No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

miércoles, 14 de noviembre de 2012

La insoportable crueldad de la varianza

Todo el que me conoce, sabe de mi aversión a jugar a poker por internet. Tengo 25 cosas más interesantes y/o divertidas que hacer. En su día, cuando estaba aprendiendo a jugar a esto del poker dejé los torneos y su asquerosa varianza para pasarme al cash y sus menores beneficios, pero más constantes, pero cuando cerró FullTilt con toda mi (humilde) banca dentro (jugaba unas 3000 manos diarias de Rush, NL25, en dos sesiones de dos horas, para pagar los gastos corrientes de la casa) me lo tomé como una señal para dedicarme a otras cosas y estuve un año sin apenas jugar nada. Y gané en calidad de vida, a pesar de renunciar a esos 1000 o 1200 € que me dejaba el Rush a media jornada, que gran invento que era.

Este año se complicaron algo las cosas a nivel económico y, ante la imposibilidad de meter dinero de otra forma en la cuenta corriente donde llegan los recibos de la hipoteca, teléfono, luz, comunidad y agua, me vi obligado a volver a las mesas.  La experiencia negativa en el cash de otros amigos en las .es, antes ganadores en niveles que me podía permitir y la pereza que me daba volver a configurar el Holdem Manager y pasar horas repasando manos, tablas y números, un tiempo que no quería dedicar a eso,  hizo que me decantara por los torneos, en busca del pinchazo salvador.

Bastante de lo que se de MTT's lo aprendí con uno de los mejores jugadores de torneos quien, por cierto, dejó de jugarlos para pasarse al cash.  Cuando le pregunté por el motivo, la respuesta fue clara y contundente: Bidan, no soporto la varianza de los torneos.  La odio, puede conmigo. Él fue el que el que me inició en el Rush, gracias al cual pude vivir algo mejor durante cinco meses, antes de que Howard Lederer y sus compinches mandaran a tomar por culo uno de los mejores negocios que había sobre la faz de la tierra, después de la Iglesia católica.

Con la apertura de Pokerviú empezamos a organizar algunas ligas, así que tuve que abrir algunas cuentas para poder jugarlas.  Una vez metidos, empecé a buscar torneos con ventaja, que había unos cuantos, sobre todo en niveles bajos, que era lo que me podía permitir. 4 cuentas abiertas con 30 € cada una y algunas horas de dedicación me permitió levantar una microbanca para poder seguir intentando el pinching y retirar algunos fondos para ir pagando facturas en septiembre y octubre.

Pero no soporto la varianza.  La odio, puede conmigo (Alguien está sonriendo por lo bajini, al leer estas líneas, lo sé).  Entre semana le dedico cuatro horas intensivas a jugar y alguna más mientras en la otra pantalla trato de avanzar con la novela.  Evidentemente, con la cabeza en dos sitios a la vez, las palabras no se juntan con la misma facilidad y no adelanto todo lo que quisiera.  Pero el poker, no me queda otra, es mi única alternativa ahora.  En breve parece que empezaré a trabajar otra vez y podré dejarlo.  Mientras tanto, toca quedarse muchas veces por el camino del top 3 de los torneos, que es donde están los premios que de verdad cuentan, no hay otra.

Los domingos es el día que mejor oferta de torneos hay, así que hago jornada completa.  Es cuando he hecho los mejores pinchazos últimamente, dentro de lo que una banca modesta puede permitirse.  Pero algunos, como el de esta semana pasada son muy frustrantes.  El trabajo de grinder de torneos es muy desagradecido.  Y cruel, añadiría.  Eso sí, hay trabajos peores.  En éste, al menos, estás en casa y puedes ponerte música o el carrusel deportivo.  Y hay opciones peores; no trabajar, por ejemplo.

Para éste último domingo, repasé los lobbys de las salas donde tengo cuenta y confeccioné una lista inicial de 20 torneos para jugar.  Para mí, lo ideal es tener activos 4, aunque, con dos pantallas, puedo manejar 6 con relativa soltura.  La idea era ir añadiendo uno en cuanto tuviera 4 o menos en funcionamiento.  Esta es la crónica de un domingo cruel.

Antes de ponerme en faena, saqué la bici una hora y media por el monte, para oxigenarme bien.  Que el cerebro reciba las dosis correctas de su gasolina es importante, sobre todo cuando por delante hay 10 o 12 horas en las que va a tener que tomar cientos de decisiones en segundos.  Me doy una buena ducha y como ligero.  He preparado yogures, fruta y un litro de te rojo para ir reponiendo energías a lo largo de la tarde.  Antes de empezar la jornada, hago media hora de meditación, visualizando todas las perrerías posibles que me puedan suceder en las mesas, para tratar de mantener la actitud adecuada cuando las cosas se tuerzan.  Cuando vienen bien creo que se gestionarlas sin demasiada euforia.

1- 15:00 Empiezo con el 500 GTD de 888, 3 € de buy in.  En esta sala necesito un pinchazo porque el bank ha bajado hasta los 100 € y no me apetece hacer un traspaso de cuentas.  Sigo teniendo el prejuicio de que ingresar pasta en un site es de fishes, exceptuando la primera vez, claro. Hago un buen stack poco a poco.  Cuando quedan 38 jugadores voy 6º en fichas. La jugada divertida es un raise std con AA en el botón al que contesta la sb con all in.  Con AA poco hay que pensar y pago.  Enseña KK (Soy 80-20 favorito) pero una K en el turn le da la mano.  El tipo me cubría en fichas y me echa del torneo.  Cobraban 30 jugadores.

2- 15:30 Abro el 400 GTD KO de 888, 4 € de buy-in.  Vuelvo a levantar un buen stack.  Cuando quedan 24 jugadores, me dan KK en el c.o. y vuelvo a hacer un raise std.  El botón, que sólo se ha movido all in en todo el torneo, levantando con mucha suerte el stack que le coloca chiplider, hace su movimiento.  Le he visto hacerlo con todo tipo de manos y creo que, a lo sumo, me enfrento a un 3 outer y pienso que es correcto pagar, a pesar de que me cubre y quedan 4 puestos para cobrar.  Es la oportunidad para ponerme lider e ir a por el torneo, los 190 € que hay para el primero.  Al voltear las cartas enseña AA, al tonto también le dan ases, de vez en cuando.  La primera carta del flop es otro A que le quita la poca emoción que tenía la mano.

3- A las 16:00 abro otro 400 GTD en 888, 1,5 € de bu-in.  Me paso todo el torneo bailando entre las 15 y 20 ciegas, sin posibilidad de hacer ningún movimiento especulativo, pero llego a la mesa final. Un squeeze con 99 me lo pagan con AJ y tiran una J en el flop para que termine 6º, lejos del top 3.  El premio es de 20,25 €.  No es mucho, pero abre una luz a la tarde.

4- 16:10.  Abro un sub-satélite en PS para el Megasatélite para el Sunday Special.  La entrada para ese megasatélite son 20€ y técnicamente está fuera de banca que los pague, así que lo intento a través de un subsatélite de 3€.  No vienen bien las cartas y caigo el 24.  Había 18 plazas.

5- 16:30 Me apunto al 500 GTD de efortuny, 5 € de buy in.  Es un torneo que es una mierda porque te dan sólo 1500 fichas de inicio, lo que no deja margen de error, pero tiene un overlay de más de 150 €.  Dinero muerto en domingo, no se puede dejar escapar. Aqui la cago (relativamente) por farolearle al tonto de la mesa con un draw de color y gut (1 out de escalera de color) en el turn.  Tengo QsHs y en la mesa hay AsJs2h5d.  Me paga con 88 rojos y ninguno de mis 18 outs aparece en el river, la varianza es para los demás.  Iba bastante por encima de la media en fichas. Paro cinco minutos para hacer ejercicios de respiración pero decido optar por tomarme un lexatín, más efectivo.  Lo gordo de la tarde está por venir y hay que mantener la calma.

6-  17:40 Abro otro sub satélite en PS para el megasatélite, 3 € más.  En un momento crítico del mismo, me la juego con AT y me pagan con JJ.  Esta vez, riverstars me regala un A en el river y finalmente consigo la entrada para el megasat, 20 €.

7- 17:30 Abro el 150 GTD de efortuny.  Aqui hay rebuys y se puede empezar el torneo doblado en fichas, lo que da margen para especular un poquito y la gente hace recompras como si se acabara el mundo al día siguiente, con lo que el pozo de premios aumenta bastante. No me importa regar un poco la mesa con fichas.  Cuando suben las ciegas es El viernes lo gané para meter 95 € en la cuenta. Con las ciegas altas palmo un cooler típico TPTK vs trucha y veo que ya no vale la pena la recompra.  Me ha costado 4 €.

8- 18:00 Abro el 3000 GTD de PS, 3 € de buy-in. Convierto las 3k fichas iniciales en 10k en la primera hora, pero tres shorts me las merman un poco, perdiendo KK vs A6, A en river, donde más duele, AA vs Q9 y JJ vs KT, con escalera al T.  Me cago en los ejercicios de meditación y ahi me tomo el segundo lexatín, son las ocho y media y a las nueve tengo los dos gordos de la noche.  Remontaría el torneo gracias a un triple all in TT vs 99 vs 55 que aguantan y entraría en el top 100 cayendo en el mismo cooler TPTK vs trucha de cuatros.  9,96 euros de premio, sip.  En este torneo hay una jugada que remonto yendo por detrás.  Subo con AT y en un flop con A82 un short se envida para que vea A8.  Me tiran un T, en el river, claro.  Será el segundo under y el último que gane en toda la tarde.

9- 18:00 Empieza el gordo de Paf, 50 € de buy-in.  Hasta hace dos semanas era un 5000 GTD y conseguí 5 tiquets invirtiendo 5 pavos en unos clasificatorios de locura.  Pero los cabrones han quitado el garantizado y ahora sólo se paga lo que hay en inscripciones.  Me apunto porque no puedo hacer otra cosa con los putos tiquets, ya me gustaría cambiarlos para torneos de 5, 10 o 20 pavos, son 250 euros en entradas.  Hago fichas fácilmente, pero la segunda hora parece una conspiración juedo-masónica de toda la mesa para pinchar sus manos under.  Al final, salto 6º, cobraban 3.

10- 18:15 Empieza el megasatélite de 20 € para el que conseguí una entrada una hora antes.  A 15 plazas de conseguir la entrada no la tengo asegurada y le hago un 3bet all in, exagerado, con TT a un tipo que se mueve como la compresa de una coja.  Me paga con A9 y los dieces aguantan hasta el puto river, otro 3 outer en la última carta.  Me quedo sin entrada para el Sunday.

11- 19:00 Juego un satélite para el Clásico de PS. Ahi tengo algo de pasta, ya que me pagaron lo que tenía en Full Tilt y saqué para gastos corrientes, pero dejé suficiente para gamblear algunos torneos de hasta 10 € de buy in.  Puedo pagar la entrada, pero me la juego por 2 € y consigo el tiquet para el torneo con mejor relación calidad-precio de la red.

12- 20:00 500 GTD en Cirsa, por 5 €, otro overlay estupendo para explotar.  Es un torneo que ya he ganado una vez y tengo algún itm más.   Me triplico en cuatro manos, ahi lo regalan.  Con 12k fichas, pierdo 8k subiendo con TT, flopeando el set, metiendo la continue y recibiendo all in de 88, que hace escalera runner, que bonito es el poker.  A partir de ahí, crying moves para entrar en la mesa final, pero al final me la juego con 39 contra el stack más foldeable, que me paga con A2, tiran un 9 en el flop... y un A en el river.  Salgo 7º con 27,50 €.

He renunciado al 150 GTD rrebuys de efortuny (19:30) y al super8 de PAF (20:30), para el que tengo dos tiquets, ya los jugaré entre semana, ya que tengo cuatro mesas abiertas y a las 21:00 saltan tres más.

13- 21:00 Abro el 1500 GTD de Cirsa.  Son 10 € de buy-in, más los rebuys y el add-on.  Hay que contar que pueden ser, fácilmente, 30 €.  En Cirsa hay saldo, aunque 30 pavos es, técnicamente, jugar fuera de banca.  Pero ese torneo lo gané hace tres semanas o cuatro (450 €) y el último dominogo hice 2º (300), Creo que es un buen presagio, pisar terreno conocido.
Me ahorro el rebuy pero no consigo levantar un buen stack durante la segunda hora y salto el 30º, lejos de premios.  Me ha costado 20 €, la única gambleada que me permito en toda la tarde.

14- 21:00 Abro el 1500 GTD de 888, 3 pavos.  Es una chimba turbo, pero el precio es asequible por el premio que ofrecen.  Duro 23 minutos.  Me dejan buscar baratos dos draws que no se completan y cuando me la juego con 88 me encuentro con 77.  El flop, 77J, sus dos outs, juntitos.  A estas alturas, mi opinión sobre Hitler es mejor que la que tengo sobre la varianza.

Renuncio a otros dos torneos, el Step 2 de Cirsa (21:00), para el que tengo tiquet y el 100 GTD de Paf, 5 pavos (21:00).  No es que sea mucho el premio en este último torneo, pero como lo juega gente con tiquets sacados en freerols lo gamblean que es un gusto y me ha ayudado a levantar una banca medio decente en PAF, granito a granito.  Ya los pillaré entre semana.

15- Empieza el Clásico de PS, 10 € de buy-in que me ahorro con el tiquet del satélite que jugué antes.  Hay 15000 € GTD, jugarán 2763 jugadores, muchas vallas que saltar, pero el que gane se lleva 3900 euros.  Es un torneo que tiene una estructura excelente y donde dan 10.000 puntos de inicio, lo que permite mucho movimiento.  Aún así, hay una combinación dificil de manejar entre jugones y zumbados y decido jugar un poquer ABC, cerrado y apretando las jugadas fuertes.  Un AA en el botón, con la sb con QQ me casi dobla a los 20 minutos.  AQ con Q en flop y donde me veía entruchado de nuevo, me descubre KQ del villano y me catapulta hasta las 33k.  Administro las fichas, pero sobre las 11 de la noche ya me doy cuenta que sin movimientos sexys no voy a llegar lejos y me la juego un par de veces, con buen resultado.  Una vez llega la burbuja de premios, la aprovecho para engordar un poco.  Con la gente ya en premios, me encuentro con un par de calls fáciles y yel stack sigue creciendo.  A las dos de la madrugada, en el nivel 28 (280 minutos de juego) termina el día 1 con 148 jugadores supervivientes.  La media está en 158k fichas y tengo 268k.  No está mal, pero queda mucho camino por recorrer el lunes.  De momento, sólo está asegurado un premio de 27 €.

16- 21:35 Comienza el gordo de 888.  La entrada vale 100 € que no me puedo permitir, pero tiene una estructura de subsatélites muy buena.  Normalmente empiezo en el de 3 € que da paso al de 18 €.  Esta semana necesité tres intentos el jueves para meterme en el de 18, que terminé fallando.  El viernes, al primer intento en el de 3 salté al de 18 y allí saqué la plaza.  Para conseguir el tiquet de 100 € he invertido 12.

A pesar de lo elevado del buy in, hay mucho zumbado proveniente de los satélites jugándolo, así que hay que estar preparado para todo.  En la primera mano en la que me meto en serio hago un 3bet con AK a un ROL de tres jugadores para que uno de los limpers, que ha regalado medio stack en 15 minutos, sea el único que paga.  Flop A46.  Continue y all in del tipo al que hago un crying call esperando cualquier cosa.  Efectivamente, el amigo jugaba 46off, jugada estupenda para pagar un 4bet.  Por suerte, una K en el river evita que coja un avión rumbo a Tel Aviv para quemar los servidores de 888.

El torneo avanza y voy manteniendo ese stack de 15k puntos, pero poco más.  Han jugado 147 jugadores, cobran 20 (entre 133 € que le vendrian muy bien a mi cuenta de 888 y los 3600 para el primero, que le vendrían muy bien a mi hipoteca de los inciertos proximos meses, pero quedamos aún 35 jugadores y hay que moverse.  Lo hago con AJs, commited a un all in que me cae con TT. Es un flip y tengo la suerte de que caiga un J en el flop, pero la tarde se ha empeñado en ser juguetona y tiran un puto T en el river, dos cartas de mierda en contra para poder seguir luchando y se las sacan.  Fin al torneo gordo de la tarde, el más apetitoso por los premios en relación al nivel de juego que hay.  El avión con destino a Tel Aviv ya ha salido, se salvan por los pelos.  Cierro la caja de lexatin bajo llave para evitar caer en la drogodependencia pastillera a estas alturas de vida.

17- 22:00 Hay un free de 2000 euros en 888 al que me he clasificado no sé porque, pero me enviaron el tiquet.  Esos torneos son como si abrieran las puertas del manicomio de par en par y les repartieran cartas a todos los majaras, así que juego muy cerrado.  Con QQ hago una subida a 5 limpers que me paga el de mi izquierda.  Flop de bajas y all in de cara.  Hago call para ver como tiene AA, aún no entiendo su movimiento preflop, a no ser que viera mis cartas y supiera que iba a subir. Poco después vuelvo a subir con AsTs en el botón y me paga la ciega grande.  El flop es Ad8s2s, top pair y draw de color.  La ciega me envida de cara y le pago.  Enseña 88 rojos.  Las picas no están en esa baraja, tampoco y he durado 28 minutos en el torneo.

18- 22:00 Empieza el step tres para clasificarse para el ESCOOP, evento principal, un torneo con 200.000 euros garantizados en premios.  Es el penúltimo paso para conseguir el tiquet para ese torneo, que vale la pena jugar, aunque el buy-in está lejos de mi banca.  Los torneos se juegan con FPP's y tengo un lote de ellos, los que me traspasaron de Full Tilt y paso de comprar nada en la tienda de Stars. 

Hay 89 plazas y salto el 95.  A estas alturas ya estoy en un estado de ataraxia total.  Podrían arrancarme un brazo a mordiscos que no emitiría ni un quejido.

19 - 23:00 Me quedan dos mesas activas, el clásico y el gordo de 888, así que abro el 400 GTD KO de 888, tres pavos más para los judíos.  En la tercera mano flopeo dobles máximas en la sb (67 en un flop 672) y termino all in con un tipo que tiene una overpair, 88.  El river dobla el 2 y me vuelvo a quedar con dos mesas.

20 - 00:30 Estoy jugando ya sólo el Clásico, donde voy con ups and downs, pero siempre termino incrementando el stack y controlando la mesa, que ha empezado a no poner tantas fichas en el centro cada vez que me muevo, lo que aprovecho para robar ciegas por turnos, cada vuelta a uno diferente.  Abro el 800 gtd de 888, otros 5 €.  A esta hora, la gente que queda está más jodida de la cabeza que yo, así que es un edge a aprovechar.  

Tengo que armarme de paciencia porque hay dos olineros de mierda que cada vez que se mueven lo hacen con todas las fichas, es igual que las ciegas sean 25/50, ellos mandan las 3000 al centro y que sea lo que Dios quiere.  Uno de ellos pincha un tres outer y entonces nos cuesta horrores echarlo.  Ahí podemos empezar a jugar, bastante gordito de fichas.  Coincidimos un par de habituales y tenemos una charla animada por el chat.

Rozando las dos de la madrugada, otra jugada mítica.  Mano limpia al botón que subo con KK.  La sb se envida y la bb también.  Este último es un tipo serio que no lo haría con cualquier cosa.  Pero no he aprendido a tirar KK preflop aún y pago.  La sb enseña AQ y el colega, KK.  Obviamente, dada la trayectoria de la tarde, lo primero que tiran en el flop es un A que nos deja a los dos drawing dead.  Me quedo corto y empiezo a remar como toca, seleccionando spots.  En uno de ellos envido con Q9 de corazones y me pagan con A4.  El flop 579 tira una de las mias.  Rezo para que no salga ningún A y no sale.  Tiran un 6 y un 3, para que me hagan escalera runner, más cruel aún que el 3 outer.

El pop-up dice que he quedado el 32.  Miro el escalado de premios y había para 30.  Esto es una cagada mía porque tenía que haberlo controlado para esperar a hacer el movimiento una vez hubiese entrado en premios, al menos.  Tenía una vuelta de margen para hacerlo.  La charla en el chat me ha distraído, no debería caer en esos fallos de principiante.

21- 00:30 Abro un micro de PS, 3000 GTD, 2€ rebuys, bajo la máxima que, a esa hora, la gente tolea un montón.  Efectivamente, a la media hora he convertido los 3000 puntos iniciales en 15k.

Pero cuando llega la pausa del Clásico, a las dos de la madrugada, veo que aún quedan 366 jugadores, esto va para largo, así que me tumbo en el sofá y pongo la serie Matalobos.  A mitad del segundo capítulo me oversetean y me dejan tiritando.  Como de truchas anda la cosa, cuatro manos después me truchean unas jotas a 13 puestos de premios.

Calentito a dormir, después de 12 horas de trabajo.  Antes de acostarme repaso el balance.  Invertido en buy-ins: 127,7 €; Premios recogidos:112,7, el balance deja 15 € en negativo.  Me siento como si tuviera un chiringuito en la playa y el 15 de agosto, el día bueno, le diera por caer una tromba torrencial.  Leo un ratito antes de dormir y decido tomarme un par de días de descanso pokeril, mientras me cago y me recago en la reputa varianza.

Lunes, recien llegado de la vuelta en bici por el monte, duchado y comido, abro el word con la novela.  45 minutos después, apenas he escrito medio folio decente, las palabras no fluyen.  Decido empezar este post como calentamiento.  Antes, le echo un ojo a los lobbys de poker, que siguen abiertos desde el día anterior.  En el 500 GTD de efortuny hay un overlay de más de 150 € que no se puede dejar escapar y me apunto.  Dos horas después estoy jugando el HU y lo termino ganando, para sumarle 147 € a la cuenta en el site, que va creciendo hermosota cada día mas.  El martes fallé el 500 GTD pero me llevé el 300, otros 150 €. Pero eso no quita que lleve fatal los días a cero, cuando le dedico toda la jornada.  No sirvo para esto.

Técnicamente debería emplear ese dinero en subir el nivel de los buy ins, pero las facturas hay que pagarlas, así que ordené una transferencia a mi cuenta para tener algo de cash en casa para gastos y añadirle algo a la renqueante cuenta en 888, dejándome suficiente en efortuny para seguir grindeando, que trabajo más asqueroso.  igual el fin de semana juego algun gordo fuera de banca, a ver si suena la flauta.  Nadie me garantiza que en niveles más altos pueda seguir siendo ganador, pero habrá que hacer algún intento discreto.  Como comentaba David Lebrón en un artículo en Pokerviú, a veces más vale ser cabeza de ratón que cola de león.  Y rezar porque la varianza se comporte, mientras llega el día de ponerme a trabajar de nuevo y poder dejar esta agonía de modus vivendi.  Sobrevivendi, diría mejor.

Por cierto, la historia del Clásico terminó rápido, en 22 minutos.  Quinta mano, AK en el botón y le hago un 3bet de 56k a un tipo que tenía 115k puntos, lo que me comitea con él.  All in y enseña AA.  Aún me tiran una K en el flop para alargar la agonía.  Una vuelta después, subo QK para que me pague el mismo y ver un flop 99Q.  Obvio all in, que paga el tipo con A9.  Vuelven a tirar una K en el turn, abriendo posibilidades, pero nada.  Fin del torneo, el 101º, con un premio de 39 €, lo que cierra el balance del domingo en -3€ después de doce horas dándole.  Salía a cuenta no abrir el chiringuito, ese día...

Como odio la varianza de los torneos...


8 comentarios:

Anónimo dijo...

Ja, ja, ja, ja muy bueno xD

Los torneos son demás de ingratos.


Saludos,
Microlimitero x Siempre

Bidan dijo...

Una mierda, ya te digo...

taldarroba dijo...

Como me suena esa sensación de vacio que provoca una sesión como la que comentas, a punto de todo para al final nada de nada ( bueno sí, para quedarte pensando "que carajo estoy haciendo " )

Bidan dijo...

Es muy parecida a la que tienen los representantes de comercio que van a comisión pura y dura, después de un día de trabajo en el que no han cerrado ventas.
Esa también la conozco bastante bien.

Jordi Torre dijo...

los torneos son emocionalmente muy duros,

yo en esa sesión de domingo te recomendaría jugar máximo entre 6 y 7 horas y no 12h.

tb puedes leer un artículo muy bueno de pokerviu^^:

http://www.pokerviu.com/mwsjml/component/content/article/281-articulos/colaboradores/jordi-torre/755-puto-poker

Bidan dijo...

Lo ideal sería eso, Jordi, es lo que solía hacer antaño, empezar sobre las siete de la tarde, aunque ya entonces, si progresabas en algún bigger de PS te podían dar las seis de la mañana o más, cómo ya me pasó.

Si le meto esa paliza dominical es porque es el día en que mejores torneos hay y tengo que aprovecharlo, es mi única fuente de ingresos, ahora mismo.

El artículo está de puta madre... :)

Jordi Torre dijo...

si es tu única fuente de ingresos yo me dedicaría a hacer solo eso,

io siempre he jugado a poker después de trabajar y muchos días te pasas 12h concentrado delante del pc,

a veces es simplemente el cansancio acumulado lo que hace que te acabes 'quemando por la varianza' y lo difícil es ser consciente de ello

Bidan dijo...

Realmente no es más frustrante que para un comercial un día sin ventas o estar ocho horas en una oficina con un jefe gilipollas.

Eta semana gané 5 torneítos pequeños, amén de media docena más de itm´s, con lo que el balance sigue siendo positivo, que es lo que cuenta.

Que el cansancio no te afecte es fundamental. Por eso trato de hacer ejercicio todos los días para estar algo en forma. La cabeza funciona mejor, durante más rato.