No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

viernes, 31 de mayo de 2013

Matarlos... ¿Lo cubriría el sistema de Salud?

(Yo me pago mis medicinas y les subvenciono los cuba-libres)

Acabo de volver de la farmacia con una caja de Hidroxil.  Es un complejo de vitaminas B1, B6 y B12 que la doctora me ha prescrito para intentar combatir un ligero hormigueo en los dedos de las manos.  Ligero hormigueo es el mejor de los estados, cuando no se me duermen los brazos por completo si no los mantengo en constante movimiento.  Con los ejercicios de Pilates matinales mitigo bastante las molestias que vienen causadas por unos discos cervicales algo desgastados, pero no desaparecen del todo.  Por la noche tengo que escoger bien la postura en la que duermo si quiero descansar tres horas seguidas.

El Camino del Norte. Día 2. Irún-Donosti

A las 6:15 (si, no es un error de transcripción) suena música irlandesa, que dista un poco de mi concepto de "despertar con música".  Técnicamente hay que desalojar el albergue a las ocho de la mañana, así que hay tiempo y me doy la vuelta dentro del saco.  Cuando me levanto, a las siete y algo, sólo quedan cuatro paisanos desayunando.

Lo de levantarme tarde y salir el último es para no olvidarme nada.  Si todo el mundo ya ha recogido sus cosas, lo que queda es mío.  Vosotros id tirando que yo ya... yo ya...  


jueves, 30 de mayo de 2013

El Camino del Norte. Día 1: Miño-Irún

Mientras la estaba embalando (joer, tuve que buscar como se escribía correctamente, empezamos bien) pensaba en los 127 pavos de la puesta a punto de la bicicleta.  Cambio de la transmisión, del cambiador, pastillas y ajuste de cables.  Por ese precio casi que me compraba una nueva.  Según el mecánico, la transmisión no hubiese aguantado el tute.  Se ve que esa "manía", como le llama él, de meterla en la playa no le sienta muy bien a los rodamientos.  Pienso en el gran placer que es pedalear en un palmo de mar y me la pela.  Ha durado seis años. Probablemente debería tener una bici chunga para esa gozada y reservar la buena para que dure, pero claro, nunca sabes cuando vas a terminar metido en el agua, depende del día... Divagar sobre tonterías mientras haces tareas rutinarias es la mejor manera de que no te agobien...

lunes, 27 de mayo de 2013

El Camino del Norte. Día 19

El peor día del Camino es siempre el segundo de la vuelta a casa.  Durante el primero se suele lavar el equipaje y guardarlo para la próxima vez.  Cuando vuelves del Camino siempre lo haces pensando en cuando vas a volver.  Si ya has ido dos veces, mientras puedas caminar siempre volverás; el Camino engancha irremediablemente.  Ese primer día de regreso no quieres mantenerte inactivo, así que ordenas fotos, ese inestimable apoyo para la memoria a partir de cierta edad y, los que tomamos notitas, las clasificamos convenientemente para desarrollarlas en su momento, en lo que es un ejercicio compuesto a mitades iguales entre la nostalgia y la reafirmación de todas aquellas verdades que se te mostraron durante el trayecto.

En el segundo día de la vuelta, aparece el dolor físico y el vacío existencial.  El cuerpo se ha acostumbrado a la tunda diaria de kilómetros y la encuentra a faltar, así que músculos, huesos y tendones protestan ante la falta de ejercicio como protestaron durante los primeros días ante el desacostumbrado exceso.  El espíritu, si no lo preparaste adecuadamente, queda aturdido ante la vuelta a la rutina.  Acostumbrado a la libertad absoluta y a la ausencia de horarios, volver a las obligaciones cotidianas, por pequeñas que sean, incomoda tremendamente, sobre todo si vienes de certificar que lo que haces con tu tiempo no es lo que deberías hacer o lo que quieres hacer realmente.

martes, 7 de mayo de 2013

On The Way, again (El Camino del Norte, día 0)

Mañana salgo hacia Irún en tren, mochila a la espalda y bicicleta embalada.  Me vuelvo a meter en el Camino de Santiago, esta vez en la versión Norte, la primigenia, la que usaban los peregrinos cuando la Reconquista aún no había avanzado lo suficiente para poder caminar por la interminable meseta castellana y sus planicies eternas.

Dicen que la del norte es la versión más bonita de todas, por el paisaje.  Lo sabremos a la vuelta, la cámara de fotos dará cuenta de ello.  La intención es llegar hasta Gijón, al menos.  El motivo principal para ir es hacer un reconocimiento para sondear las posibilidades comerciales que tienen Cantabria y el País Vasco para el proyecto Lucerito Artesanía. Todos sabemos como está el mercado y para que nos sea rentable la empresa hay que estirar la ruta norte algo más, antes de embarcarnos definitivamente en el proyecto.  Hasta Gijón ya tenemos claro todo el potencial que hay, ahora toca indagar más allá.

wOWww!

Pocas veces una canción me entró tan bien a la primera escucha.  No tienen aún larga duración, pero si esto es lo que proponen, llevan muy buen camino. Ella es como la versión femenina de Iggy Pop y se llaman Findlay y poco se sabe de ellos, excepto que están preparando un EP.  

Ya lo encargué, no podía ser de otra manera. Si siguen así y no llegan a estrellas, entonces soy holandés...