No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

domingo, 14 de abril de 2013

Pasó la primavera

Me gusta que llueva. Tampoco estoy en esa época anterior cuando sólo era feliz cuando llovía (I´m only happy whe it rains era la cita forzada), pero ayer fue el primero de 40 días en los que no cayó agua del cielo.  Tanto líquido empapa el alma a la fuerza, incluso a los que nos gusta la lluvia.  A los que no, están psicopáticos perdidos.  Vuelve a llover otra vez, pero esta mañana la primavera se dejó ver un ratito y había que aprovechar para colgar las mallas largas y sacar, aunque fuera por un día, el pantalón corto.
 
Quise repasar si todos esos rinconcitos escondidos siguen estando ahí, ya que en cuatro días tendremos a los veraneantes ocupando la playa grande. En verano se la dejo todita para ellos, mucha gente junta rompe el encanto de la orilla del mar y prefiero ir a buscar la intimidad unos minutos más lejos.

Ya sabéis que no hay que pedalear mucho desde el garaje de casa para estar en pleno monte...



Lo de la primavera es un espejismo en tierra.  Los barcos se refugian en la ría, que mar adentro hay marejada fuerte.


Las nubes que se estan formando sobre la ría ya avisan de que la tarde no va a ser tan apacible.


Esta foto está tomada desde unas ortigas.  Eché de menos las mallas largas...


Muchas veces me cuesta decidirme por la versión horizontal o por la vertical de las capturas y termino quedándome las dos.  Mientras, las ortigas dándose el festín...


La primera de las calitas conserva el arenal intacto.  En verano apenas hay nadie, ya que el acceso está algo escondido...


No soy el único que ha decidido asegurarse de que la playita sigue con buena salud...


 El zoom óptico x15 es una maravilla...



 La segunda de las playitas escondidas nos tiene a la bici y a mi como únicos visitantes....

 

Efectivamente, todo augura a que lo de la mañana primaveral va a ser un espejismo, un regalo efímero...


La tercera de las calas también tiene un par de intrusos...


Hice trampa con la foto.  Me apoyé del software de retoque para eliminar a otro molesto intruso, un cable. Algún día los enterrarán todos, espero. Supongo que se puede disculpar.  Esta era la original...


El sol ya ha quedado cubierto por las nubes y se está levantando aire.  El mar empieza a infundir respeto...


Al llegar a la playa grande, hay algunos osados que desafían al viento.  Pero los valientes son pocos...


Siempre hay una ola que te moja los pies, si te descuidas....


Bueno, esperemos que la primavera vuelva pronto.  Tiene al invierno instalado en casa y éste parece de esos huéspedes difíciles de desalojar.

Cuando voy en bici tengo el mal vicio de llevar música.  Me pierdo los sonidos de la naturaleza la mayor parte del viaje (siempre está el "pause" ocasional) pero las canciones también merecen salir de paseo.  Vuelvo seco y feliz.  Tengo una buena colección de ellas.

Me he dejado arrastrar
por tu ambiguedad,
por la ilusión incierta de pensar que
las cosas cambiarán.
Sabiendo que tu no lo harás
Las personas no cambian
y siempre al final
se muestran como son
Esa es la verdad
y a veces cuesta tanto de aceptar