No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

domingo, 26 de octubre de 2008

Somos levedad

Con la crónica de la etapa 7 de la Liga de La Toja aún por postear (¿no habrá un banco de tiempo, a devolver nunca...?), unas líneas para homenajear a Manolo García. A pesar de que el pop aflamencado que practica está bastante a la derecha de mis gustos musicales, cuando hay que quitarse el sombrero, hay que quitárselo.
Ayer estuvo en El Coliseo, de A Coruña. 5.000 personas absolutamente entregadas, a pesar de los cuatro apagones de sonido que hubo. Se le perdona todo. Con la primera mitad del concierto, basada en su último trabajo (no demasiado asequible en las primeras escuchas) no hubo quejas. Una vez empezó a tirar de temas antiguos (mas conocidos), apenas quedó un alma sentada, atrapando a una horquilla de edades desde los 15 (y menos), hasta los 60 (y mas).
Musicalmente, es de lo mejor que hay en este país, sobre todo en directo. 8 músicos por detrás, con instrumentos étnicos, acústicos y eléctricos. Es un currante, además, que no se conforma con sacar un disco y lloronear royalties. Sale de gira y mueve a 60 familias detrás de su espectáculo. Dos horas y cuarto y tres bises dejaron a todo el mundo mas que satisfecho.
Después del concierto aún tuve tiempo de pasarme por el Casino Atlántico, donde había otro torneo de 55+50. Otra vez se cubrieron las 60 plazas.
Hablando con David, el director, satisface ver que hay gente sensata en los Casinos. Tiene muy claro que las partidas baratas que se organizan en algunos garitos de Coruña no son la competencia, sino la base que forma futuros clientes para ellos. El torneo, un éxito de gente. Y las dos mesas de cash, llenas toda la noche. ¿Aprenderán en otros sitios?