No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

miércoles, 17 de abril de 2013

¿Vuelve?


Este fin de semana pasado fue, en cierto modo, extraordinario.  Me refiero a mi vertiente creativa, sobre todo comparada con los últimos seis meses, donde apenas he producido nada (ni bueno, ni malo) desde que en octubre me caí en ese atasco creativo con la novela, en esa incapacidad por juntar de tirón más de dos párrafos consecutivamente. 
En estos dos días del último güiquen publiqué un post con fotos en el blog, muy al estilo del que hacíamos a menudo antaño con mactans, para contar paseos cotidianos que se salían un poco de lo normal para nosotros y que, para gente a cientos o miles de kilómetros de distancia, se salían mucho de la suya.  Una vez estuvimos a punto de lanzar una web llamada viajarsinsalirdecasa.com para que la gente fuera contando como es donde vive.  Esos paisajes diarios que no solemos valorar por requetevistos, pueden ser muy interesantes para alguien que no los ha visto nunca.  Esa idea quedó en el limbo, una lástima.

Para sacar la cámara de fotos uno tiene que estar con el ánimo dispuesto.  Las fotografías hechas por placer o se hacen para inmortalizar momentos para el recuerdo o para capturar instantes de belleza.  Y hay veces que eres capaz de verla en los rincones más insospechados y otras, en cambio, no eres capaz de apreciarla aún teniendo delante el animal o el paisaje más bello del planeta.  No guardo más allá de medio centenar de fotos de los últimos seis meses y eso es una menudencia comparado con lo que suele disparar habitualmente machine gun photographer. (bien, me vienen a la cabeza las canciones sin pedirlo, otra buena señal).

No cuento las más de 3.000 que he hecho para montar el catálogo de Lucerito Artesanía, ya que esas las considero de trabajo.  Esas me han venido bien para conocer todas las posibilidades de la máquina que, Dios, tiene muchíiiiisimas.  Todos los proyectos son difíciles al principio y ahora, tal y como están las cosas hay que echar muchos números antes de embarcarse con todo el equipaje.  En un par de meses sabremos si se confirman las percepciones positivas que tenemos con este y nos metemos de cabeza en él.

También edité otra sesión de música indie alternativo, otra hora y cuarto de canciones (una selección de lo mejor del año pasado) enlazadas entre ellas.  Normalmente cada sesión suele llevar sobre treinta horas de trabajo pero esta salió en la mitad, aproximadamente.  Todo fue fluyendo con más naturalidad de la habitual y ya tengo colgada la tercera sesión de este año. 63 desde que empecé a subirlas a la nube para todo aquel o aquella que quisieran escucharlas.

En Pokerviú publiqué un artículo de opinión sobre mi percepción del estado del poker en España (fatal se presenta el tema), otro par de folios y en Letra en Obras uno sobre la subjetividad de la violencia, otro tocho-post (en galego) rajando de los que nos (des)gobiernan.  Escribir como forma de canalizar la rabia y la fustración, se podría decir.  Ambos salieron sin necesitar más que un pequeño repaso.

También subí 40 mini-entradas sobre las propiedades mineralógicas y mágicas de las principales piedras preciosas y semi-preciosas utilizadas en bisutería.  Son un vulgar corta y pega de seis fuentes distintas, pero había que darles una coherencia a los párrafos. Lo que haría la mayoría de estudiantes de hoy en día, vamos.  Pero cuentan como "escribir".  Poquito, pero cuentan.

Me vuelvo a llevar bien con las fotos, las palabras y las canciones, mis tres medios habituales de expresión.  Con la debida prudencia, me alegra.  Parece que vuelve a soplar el viento y me pilló con las velas preparadas.  Si dura, cualquier día de estos me atrevo con la novela de nuevo.  Si el caudal es favorable.  Se trata de fluir, no de nadar contracorriente.  Eso ya traté de hacerlo y te agota.  Sobre todo por la ausencia de resultados. A saber que es lo que apretó el botón de "ON", pero biendito sea...