No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

jueves, 29 de noviembre de 2012

Le matos - Sarah

Me sale una ecuación fácil:

(Mike Oldfield + Alan Parsons Project) V.2012 = Le Matos

Vean, si no...

miércoles, 28 de noviembre de 2012

El Diario de Bidan Jones

78.9, el diagnóstico de la báscula es para sonreír, pero las básculas no sonríen.  Con la vista que tienen... ¿Cómo van a sonreir? Poneos en su perspectiva y decidme si hos haría gracia ver unas gafas de pasta color naranja sobre una nariz que asoma por detrás de unos testículos al final de unas piernas peludas. Yo no... (notita mental: pesarme en calzoncillos para evitarle ese trago a la pobre báscula).  

Tengo el cuerpo libre de nicotina (si, otra vez), para lo que tuve que dejar de beber alcohol.  Me era muy fácil dejar de fumar (habré dejado de fumar -al menos dos semanas- como dos veces por año durane el último lustro) pero volvía a caer una noche cualquiera después de la tercera cerveza.  La secuencia se repitió tantas veces durante los últimos cinco años que me harté.  De todas maneras, hace tiempo que no me gustan las puertas de la percepción que me abre el alcohol, excepto cuando voy a un concierto de música en vivo, así que tampoco me estoy perdiendo nada, al contrario.  Creo que he ganado en forma física y (eso no estoy muy seguro) mental.

Pero a pesar de lo ligero y ágil que tengo el cuerpo, estoy espeso de pensamientos, lento.  Deliberadamente lento. Hace un par de semanas tenía la sensación de ser un 486 tratando de cargar el PS8 pero ahora se que es que mi mente ha interiorizado a la perfección lo de menos es mejor. Dicen que a determinada edad ya no se cambia.  No es verdad. Con el paso de los años, la mente es menos receptiva a los cambios porque ya está llena de prejuicios sociales y morales, cuesta sustituir lo aprendido por algo diferente sobre todo porque supone, en cierta manera, reconocer que estábamos equivocados.

La verdad ni es inmutable ni es algo que se se pueda atribuír a nadie, al menos en valores absolutos.  Cuando se hace es siempre en base a unos factores limitados de una función, los conocidos.  Pero si aceptamos que no son todos, porque siempre desconoceremos algunos y que muchas premisas no tienen por que ser ciertas, nos podríamos pasar la vida cuestionándolo todo. El movilismo filosófico absoluto, donde la vida de las premisas podría ser de días, horas o minutos.  Eso inhabilita las respuestas inmediatas, obligando a pensar todas las respuestas.  Un ejercicio muy interesante, aunque imposible de llevar a cabo por aquellos que están atrapados por el ritmo que marca su reloj de muñeca.  De momento, puedo permitírmelo.

Del mismo modo que he conseguido eliminar dos hábitos que estaban muy enraizados en mis mecanismos cerebrales del subconsciente (o del inconsciente, no lo sabría definir con certeza) estoy aprendiendo a implementar rutinas y mecanismos de pensamiento que me permiten tomar decisiones con mayor simpleza que antes, tratando que sea únicamente la razón la que intervenga en ese proceso.  Como estoy en pleno rodaje, a veces siento como si me hubiese comido un tripi y me haya quedado colgado.  Supongo que con los kilómetros las decisiones fluirán con más rapidez.

Eso tiene un cuiroso punto molesto, en el sentido de lo novedoso, desconocido. El que me haya visto trabajar habrá visto siempre un par de pantallas activas alguna de ella con cinco o seis pestañas abiertas, con diferentes tareas a medio hacer.  El multitasking propio del déficit de atención que siempre he tenido.  Ahora no sucede eso. He conseguido ordenarme y atacarlas de una en una, aunque a veces me quedo bloqueado por completo en alguna de ellas.  Yo diría que con un encefalograma plano completamente, bastante molesto porque me cuesta diez minutos o un cuarto de hora salir de él.

No hay recurso para salir de ese atasco más que aparcar la tarea y dedicarme a otra.  Esto no es parecido a lo que hacía antes, cuando la atención se me iba inconscientemente de una actividad a otra sin control alguno y las iba completando completamente al azar del tiempo.  Ahora, la tarea atascada la cierro y la coloco al final de la lista de "pendientes", independientemente de la prioridad que tenga.

No sé por qué, pero donde más me he atorado es en los dos capítulos finales de la novela.  El encefalograma plano me ataca y ni los diálogos de ficción que mantengo con Clara ayudan a sumergirme en ese mundo imaginario.  Porque en otros si que puedo.  Ya escribí 38 folios de la segunda parte, uno de cuyos capítulos me parece memorable y 19 de la tercera, cuya introducción creo que es bastante buena.  Tiempo inútil, porque si no ve la luz la primera parte, la segunda y, por ende, la tercera, tampoco la verán.

Supongo que cuando asiente la nueva forma de ver las cosas y le tenga el rodaje hecho tendré un mayor control sobre mi atención, espero.  Si no, siempre estoy a tiempo de volver a instalar la versión anterior.  O pedirle anfetas o ritalín a la médica de cabecera.  Ya la tengo tan amaestrada que sólo le falta extenderme el talonario de recetas para que me los rellene yo mismo.

¿El porqué de esos cambios? Muy sencillo.  Echando cuentas, ya entré en el otoño de mi vida y los planteamientos que mantuve para pasar la primavera y el verano estuvieron relativamente bien, no tengo queja, a pesar de las muchas cosas que cambiaría de lo que hice, como todo el mundo supongo.  Pero creo que no me van a valer para tener un plácido invierno, que es el objetivo que tengo.  Asi que, si hay que cambiar, se cambia. Y en eso estoy.  Igual antes aspiraba a ser feliz.  Ahora me conformo con vivir en paz, que significa no necesitar tener la razón.

Feelings change in one moment...


you see life in these ruins
but I find it hard to believe
in places where your heart bleeds
so hard to find the space
where we can lie down quietly

50" height="315">

cold winds are shaking the high trees
and it's so easy to forget our names
love is a perfect ache
and I hear the sound of piano when you are calling me 

En acústico parecen anunciar con mayor inevitabilidad la llegada del frío invierno ruso.  De eso, los muchachos de Motorama entienden algo; son de Rostov.

words are slowly turning to the snow


martes, 27 de noviembre de 2012

EEUU ¿Por qué tu pueblo es imbécil?


Con este explícito título, Joe Bageant, recientemente fallecido, publica, en el número 9 de la revista Orsai, un ácido articulo donde destripa las miserias de la sociedad americana, muchos de cuyos tics, lamentablemente, hemos importado.

En este enlace puede leerse la intro del artículo, En este otro descargarse la revista en PDF y en este otro, suscribirse a los seis números del año que viene, un excelente auto-regalo de Navidad que ya me he hecho.

lunes, 26 de noviembre de 2012

¿Fracasa la propuesta soberanista de Mas?

Alicia Sánchez Camacho, esa mujer de intrigante mirada (antes le daría la espalda a Lucrecia Borgia que a ella, que se lo pregunten a Vidal Cuadras y al otro Fernández Díaz) anunciaba anoche con una enorme sonrisa el fracaso del plan de Mas y el rechazo de Cataluña a la independencia. Vi las declaraciones de refilón en un flash de noticias y me fuí a buscar en la internete los resultados de las elecciones.

No entiendo demasiado la alegría de Doña Alicia.  Es cierto, el hostión de Mas ha sido espectacular y probablemente suponga su entierro político, él que ya tenía preparado el disfraz de Sant Jordi, con la armadura bruñida y la lanza de matar dragones españoles con el crespón cuadribarrado en la punta, listo para liderar un nuevo ejército de Almogàvers.

Participación histórica, el 70%, se puede decir que la consulta interesó a la ciudadanía; PP y Ciutadans, los más contrarios al plan soberanista en cualquiiera de sus formas suman 28 votos del total de 135.  El PSC que nada a mitad camino de unos y otros, sin terminar de mojarse, escudándose en ese ambiguo término que es el federalismo, tiene 20.

Mas, que ha ganado las elecciones doblando en diputados (50) a la segunda fuerza, quizá no ha sabido aglutinar el voto soberanista como pretendía.  Pero es que la gente no es tonta y a bastante gente le tocó las narices que se aprovechara del éxito de una manifestación a la que no asistió.  Se le suma a ello el descontento con su vertiente neoliberalista de entender la política, a tijeretazo limpio.  Que si, que hay que recortar, que se estaba gastando mucho en gilipolleces.  Pero si no se hace nada para fomentar el empleo y dinamizar el consumo, los ingresos vía impuestos no crecen. Y las acusaciones (no probadas, aún, per conocidas por todos) de corrupción tampoco le han ayudado.

¿Fracasó el plan soberanista de Mas? ¿Rechaza Cataluña la independencia? Yo diría que no, más bien al contrario.  Teniendo en cuenta que CiU tenía como único punto de su programa político la consulta popular, que Esquerra Republicana nunca ha escondido esas pretensiones y ha tenido un subidón, subidón (21) y que hay que destacar la aparición en el escañato del CUP, de corte parecido, con 3 diputados, la aritmética dice que entre las tres fuerzas suman 75 diputados, a los que habría que añadir los 13 de ICV, que se mostró partidaria del plan.  Total: 88 diputados, una mayoría más que suficiente para impulsarlo.
 
El problema que tiene ahora CiU, sin esa pretendida mayoría absoluta, es que su cruzada independentista (perdida de antemano ante la implacable legalidad española) iba a ser sólo una tapadera para poder seguir colándole a la ciudadanía goles por debajo de las piernas con balones de Nivea. Pero ahora tendrá un necesario socio vigilante que no le va a dejar campar tan a sus anchas como esperaba.  Por eso ayer lucía un aspecto tan tristón. A ver como se las ingenia ahora con la crisis.

jueves, 22 de noviembre de 2012

Clara (M.800)

El tratamiento en Palo Alto duró seis semanas. Al volver a casa, aún convaleciente, una de las primeras visitas que recibió Clara fue la de Mario.

- ¿Que haces aqui? - La modulación deliberadamente reposada de ella no invitaba a la cordialidad.
- Vine a ver como estabas - De entrada, él trató de ser educado.
- Ya lo ves; dentro de lo que cabe, bien. Ha costado mil esfuerzos y todos  mis ahorros, pero conseguí curarme.
- Me alegro mucho, de verdad. Me gustaría saber si puedo hacer algo por ti.
- Irte - Clara había meditado unos segundos la respuesta, pero ya la tenía en mente desde hacía semanas - Prefiero no verte.
- Pensé que, a pesar de todo, podríamos ser amigos - Esta vez, el tono de Mario se iba afilando. Cuando las palabras se afilan, al final se nos clavan.
- Mira, Mario, es inútil tratar hipócritamente de continuar algo que ya no existe. Sólo nos haríamos más daño.Ya te lo he dicho, prefiero no verte,al menos en un tiempo.
- Esto es muy injusto por tu parte, sobre todo después de todo lo que hice por ti.
- ¿Todo lo que hiciste por mi? Yo te diré lo que hiciste por mi; huír cuando más te necesitaba. Sacarte de encima el lastre para tu vida cómoda que era yo.  En una palabra, abandonarme.
- Tu sabes lo mal que me lo hiciste pasar - Mario no lo pronunció como un enunciado, si no como un reproche. Realmente había sufrido mucho a causa de los cambios de carácter de Clara.
- Estaba enferma, cretino. A las personas que quieres no las abandonas cuando enferman - respondió bajito, despacio y aspartamizando todas las letras con el rencor que necesitaba liberar.
- Preferiste ese tratamiento raro en lugar del convencional, creí que no querías curarte, que no podrías.
- Ya ves que si. Nunca confiaste en mi - ahora era ella la que disparaba reproches-  Ahora, por favor, vete. Estoy aprendiendo a vivir sin ti y si estás por aqui me costará más de lo que quiero.
- Como quieras. Que te vaya bien - y abandonó la habitación sin mirarla siquiera, un feo gesto que era muy común en él.
- A ti también te lo deseo, ca-ri-ño - en cada sílaba de la última palabra que le dirigió a Mario repartió proporcionalmente todo el resentimiento que le quedaba, liberándose asi de esa negativa carga.

Cuando en un diálogo se combinan altanería por un lado y orgullo por el otro, es difícil que éste llegue a buen puerto. Mario, de todos modos, era incapaz de ponerse en el punto de vista del otro con la facilidad con que lo hacía Clara, quien antes se dejaría cortar una mano que agachar una mirada.

Cuando se hubo ido, Clara recordó la tarde junto a la playa en la que él le puso el anillo de pedida y en la que se adelantaron a los votos matrimoniales, como en un juego; en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad. En la enfermedad... Sonrió amargamente al recordarlo.¡Con que facilidad algunas personas se creen sus mentiras y con que impunidad nos las clavan!

Llamó a su madre para que le descorriese las cortinas.  A esa hora el sol entraba directamente por la ventana de la habitación y le gustaba sentir su calidez en el rostro.  Cerro los ojos, concentrándose en la subida de temperatura de la piel de su cara. Al menos, la relación con Mario le había servido para deshacerse de los tres hábitos que más daño le hacían y, en ese sentido, algo muy bueno había sacado de todo ello.

Eso si que se lo iba a agradecer toda la vida.  En silencio, claro.  En el hipotético caso de que se le ocurriese hacerlo de viva voz se iba a ver obligada a escuchar otra batería de reproches y estaba cansada de ellos. Por muy merecidos que fueran, la repetición una vez y otra vez de las mismas lamentables anécdotas era una tortura inmerecida. Las personas que no son capaces de perdonarse a si mismas tampoco pueden hacerlo con los demás.

sábado, 17 de noviembre de 2012

Yo confieso

Con el subtítulo "La crisis de la confianza" interviú publicó este artículo con declaraciones de empleados de banca que traicionaron a sus clientes, engañándoles muchas veces sin saberlo, otras presionados por sus jefes, los que firman deshaucios, cobraban bonus exorbitantes, reciben las inyecciones de liquidez que salen del bolsillo de todos y siguen, de momento, llevando su excelente ritmo de vida.

Aún sigo sorprendido de que no ardan las calles más a menudo.  Y algún banco, con el ladrón atado a su silla.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

La insoportable crueldad de la varianza

Todo el que me conoce, sabe de mi aversión a jugar a poker por internet. Tengo 25 cosas más interesantes y/o divertidas que hacer. En su día, cuando estaba aprendiendo a jugar a esto del poker dejé los torneos y su asquerosa varianza para pasarme al cash y sus menores beneficios, pero más constantes, pero cuando cerró FullTilt con toda mi (humilde) banca dentro (jugaba unas 3000 manos diarias de Rush, NL25, en dos sesiones de dos horas, para pagar los gastos corrientes de la casa) me lo tomé como una señal para dedicarme a otras cosas y estuve un año sin apenas jugar nada. Y gané en calidad de vida, a pesar de renunciar a esos 1000 o 1200 € que me dejaba el Rush a media jornada, que gran invento que era.

Este año se complicaron algo las cosas a nivel económico y, ante la imposibilidad de meter dinero de otra forma en la cuenta corriente donde llegan los recibos de la hipoteca, teléfono, luz, comunidad y agua, me vi obligado a volver a las mesas.  La experiencia negativa en el cash de otros amigos en las .es, antes ganadores en niveles que me podía permitir y la pereza que me daba volver a configurar el Holdem Manager y pasar horas repasando manos, tablas y números, un tiempo que no quería dedicar a eso,  hizo que me decantara por los torneos, en busca del pinchazo salvador.

Bastante de lo que se de MTT's lo aprendí con uno de los mejores jugadores de torneos quien, por cierto, dejó de jugarlos para pasarse al cash.  Cuando le pregunté por el motivo, la respuesta fue clara y contundente: Bidan, no soporto la varianza de los torneos.  La odio, puede conmigo. Él fue el que el que me inició en el Rush, gracias al cual pude vivir algo mejor durante cinco meses, antes de que Howard Lederer y sus compinches mandaran a tomar por culo uno de los mejores negocios que había sobre la faz de la tierra, después de la Iglesia católica.

Con la apertura de Pokerviú empezamos a organizar algunas ligas, así que tuve que abrir algunas cuentas para poder jugarlas.  Una vez metidos, empecé a buscar torneos con ventaja, que había unos cuantos, sobre todo en niveles bajos, que era lo que me podía permitir. 4 cuentas abiertas con 30 € cada una y algunas horas de dedicación me permitió levantar una microbanca para poder seguir intentando el pinching y retirar algunos fondos para ir pagando facturas en septiembre y octubre.

Pero no soporto la varianza.  La odio, puede conmigo (Alguien está sonriendo por lo bajini, al leer estas líneas, lo sé).  Entre semana le dedico cuatro horas intensivas a jugar y alguna más mientras en la otra pantalla trato de avanzar con la novela.  Evidentemente, con la cabeza en dos sitios a la vez, las palabras no se juntan con la misma facilidad y no adelanto todo lo que quisiera.  Pero el poker, no me queda otra, es mi única alternativa ahora.  En breve parece que empezaré a trabajar otra vez y podré dejarlo.  Mientras tanto, toca quedarse muchas veces por el camino del top 3 de los torneos, que es donde están los premios que de verdad cuentan, no hay otra.

Los domingos es el día que mejor oferta de torneos hay, así que hago jornada completa.  Es cuando he hecho los mejores pinchazos últimamente, dentro de lo que una banca modesta puede permitirse.  Pero algunos, como el de esta semana pasada son muy frustrantes.  El trabajo de grinder de torneos es muy desagradecido.  Y cruel, añadiría.  Eso sí, hay trabajos peores.  En éste, al menos, estás en casa y puedes ponerte música o el carrusel deportivo.  Y hay opciones peores; no trabajar, por ejemplo.

Para éste último domingo, repasé los lobbys de las salas donde tengo cuenta y confeccioné una lista inicial de 20 torneos para jugar.  Para mí, lo ideal es tener activos 4, aunque, con dos pantallas, puedo manejar 6 con relativa soltura.  La idea era ir añadiendo uno en cuanto tuviera 4 o menos en funcionamiento.  Esta es la crónica de un domingo cruel.

Antes de ponerme en faena, saqué la bici una hora y media por el monte, para oxigenarme bien.  Que el cerebro reciba las dosis correctas de su gasolina es importante, sobre todo cuando por delante hay 10 o 12 horas en las que va a tener que tomar cientos de decisiones en segundos.  Me doy una buena ducha y como ligero.  He preparado yogures, fruta y un litro de te rojo para ir reponiendo energías a lo largo de la tarde.  Antes de empezar la jornada, hago media hora de meditación, visualizando todas las perrerías posibles que me puedan suceder en las mesas, para tratar de mantener la actitud adecuada cuando las cosas se tuerzan.  Cuando vienen bien creo que se gestionarlas sin demasiada euforia.

1- 15:00 Empiezo con el 500 GTD de 888, 3 € de buy in.  En esta sala necesito un pinchazo porque el bank ha bajado hasta los 100 € y no me apetece hacer un traspaso de cuentas.  Sigo teniendo el prejuicio de que ingresar pasta en un site es de fishes, exceptuando la primera vez, claro. Hago un buen stack poco a poco.  Cuando quedan 38 jugadores voy 6º en fichas. La jugada divertida es un raise std con AA en el botón al que contesta la sb con all in.  Con AA poco hay que pensar y pago.  Enseña KK (Soy 80-20 favorito) pero una K en el turn le da la mano.  El tipo me cubría en fichas y me echa del torneo.  Cobraban 30 jugadores.

2- 15:30 Abro el 400 GTD KO de 888, 4 € de buy-in.  Vuelvo a levantar un buen stack.  Cuando quedan 24 jugadores, me dan KK en el c.o. y vuelvo a hacer un raise std.  El botón, que sólo se ha movido all in en todo el torneo, levantando con mucha suerte el stack que le coloca chiplider, hace su movimiento.  Le he visto hacerlo con todo tipo de manos y creo que, a lo sumo, me enfrento a un 3 outer y pienso que es correcto pagar, a pesar de que me cubre y quedan 4 puestos para cobrar.  Es la oportunidad para ponerme lider e ir a por el torneo, los 190 € que hay para el primero.  Al voltear las cartas enseña AA, al tonto también le dan ases, de vez en cuando.  La primera carta del flop es otro A que le quita la poca emoción que tenía la mano.

3- A las 16:00 abro otro 400 GTD en 888, 1,5 € de bu-in.  Me paso todo el torneo bailando entre las 15 y 20 ciegas, sin posibilidad de hacer ningún movimiento especulativo, pero llego a la mesa final. Un squeeze con 99 me lo pagan con AJ y tiran una J en el flop para que termine 6º, lejos del top 3.  El premio es de 20,25 €.  No es mucho, pero abre una luz a la tarde.

4- 16:10.  Abro un sub-satélite en PS para el Megasatélite para el Sunday Special.  La entrada para ese megasatélite son 20€ y técnicamente está fuera de banca que los pague, así que lo intento a través de un subsatélite de 3€.  No vienen bien las cartas y caigo el 24.  Había 18 plazas.

5- 16:30 Me apunto al 500 GTD de efortuny, 5 € de buy in.  Es un torneo que es una mierda porque te dan sólo 1500 fichas de inicio, lo que no deja margen de error, pero tiene un overlay de más de 150 €.  Dinero muerto en domingo, no se puede dejar escapar. Aqui la cago (relativamente) por farolearle al tonto de la mesa con un draw de color y gut (1 out de escalera de color) en el turn.  Tengo QsHs y en la mesa hay AsJs2h5d.  Me paga con 88 rojos y ninguno de mis 18 outs aparece en el river, la varianza es para los demás.  Iba bastante por encima de la media en fichas. Paro cinco minutos para hacer ejercicios de respiración pero decido optar por tomarme un lexatín, más efectivo.  Lo gordo de la tarde está por venir y hay que mantener la calma.

6-  17:40 Abro otro sub satélite en PS para el megasatélite, 3 € más.  En un momento crítico del mismo, me la juego con AT y me pagan con JJ.  Esta vez, riverstars me regala un A en el river y finalmente consigo la entrada para el megasat, 20 €.

7- 17:30 Abro el 150 GTD de efortuny.  Aqui hay rebuys y se puede empezar el torneo doblado en fichas, lo que da margen para especular un poquito y la gente hace recompras como si se acabara el mundo al día siguiente, con lo que el pozo de premios aumenta bastante. No me importa regar un poco la mesa con fichas.  Cuando suben las ciegas es El viernes lo gané para meter 95 € en la cuenta. Con las ciegas altas palmo un cooler típico TPTK vs trucha y veo que ya no vale la pena la recompra.  Me ha costado 4 €.

8- 18:00 Abro el 3000 GTD de PS, 3 € de buy-in. Convierto las 3k fichas iniciales en 10k en la primera hora, pero tres shorts me las merman un poco, perdiendo KK vs A6, A en river, donde más duele, AA vs Q9 y JJ vs KT, con escalera al T.  Me cago en los ejercicios de meditación y ahi me tomo el segundo lexatín, son las ocho y media y a las nueve tengo los dos gordos de la noche.  Remontaría el torneo gracias a un triple all in TT vs 99 vs 55 que aguantan y entraría en el top 100 cayendo en el mismo cooler TPTK vs trucha de cuatros.  9,96 euros de premio, sip.  En este torneo hay una jugada que remonto yendo por detrás.  Subo con AT y en un flop con A82 un short se envida para que vea A8.  Me tiran un T, en el river, claro.  Será el segundo under y el último que gane en toda la tarde.

9- 18:00 Empieza el gordo de Paf, 50 € de buy-in.  Hasta hace dos semanas era un 5000 GTD y conseguí 5 tiquets invirtiendo 5 pavos en unos clasificatorios de locura.  Pero los cabrones han quitado el garantizado y ahora sólo se paga lo que hay en inscripciones.  Me apunto porque no puedo hacer otra cosa con los putos tiquets, ya me gustaría cambiarlos para torneos de 5, 10 o 20 pavos, son 250 euros en entradas.  Hago fichas fácilmente, pero la segunda hora parece una conspiración juedo-masónica de toda la mesa para pinchar sus manos under.  Al final, salto 6º, cobraban 3.

10- 18:15 Empieza el megasatélite de 20 € para el que conseguí una entrada una hora antes.  A 15 plazas de conseguir la entrada no la tengo asegurada y le hago un 3bet all in, exagerado, con TT a un tipo que se mueve como la compresa de una coja.  Me paga con A9 y los dieces aguantan hasta el puto river, otro 3 outer en la última carta.  Me quedo sin entrada para el Sunday.

11- 19:00 Juego un satélite para el Clásico de PS. Ahi tengo algo de pasta, ya que me pagaron lo que tenía en Full Tilt y saqué para gastos corrientes, pero dejé suficiente para gamblear algunos torneos de hasta 10 € de buy in.  Puedo pagar la entrada, pero me la juego por 2 € y consigo el tiquet para el torneo con mejor relación calidad-precio de la red.

12- 20:00 500 GTD en Cirsa, por 5 €, otro overlay estupendo para explotar.  Es un torneo que ya he ganado una vez y tengo algún itm más.   Me triplico en cuatro manos, ahi lo regalan.  Con 12k fichas, pierdo 8k subiendo con TT, flopeando el set, metiendo la continue y recibiendo all in de 88, que hace escalera runner, que bonito es el poker.  A partir de ahí, crying moves para entrar en la mesa final, pero al final me la juego con 39 contra el stack más foldeable, que me paga con A2, tiran un 9 en el flop... y un A en el river.  Salgo 7º con 27,50 €.

He renunciado al 150 GTD rrebuys de efortuny (19:30) y al super8 de PAF (20:30), para el que tengo dos tiquets, ya los jugaré entre semana, ya que tengo cuatro mesas abiertas y a las 21:00 saltan tres más.

13- 21:00 Abro el 1500 GTD de Cirsa.  Son 10 € de buy-in, más los rebuys y el add-on.  Hay que contar que pueden ser, fácilmente, 30 €.  En Cirsa hay saldo, aunque 30 pavos es, técnicamente, jugar fuera de banca.  Pero ese torneo lo gané hace tres semanas o cuatro (450 €) y el último dominogo hice 2º (300), Creo que es un buen presagio, pisar terreno conocido.
Me ahorro el rebuy pero no consigo levantar un buen stack durante la segunda hora y salto el 30º, lejos de premios.  Me ha costado 20 €, la única gambleada que me permito en toda la tarde.

14- 21:00 Abro el 1500 GTD de 888, 3 pavos.  Es una chimba turbo, pero el precio es asequible por el premio que ofrecen.  Duro 23 minutos.  Me dejan buscar baratos dos draws que no se completan y cuando me la juego con 88 me encuentro con 77.  El flop, 77J, sus dos outs, juntitos.  A estas alturas, mi opinión sobre Hitler es mejor que la que tengo sobre la varianza.

Renuncio a otros dos torneos, el Step 2 de Cirsa (21:00), para el que tengo tiquet y el 100 GTD de Paf, 5 pavos (21:00).  No es que sea mucho el premio en este último torneo, pero como lo juega gente con tiquets sacados en freerols lo gamblean que es un gusto y me ha ayudado a levantar una banca medio decente en PAF, granito a granito.  Ya los pillaré entre semana.

15- Empieza el Clásico de PS, 10 € de buy-in que me ahorro con el tiquet del satélite que jugué antes.  Hay 15000 € GTD, jugarán 2763 jugadores, muchas vallas que saltar, pero el que gane se lleva 3900 euros.  Es un torneo que tiene una estructura excelente y donde dan 10.000 puntos de inicio, lo que permite mucho movimiento.  Aún así, hay una combinación dificil de manejar entre jugones y zumbados y decido jugar un poquer ABC, cerrado y apretando las jugadas fuertes.  Un AA en el botón, con la sb con QQ me casi dobla a los 20 minutos.  AQ con Q en flop y donde me veía entruchado de nuevo, me descubre KQ del villano y me catapulta hasta las 33k.  Administro las fichas, pero sobre las 11 de la noche ya me doy cuenta que sin movimientos sexys no voy a llegar lejos y me la juego un par de veces, con buen resultado.  Una vez llega la burbuja de premios, la aprovecho para engordar un poco.  Con la gente ya en premios, me encuentro con un par de calls fáciles y yel stack sigue creciendo.  A las dos de la madrugada, en el nivel 28 (280 minutos de juego) termina el día 1 con 148 jugadores supervivientes.  La media está en 158k fichas y tengo 268k.  No está mal, pero queda mucho camino por recorrer el lunes.  De momento, sólo está asegurado un premio de 27 €.

16- 21:35 Comienza el gordo de 888.  La entrada vale 100 € que no me puedo permitir, pero tiene una estructura de subsatélites muy buena.  Normalmente empiezo en el de 3 € que da paso al de 18 €.  Esta semana necesité tres intentos el jueves para meterme en el de 18, que terminé fallando.  El viernes, al primer intento en el de 3 salté al de 18 y allí saqué la plaza.  Para conseguir el tiquet de 100 € he invertido 12.

A pesar de lo elevado del buy in, hay mucho zumbado proveniente de los satélites jugándolo, así que hay que estar preparado para todo.  En la primera mano en la que me meto en serio hago un 3bet con AK a un ROL de tres jugadores para que uno de los limpers, que ha regalado medio stack en 15 minutos, sea el único que paga.  Flop A46.  Continue y all in del tipo al que hago un crying call esperando cualquier cosa.  Efectivamente, el amigo jugaba 46off, jugada estupenda para pagar un 4bet.  Por suerte, una K en el river evita que coja un avión rumbo a Tel Aviv para quemar los servidores de 888.

El torneo avanza y voy manteniendo ese stack de 15k puntos, pero poco más.  Han jugado 147 jugadores, cobran 20 (entre 133 € que le vendrian muy bien a mi cuenta de 888 y los 3600 para el primero, que le vendrían muy bien a mi hipoteca de los inciertos proximos meses, pero quedamos aún 35 jugadores y hay que moverse.  Lo hago con AJs, commited a un all in que me cae con TT. Es un flip y tengo la suerte de que caiga un J en el flop, pero la tarde se ha empeñado en ser juguetona y tiran un puto T en el river, dos cartas de mierda en contra para poder seguir luchando y se las sacan.  Fin al torneo gordo de la tarde, el más apetitoso por los premios en relación al nivel de juego que hay.  El avión con destino a Tel Aviv ya ha salido, se salvan por los pelos.  Cierro la caja de lexatin bajo llave para evitar caer en la drogodependencia pastillera a estas alturas de vida.

17- 22:00 Hay un free de 2000 euros en 888 al que me he clasificado no sé porque, pero me enviaron el tiquet.  Esos torneos son como si abrieran las puertas del manicomio de par en par y les repartieran cartas a todos los majaras, así que juego muy cerrado.  Con QQ hago una subida a 5 limpers que me paga el de mi izquierda.  Flop de bajas y all in de cara.  Hago call para ver como tiene AA, aún no entiendo su movimiento preflop, a no ser que viera mis cartas y supiera que iba a subir. Poco después vuelvo a subir con AsTs en el botón y me paga la ciega grande.  El flop es Ad8s2s, top pair y draw de color.  La ciega me envida de cara y le pago.  Enseña 88 rojos.  Las picas no están en esa baraja, tampoco y he durado 28 minutos en el torneo.

18- 22:00 Empieza el step tres para clasificarse para el ESCOOP, evento principal, un torneo con 200.000 euros garantizados en premios.  Es el penúltimo paso para conseguir el tiquet para ese torneo, que vale la pena jugar, aunque el buy-in está lejos de mi banca.  Los torneos se juegan con FPP's y tengo un lote de ellos, los que me traspasaron de Full Tilt y paso de comprar nada en la tienda de Stars. 

Hay 89 plazas y salto el 95.  A estas alturas ya estoy en un estado de ataraxia total.  Podrían arrancarme un brazo a mordiscos que no emitiría ni un quejido.

19 - 23:00 Me quedan dos mesas activas, el clásico y el gordo de 888, así que abro el 400 GTD KO de 888, tres pavos más para los judíos.  En la tercera mano flopeo dobles máximas en la sb (67 en un flop 672) y termino all in con un tipo que tiene una overpair, 88.  El river dobla el 2 y me vuelvo a quedar con dos mesas.

20 - 00:30 Estoy jugando ya sólo el Clásico, donde voy con ups and downs, pero siempre termino incrementando el stack y controlando la mesa, que ha empezado a no poner tantas fichas en el centro cada vez que me muevo, lo que aprovecho para robar ciegas por turnos, cada vuelta a uno diferente.  Abro el 800 gtd de 888, otros 5 €.  A esta hora, la gente que queda está más jodida de la cabeza que yo, así que es un edge a aprovechar.  

Tengo que armarme de paciencia porque hay dos olineros de mierda que cada vez que se mueven lo hacen con todas las fichas, es igual que las ciegas sean 25/50, ellos mandan las 3000 al centro y que sea lo que Dios quiere.  Uno de ellos pincha un tres outer y entonces nos cuesta horrores echarlo.  Ahí podemos empezar a jugar, bastante gordito de fichas.  Coincidimos un par de habituales y tenemos una charla animada por el chat.

Rozando las dos de la madrugada, otra jugada mítica.  Mano limpia al botón que subo con KK.  La sb se envida y la bb también.  Este último es un tipo serio que no lo haría con cualquier cosa.  Pero no he aprendido a tirar KK preflop aún y pago.  La sb enseña AQ y el colega, KK.  Obviamente, dada la trayectoria de la tarde, lo primero que tiran en el flop es un A que nos deja a los dos drawing dead.  Me quedo corto y empiezo a remar como toca, seleccionando spots.  En uno de ellos envido con Q9 de corazones y me pagan con A4.  El flop 579 tira una de las mias.  Rezo para que no salga ningún A y no sale.  Tiran un 6 y un 3, para que me hagan escalera runner, más cruel aún que el 3 outer.

El pop-up dice que he quedado el 32.  Miro el escalado de premios y había para 30.  Esto es una cagada mía porque tenía que haberlo controlado para esperar a hacer el movimiento una vez hubiese entrado en premios, al menos.  Tenía una vuelta de margen para hacerlo.  La charla en el chat me ha distraído, no debería caer en esos fallos de principiante.

21- 00:30 Abro un micro de PS, 3000 GTD, 2€ rebuys, bajo la máxima que, a esa hora, la gente tolea un montón.  Efectivamente, a la media hora he convertido los 3000 puntos iniciales en 15k.

Pero cuando llega la pausa del Clásico, a las dos de la madrugada, veo que aún quedan 366 jugadores, esto va para largo, así que me tumbo en el sofá y pongo la serie Matalobos.  A mitad del segundo capítulo me oversetean y me dejan tiritando.  Como de truchas anda la cosa, cuatro manos después me truchean unas jotas a 13 puestos de premios.

Calentito a dormir, después de 12 horas de trabajo.  Antes de acostarme repaso el balance.  Invertido en buy-ins: 127,7 €; Premios recogidos:112,7, el balance deja 15 € en negativo.  Me siento como si tuviera un chiringuito en la playa y el 15 de agosto, el día bueno, le diera por caer una tromba torrencial.  Leo un ratito antes de dormir y decido tomarme un par de días de descanso pokeril, mientras me cago y me recago en la reputa varianza.

Lunes, recien llegado de la vuelta en bici por el monte, duchado y comido, abro el word con la novela.  45 minutos después, apenas he escrito medio folio decente, las palabras no fluyen.  Decido empezar este post como calentamiento.  Antes, le echo un ojo a los lobbys de poker, que siguen abiertos desde el día anterior.  En el 500 GTD de efortuny hay un overlay de más de 150 € que no se puede dejar escapar y me apunto.  Dos horas después estoy jugando el HU y lo termino ganando, para sumarle 147 € a la cuenta en el site, que va creciendo hermosota cada día mas.  El martes fallé el 500 GTD pero me llevé el 300, otros 150 €. Pero eso no quita que lleve fatal los días a cero, cuando le dedico toda la jornada.  No sirvo para esto.

Técnicamente debería emplear ese dinero en subir el nivel de los buy ins, pero las facturas hay que pagarlas, así que ordené una transferencia a mi cuenta para tener algo de cash en casa para gastos y añadirle algo a la renqueante cuenta en 888, dejándome suficiente en efortuny para seguir grindeando, que trabajo más asqueroso.  igual el fin de semana juego algun gordo fuera de banca, a ver si suena la flauta.  Nadie me garantiza que en niveles más altos pueda seguir siendo ganador, pero habrá que hacer algún intento discreto.  Como comentaba David Lebrón en un artículo en Pokerviú, a veces más vale ser cabeza de ratón que cola de león.  Y rezar porque la varianza se comporte, mientras llega el día de ponerme a trabajar de nuevo y poder dejar esta agonía de modus vivendi.  Sobrevivendi, diría mejor.

Por cierto, la historia del Clásico terminó rápido, en 22 minutos.  Quinta mano, AK en el botón y le hago un 3bet de 56k a un tipo que tenía 115k puntos, lo que me comitea con él.  All in y enseña AA.  Aún me tiran una K en el flop para alargar la agonía.  Una vuelta después, subo QK para que me pague el mismo y ver un flop 99Q.  Obvio all in, que paga el tipo con A9.  Vuelven a tirar una K en el turn, abriendo posibilidades, pero nada.  Fin del torneo, el 101º, con un premio de 39 €, lo que cierra el balance del domingo en -3€ después de doce horas dándole.  Salía a cuenta no abrir el chiringuito, ese día...

Como odio la varianza de los torneos...


lunes, 12 de noviembre de 2012

El Estrellas Poker Tour

Me llegan noticias de que en breve se conocerán las fechas para el Estrellas Poker Tour de 2013, lo que es una buena noticia.  Es, con toda probabilidad, el circuito que ofrece un torneo con la mejor estructura de todos los que hay en el panorama pokeril.

El de 2012 tuvo cinco paradas; Valencia, Ibiza, Madrid, San Sebastián y Barcelona, donde se batieron records de participación (1036 jugadores y más de un millón de euros en el prizepool). De la de Ibiza, en Pokerviú tenemos muy buen recuerdo, ya que la ganó nuestro amigo Pableras.  Parece ser que para el año que viene se aumentará el número de las mismas, más oportunidades de hacer turismo.

Un torneo de póquer es una excelente ocasión para conocer una ciudad, auqnue yo me clasifiqué para la peor en ese sentido (ya la conocía), pero la mejor en cuanto a torneo y en la que más fácil era juntarnos con los amigos que tengo repartidos por toda la geografía de España, la de Madrid.  

En Pokerstars, el patrocinador del circuito, al primer intento en un 8€+ rebuys (donde no hice ninguno) conseguí la plaza para un supersatélite de 250 € donde se pusieron en juego 5 paquetes completos de 1650 € (1.100 de la inscripción y 550 € abonados en cuenta para gastos de viaje y alojamiento).  Empecé el torneo fatal, quedándome a la media hora con 700 puntos de los 5000 iniciales.  Pero la excelente estructura del satélite y la aplicación de la máxima de que b obraron la remontada.

Del torneo guardo un sabor agridulce, pues creo que no hice mal juego (dentro de mis limitaciones), pero un 3 outer contra un inglés salido de una aldea me hizo saltar del mismo en el puesto 73, cuando eran 64 los jugadores que cobraban.  Se empezaba en 1.700 € y de ahi hasta las 100k para el primero estaba permitido soñar, pero no pudo ser.

Recuerdo buenos momentos de la parada del circuito de Madrid, esperando que se repitan el año que viene, utilizaremos parte de la pasta que me devolvío Full Tilt en la cuenta de Pokerstars en ello.

Juntarnos, por primera vez desde que nos conocemos, los cuatro que tantas horas de multitabling en San Vicente y viajes a Las Vegas habíamos compartido entre nosotros, pero nunca todos a la vez, Tizona, Pacocho, Perico y menda.


Conocer al crack Manuel Labandeira...


Participar en un evento multitudinario en el que pude sobrevivir al día uno y gran parte del día 2.


Compartir mesa de juego y unas cañas con Poli Rincón, un tipo divertidísimo tanto con fichas de por medio como sin ellas, hay señores en los torneos.


Momentos históricos como el cierre del trato con Julio Díaz que nos pondría al frente de Pokerviú.


E innumerables tertulias con gente sana y que sabe disfrutar la vida.  Un torneo de poker es un evento social como cualquier otro.


En fin, que espero con ansia la publicación del calendario de torneos del 2013 para intentar clasificarme otra vez para otra prueba del Estrellas Poker Tour, sobre todo la de Madrid.  Para los que vivimos en un extremo del país, es una excelente oportunidad de ver a los amigos por un módico precio.  En mi caso, 8 €, el año pasado.  Ya me diréis si no vale la pena...

jueves, 8 de noviembre de 2012

Con la paciencia adecuada...

... y la actitud correcta, todo llega.  Noviembre siempre se empeña en arreglar los desaguisados que me perpetra octubre, eso ya lo sabía.  Anteayer recibí un mail de Amador, mi distribuidor de Orsai (muchísimas gracias de nuevo, majo, por seguir acercándote hasta Miño a traerlas) avisándome que iba a dejarme, donde siempre, los dos últimos ejemplares del año.

Los grandes placeres muchas veces están en cosas pequeñas y baratas, pero de gran valor para el espíritu.  Cada vez que recibo un ejemplar de Orsai, una brizna de felicidad entra por la puerta de casa.  Es una revista que me encanta hojear, oler y acariciar, pensando en los grandes momentos que me proporcionará mientras me entretengo disfrutando de los detalles de todas sus ilustraciones y leo todas y cada una de sus letras que, juntas, configuran increíbles historias.


Esta vez no ha llegado un ejemplar, han venido dos, lo que hace que la alegría sea doble ya que me permitirá alargar la calidez de los momentos compartidos con ellas para compensar el frío otoño.  Son los dos últimos números de este año, aunque esta vez, los lectores de Orsai, no tenemos la triste sensación de que puedan ser los últimos.  El proyecto continuará, más firme aún, el año que viene, lo que reconforta bastante. He colocado a las recién llegadas, durante un momento, en el que va a ser su destino permanente en casa cuando termine de leerlas y lucen estupendas al lado de sus hermanas.



Por otro lado, en dos días han llegado (tocaba, después de mucho picar piedra) dos buenas ofertas de trabajo.  Una, en una empresa de la que me fuí indignado y humillado por lo que me robaron y por el trato recibido.  Después de quedarse solos, ya no deben tener a quien engañar para hacer el trabajo, atendieron con los brazos abiertos la propuesta que les presentamos con un amigo al que también sablearon con saña en su día.  

Sabíamos de buena tinta que nos necesitan, por eso presentamos un proyecto que le puede salvar el culo al que nos lo pateó en su día y que tardó poco en mandarlo hacia arriba en la cadena de decisiones como algo de cosecha propia, así que cuando vayamos el martes a negociar el trato, nos permitiremos exigir como condición para cerrar el acuerdo que nos paguen lo que nos robaron, cosa que sabemos que no harán porque sería tanto como reconocer que lo hicieron. Con la paciencia adecuada, la vida siempre te brinda la oportunidad de devolver algunas jugarretas que te hacen.  El tiempo pone a todo el mundo en su sitio y, en general, todo el mundo cosecha lo que siembra.

Nos daremos ese gustazo porque tenemos un plan mejor. Un producto excelente, unas condiciones razonables y un jefe claro y honesto, de los que hay pocos.  Así que es muy probable que a finales de mes o primeros de diciembre vuelva a hacer kilómetros con un muestrario y unas tarifas, haciendo lo que mejor se hacer para meter billetes en casa a final de mes, vender.

Eso hará (o no, vete a saber) que me retrase algo más (aún) en acabar la novela, sin título definitivo aún.  Me gustaría poder escribir la segunda parte (y la tercera) porque si algo he aprendido con la redacción de esta es todo lo que NO hay que hacer cuando te enfrentas a un proyecto como este.

Las cosas no suelen salir cuando uno quiere, si no cuando les toca.  Todo tiene un período de maduración que hay que saber entender y aceptar pacientemente.  Lo de lo quiero todo y lo quiero ahora no suele ser una actitud con EV+

martes, 6 de noviembre de 2012

All your gold

Repaso el histórico de los últimos años y certifico una sensación que tenía estos días; octubre es un mes de mierda. Debería sentirme mejor, con el recorte de horas solares, más noche por delante, pero no es así.  Son demasiadas cosas incompletas en un futuro incierto.

Octubre de mierda tiene una cosa buena; al final se termina.  Repaso el histórico de noviembres y respiro aliviado por momentos. Suele ser un mes que empieza al tran-tran, pero que acostumbra a terminar lleno de sorpresas por medio.  Confiaremos en las tendencias, será por paciencia y optimismo.

La primera noticia agradable, aunque pueda parecer una nimiedad, es la publicación de The haunted man de Bat for Lashes.  La incertidumbre, acompañada por la melosa voz de Natasha Khan se sobrelleva mucho mejor.




Me permití un breve kit-kat, fuchicando algunas actuaciones del Bestival de este año. No hizo falta demasiado rato para encontrar otra de las joyas del año. Say my name and we well never be afraid again...

viernes, 2 de noviembre de 2012

Más teoría conspirativa de la crisis

Llevo un par de meses viviendo bastantes horas al día en un mundo de ficción, en el que tengo que imaginar anécdotas, personajes y situaciones que parezcan creíbles, dentro de una trama que narra la historia de unos traficantes de barrio venidos a más, a menos, otra vez a más y, finalmente, la mayoría de ellos, a nada.

Cuando escribí el último post, aún sin título, a medio camino entre ese mundo de ficción y lo que leía en la prensa, la idea de que la crisis no era una circunstancia, si no un fin en si misma, algo organizado, empezó a dar vueltas en mi cabeza, como si del argumento de una novela de Forsyth se tratara. Por eso le di ese título, más como algo sensacionalista que como algo en lo que creyera.

Los días siguientes pensé que era un argumento muy bueno para una novela que, lamentablemente, estoy muy lejos de poder escribir al desconocer el funcionamiento actual de las grandes finanzas y los nombres necesarios para darle cuerpo a la trama.  La documentación me comería unos recursos y un tiempo que, ahora, no tengo.

A la par, una voz maliciosa sugería, insistentemente, que quizá no era sólo el posible buen argumento de una ficción, si no que podía ir más allá.  Podía ser lo que en realidad ocurrió.  Lo que está ocurriendo, ya que la historia no ha terminado.  Después de lo que la manada voraz hizo con Indonesia, Chile, Argentina, Brasil, las torres gemelas, Irak y otra docena de ejemplos, tampoco es descabellado pensarlo.  Vendría a ser su obra maestra (la penúltima, claro, como las copas), mientras no abran mercado en Marte. 

Mientras tanto, el rodillo de recortes, desregulación y privatizaciones sigue avanzando implacable. Hoy, la noticia de las tres jóvenes (que probablemente sean cuatro) muertas en un concierto multitudinario ocupa, en el momento de escribir estas líneas, la mayoría de titulares de prensa y espacios en radio y televisión.  Casualidad, si, causalidad, a saber, pero a uno las coincidencias le ponen la mosca en la nariz, se colaba en la letra pequeña y en los espacios menores, la noticia de que la Comunidad de Madrid privatizará la gestión de la red de hospitales y varios centros asistenciales.

El shock colectivo que produce en la sociedad la muerte de gente joven viene al pelo para que esa noticia pase desapercibida. El portavoz de la Comunidad de Madrid señaló que esa medida hará que la gestón sea más eficiente. ¿Datos para avalar esa tesis? Ninguno.  Como siempre, vuelve a ser cuestión de fe.

Los modelos en países avanzados que tienen privatizados los servicios sanitarios suelen eficientes, correcto, aunque no accesibles para todo el mundo.  Sin seguro médico, puedes palmarla a la puerta de Urgencias, no sería la primera vez que sucede.  También son los más caros para el Estado.  En Holanda se come el 9% del PIB y en USA, el 12%.  Engorda el bolsillo de los accionistas a costa de todos los contribuyentes.  Cada ciudadano le cuesta al Estado americano el doble que un español a nuestro gobierno. Y allí mueren cada año 80.000 personas, de enfermedades que no cubre su seguro médico.  Todas esas pensiones que ahorran.  Para ver como funcionan los seguros médicos en Estados Unidos es interesante ver el documental de Michael Moore, Sicko.

Se señaló al hacer el anuncio de la privatización de la red hospitalaria, eso si, que la medida no iba a implicar, en ningún caso, el fin de los principios de universalidad y gratuidad de la sanidad.  Me recordó cuando apareció el fútbol de pago y Álvarez-Cascos anunció solemnemente, en otra nueva versión de sólo la puntita, que los Barça-Madrid eran declarados de interés nacional.  Este año ya no hay ninguno en abierto, lo que no me parece ni bien, ni mal; es un entretenimiento y tiene su lógica que haya que pagar por disfrutarlo, aunque sea a costa de consumir unas cañas en un bar con televisión de pago, si no la tienes en casa.  Pero la forma es la misma, poquito a poquito la van colando.

La notificación, sigo pensando que estratégicamente colada en un día especial por el duelo de los madrileños, también coincide con la retirada de Esperanza Aguirre del panorama político, al menos del de primera plana.  Su sombra seguirá siendo muy alargada.  Estaría bien conocer a los beneficiados de la medida, los dueños de las empresas gestoras de los hospitales, sabiendo que Espe es un hacha para que este tipo de decisiones favorezca a algún allegado.  Mítico es, aún, su desvío del trayecto del AVE a Zaragoza a su paso por Guadalajara y la inclusión de una estación que no usa apenas nadie y que está enclavada, ¡oh, sorpresa! en unos terrenos propiedad de su marido, que comprara meses antes de una oportuna recalificación de los mismos.

Los siete hospitales que mandó construir

Ahora son los hospitales.  Dentro de poco vendrá el transporte público (trenes, aviones y autobuses) y la mayoría de empresas estatales, en aras de la eficiencia.  Está bien contar con mejores servicios, siempre que se puedan costear.  Pero con el actual nivel de ingresos del ciudadano medio, eso es ciencia ficción.  Es obvio que al balance económico del país le hace falta la tijera por el lado del gasto, aquí se estaban quemando los billetes con una alegría excepcional, muy probablemente debido a que somos la puerta de entrada a Europa de la mejor droga sudamericana y marroquí.

Pero sigo sin ver una sola medida que ayude al fomento de empleo, a la creación de empresas, al impulso del comercio, al de la exportación, a la mejora de la calidad del turismo que tenemos... Ninguna que ayude a aumentar la renta media de las familias españolas, que meten el dinero en casa proveniente de las rentas del trabajo.  Nada que contribuya a mejorar la situación.  ¿Por qué? A estas alturas ya sólo se me ocurre una respuesta: Porque no les interesa.  La actual coyuntura es ideal para desmantelar pasito a pasito el Estado Social (sobredimensionado, es cierto) que ha costado tanto construir.  Todo ello en beneficio de los de siempre y a costa de barrer la clase media y convertirla en una nueva casta de esclavos modernos.

Lo de Enron, Afinsa o Madoff fueron estafas cojonudas ideadas por un sólo tipo, que supo ver el filón inagotable e ineducable de la avaricia del ser humano.  Pero esta crisis tiene unas connotaciones algo especiales.  Hay un curioso detalle que parece haber pasado inadvertido; la gran cantidad de ejecutivos formados en Lehman Brothers y Goldman Sachs que hoy están dirigiendo los destinos de la economía mundial y que provienen de la nómina de las empresas donde se originó todo el pufo que ha terminado como vemos.  Si uno se pone algo conspiranoico, podría pensar que esas firmas fueron el laboratorio definitivo de los Chicago Boys; dónde urdieron la trama perfecta para generar una situación económica en la que sus duras propuestas pudieran parecer inevitables o, al menos, así pudieran intentar hacernosolo creer.

Ahi queda, pues, la pregunta.

¿Es la crisis una circunstancia que están aprovechando sin piedad los neoliberales o la provocaron ellos para luego poder implementar sus políticas con mayor facilidad?

La correlación de hechos está ahí, lo realmente difícil es demostrar la causalidad.  Haría falta una suma de datos y circunstancias muy grande para poder hacerlo, lo que implicaría un esfuerzo colectivo.  Analizar la trayectoría de los peones que pasaron por Lehman Brothers y ver dónde están ahora.  No es complicado, sólo laborioso.  A ver si alguien se anima.