindas son las reuniones con amigos! Soy un queso jugando al billar, pero "lo importante es participar" Jahajaa!

Mañana vuelvo a ver qué pasó con el torneo de poker =D

Besos

todavia dijo...

Yo tambien soy una piedra jugando billar pero es divertido.

Si no fuera porque se que la odisea de levantarte con dolor de espalda no es nada divertida, ya te estaria pidiendo que lo grabaras como le dijiste a Daniel

Bidan dijo...

Socias, cuando quieran clases gratis, sólo tienen que pedirlas.
Las bebidas corren de su cuenta... :)

Bidan dijo...

Aqui, Beatriz, "estar como un queso" se le dice a las muchachas bonitas...
Ya veo que allá tiene otro sentido.
Conozco gente que dice que el tramadol le "coloca" un poquito. Lamentablemente no es mi caso. Ni el domingo, que tomé 8 pastillas, para un total de 400 mg...

Al billar, sólo hay una modalidad en la que es interesante "sólo participar" y es una en la que se juega apostando ropa... :)

Bidan dijo...

V: igual cuando ponga sábanas limpias me lanzo con la cámara... :)

Si quieres clases gratis, ya sabes el precio; tú corres con el gasto de bebidas, lo que no te será barato...:)

María Beatriz dijo...

Ser "un queso" por aquí significa ser de madera, de piedra, una inútil, malísima, incompetente, inepta, incapaz, torpe, etc, etc....Así que mejor que no acepte ese tipo de apuestas.Mmmm...Soy muy friolenta, Jaja!

Saludos :D

Bidan dijo...

Si yo aprendí matemáticas, tú puedes aprender al billar.
Como en todo, sólo hace falta el maestro adecuado.

Besos, Maribe