No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

martes, 11 de junio de 2013

El Camino del Norte. Día 7. Markina-Xemein - Eskenika (Morga)

Si te mandan a la cama a las diez de la noche, es lógico que te despierten a las seis de la mañana.  Si duermes en un convento, lo normal es que hagas horario de convento.  Sin apenas abrir los ojos más que para no tropezar con el mobiliario y la gente, recojo lo poco que saqué de la mochila y lo meto dentro.  El albergue cierra a las ocho de la mañana, asi que esa es la insana hora en la que me enfrento a lo que sucedió ayer en el mundo, café doble y pincho mediante.


A las nueve empiezo el pedaleo.  El café no me ha hecho efecto y me pierdo dos veces antes de salir de Markina. "Perderse antes de salir" es el resumen de muchas vidas.  La desagradable sensación que me transmiten las muñecas, hechas fosfatina, no ayuda a mejorar mi percepción del día. Anoto como buena la canción de Beak, Mono, otra señal más de la tensión mental en la que estoy instalado en estos momentos.

domingo, 9 de junio de 2013

¿Que fué de Ambeon?

En 2001 el proyecto Ambeon dió mucho que hablar en los círculos de música, digamos, siniestrilla.  Ya existía una movida gótica con todas las características propias de una tribu urbana, pero era bastante minoritaria y los medios aún no le habían puesto la etiqueta, pero con la ayuda de internet, los trabajos de grupos como Apoptygma Berzerk, And One, Deine Lakaien, VNV Nation, Rammstein, Lacrimosa, HIM, XPQ-21, Ikon, Covenant (con "C"), Kovenant (con "K"), Blutengel, Lake of Tears, Moonspell, Project Pitchfork, Tiamat, Cruxshadows y un larguísimo etcétera de bandas nórdicas y centroeuropeas llegaban montadas en el modem de 56k a la península, sonaban en algunos garitos muy, muy underground y se encontraban sus discos (caros, muy caros) en contadas tiendas.

En medio de todo ese batiburrillo de penumbras musicales, esta canción (y después, el disco entero) nos dejó boquiabiertos, sobre todo porque la vocalista, Astrid contaba con sólo... ¡14 años!

miércoles, 5 de junio de 2013

El Camino del Norte. Día 6. Deba - Markina-Xemein

A las 6:45 me despierta el runrún de la gente que empieza a moverse.  No tengo nada que hacer hasta las 9, así que me enrosco en el saco con los auriculares.  No le pongo el sleep y, al rato, una melodía reclama mi atención.  Es una bonita canción pop para arrancar el día, el Yet Again de Grizzly Bear, que me despereza.  De todos modos, son ya casi las ocho. Al ir a colocar las alforjas, soy incapaz de encontrar la llave del candado de la bici.  Es la primera noche que la he atado en todo el viaje.

Todo tiene solución y la Guardia Urbana me presta una cizalla. Asusta un poco ver lo fácil que es robar una bici con las herramientas adecuadas...


martes, 4 de junio de 2013

El Camino del Norte. Día 5. Orio-Deba

Me levanto happy, flower power modo: ON y en lugar del Off and On habitual dejo sonar el All is full of love de Björk tres veces antes de salir del saco.  En el desayuno con vistas estamos todos los que hemos pasado la noche en el albergue.  Hay risas y muy buen feeling flotando en el ambiente, a pesar de que el día amaneció cubierto. Aprovecho para apuntalar las dudas que tiene Troy sobre la Iglesia.


Las despedidas no siempre son tristes y hay una tanda circular de abrazos en la que participa todo el mundo menos Young Mi que se limita a sonreir y a inclinar la cabeza.  Es curiosa la aversión de los orientales al contacto físico y anoto buscar el porqué.  En la libretita apunto epidemias-sexo-artes marciales entre interrogantes.

El Camino del Norte. Día 4. Donosti-Orio

A las 5:55, los franceses de mierda (hay de todo en todos los países, pero a mi me tocaron del % maloliente) empiezan a moverse.  Son como son y no los vamos a cambiar, así que empleo el sistema enchufa el reproductor mp3 y cúbrete con el saco hasta una hora normal. A las siete y media empiezo con la tediosa tarea de recoger las cosas y meterlas en la mochila y las alforjas. 

El sedentarismo lo inventó un nómada harto de ir con la casa a cuestas.  Una mañana le dijo al resto de su tribu: "Vosotros id yendo que yo ya... ya... ya inventaré la agricultura o algo, para comer, pero hoy no me sale de los cojones hacer el petate y me quedo aqui".

Después de desayunar me entretengo un ratito ajustando los cables de la bici.  Los de los frenos sufrieron bastante en el Jaizkibel.  El mantenimiento de una bici no es más complicado que el de una Vespa y ya tuve dos. En 20 minutos queda lista para la jornada de hoy.

domingo, 2 de junio de 2013

José Mújica, Presidente de Uruguay

En la entrevista enlazada, que le hicieron en Los desayunos de La 1, en Televisión española, José Múgica demuestra que sí se puede hacer política y que existen verdaderos políticos y no peones al servicio de las grandes corporaciones, como tenemos en la mayoría de países.

La entrevista completa son 25 minutos sin desperdicio alguno.


Saber que existen de verdad los luchadores sociales debería ser un aliciente para echar a los que están en política por su interés o en representación de los intereses de una minoría en la sombra, la que tiene la mayoría del dinero y lo utiliza para que su statu quo privilegiado no se altere, lo que puede ser una posición entendible.  La nuestra es intentar que la riqueza esté repartida de una forma más igualitaria, empezando por erradicar los estados de pobreza extremos.  Por que se puede hacerlo, con los recursos que hay.

Algunas de las frases que nos regala José Múgica:

sábado, 1 de junio de 2013

El Camino del Norte. Día 3. Donosti

Abro los ojos a las 08:30, una hora razonable.  No hay cosa peor en los albergues que los franceses que se levantan a las 5:30 y empiezan con el runrún de prendas de nylon y de las cremalleras para salir a caminar a las seis de la mañana.  A esa hora no han puesto las calles pero, claro, ellos vienen a pisar tierra, piedras y hierba y se la pela bastante el horario tradicional del país.

Hoy he decidido recorrerme Donosti, así que, después de desayunar como un campeón, dejo los trastos en la consigna del albergue. Los he recogido con premeditada parsimonia mientras intento recordar que día de la semana vivimos.  De paseo me llevo sólo la tablet con las muestras y el casco que, no lo sabía, no es obligatorio en ciudad. El sol está saliendo pero aún hay una espesita capa de nubes que no se lo quieren poner fácil.  A esta hora, el mar huele de una forma especial.  "Más fresco" sería la forma sencilla (y obvia) de definirlo.