No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

jueves, 3 de mayo de 2012

Carroña somos...

En una demostración de tontolculo PRO mode: ON, me fui hasta Coruña en bus, sin haber dormido (se alargó el choio), a una cita con el neurocirujano.  Cuando me piden el volante del médico, rebusco entre los papeles que llevo y no está.  Se quedó encima del escritorio, en casa.  La funcionaria bufa y se da la vuelta, para teclear mi DNI en el ordenador. ¿Para que mierda quiere el papel, si todos los historiales médicos están informatizados?

- No tiene cita para hoy -, responde con una sonrisa que, si me la suelta habiendo dormido bien, le cae la de Dios.
- No puede ser.  Era a las nueve y media.
- Usted tiene una a las nueve y media, pero del 3 de mayo.

Levanto la mirada, rebuscando no se qué en la cabeza.  La neurona dejó de funcionar sobre las siete de la mañana y no hay respuesta.
- Es mañana -. La funcionaria, que parece divertida con la situación, acude en mi ayuda.  Su sonrisa se ha ensanchado.

Me vienen a la memoria los fusilamientos del 2 de mayo y me apetece, por momentos, rematarla a culatazos.  No le veo la puta gracia por ninguna parte.  Le explico que vengo de Miño, que bla, bla, bla, intentando que me vea el médico de alguna forma y la tipa me escucha sin interrumpirme durante un minuto largo.  Cuando termino se limita a comunicarme:
- Su médico no visita hoy.

Los culatazos me parecen una forma demasiado rápida de que muera, pero la neurona huele el peligro, me agarra del pescuezo y me mete en el montacargas. Analizo hasta que punto está bien reírse de un gilipollas y vale, se puede en determinados casos.  Pero creo que hacerlo de un enfermo no es demasiado correcto, sobre todo si no sabes lo que tiene.  Si me pillara con tiempo, me entretendría a devolverle la jugada de algún modo, pero tengo cien cosas mejores que hacer, en estos momentos.  Aunque, bien mirado, si lleva en ese sitio el tiempo suficiente, será ajena a las historias de la gente que pasa por allí todos los días.  Podría entender su indiferencia, pero no su sorna.  Notita: prepararle una divertida, cuando ande suelto de tiempo.  En pocos días Perico está aqui y seguro que se nos ocurre algo.

Al llegar de vuelta a Miño, me encuentro a unos paisanos a la puerta de la cervecería y entro a tomar una caña, la anestesia definitiva antes de acostarme. Sobre la barra, EL PAIS; en portada, la noticia sobre la expropiación de la filial boliviana de Red Eléctrica Española.  La foto del indio y sus acólitos, puño en alto y mano al corazón, no tiene desperdicio. Flipo, renuncio a hojear el periódico y me piro a la cama sin terminarme la caña.  Las 13:30, excelente hora para acostarse.  Menudo caos llevo, últimamente.

Tampoco tengo acciones de REE, como no tenía de Repsol.  Y los que me conocen, saben que la españolidad no es uno de mis fuertes, así que me la chufla bastante esta nueva demostración de populismo a cargo de un dirigente de un país sudamericano, acorralado por las encuestas, contrarias por culpa de su nefasta gestión. Tampoco me entretendré a valorar si ésta es la forma correcta de resarcirse del expolio sistemático que se hizo en Sudamérica durante siglos.  Ni fuí yo, ni estuve, ni mi patrimonio proviene de eso, así que no tengo remordimientos por ello.

Cuando Evo Morales ganó las elecciones, me alegré porque traía consigo un programa interesante de cara al pueblo llano, sobre todo para los indios cómo él, sistemáticamente menospreciados por la cúpula gubernamental boliviana.  Pero con los años, el poder le ha podrido, al paleto, del mismo modo que lo hizo con Chávez en Venezuela. Con su pan se lo coman, los bolivianos.



Lo ¿preocupante? del asunto es que es una reafirmación más de que España es el hazmerreír del momento.  Con un balón por medio, ganamos a lo que sea, pero en política internacional, Nigeria o Mongolia tienen más peso en el mapamundi geopolítico.


Ya eché cuentas y no me toca volver como reservista, en caso de conflicto armado, así que no estrenaré los galones de sargento.  Porque el otro gran cabrón que se está frotando las manos es el de Marruecos.  Si a España sólo le quitan Ceuta y Melilla ya se puede dar con un canto en los dientes.  Yo no estaría demasiado tranquilo si viviese en Cádiz o Algeciras. A ver cómo lo recorta Rajoy, a ese...

8 comentarios:

Periquillo dijo...

Pues que quieres que te diga, la funcionaria tampoco se pasó mucho. Me pillas a mí en esa ventanilla y el descojono que me pego es grado 9. Tendrías que estar agradecido porque fue suave ;)

la MaLquEridA dijo...

El poder corrompe y enajena, ahí está la prueba, Evo Morales es un payaso ignorante igual que Chávez, lo mismo que quiere hacer aquí López Obrador, jodidos estamos.

D. dijo...

Hola Albert:

El asunto ése de los médicos (pediatras, oftalmólogos, neurocirujanos, etc. etc. etc.) es crónico.
Por eso la otra gente (tarotistas, futurólogos, oráculos, videntes, abogados, etc. etc. etc.) tienen buen trabajo.
Sin ofender.

Es que hoy mismo he ido a una visita clínica a las 9.30 hs., y me atendió a las 12.30 hs.
No me fastidia tanto la espera sino (en honor a la verdad) cierta presunción que alguien pueda contagiarme algo, en una sala bastante colmada.

Estoy seguro que en un mundo racional serían los médicos quienes visitarían a los pacientes, como se hace en el campo.

En cuanto a la carroña, estimo sea un modelo de la que existe allá, novedosa (no nueva) y remozada.
¿Encuestas? No existen seriamente.
El patrón económico que se tiene (el dólar estadounidense), está anclado.

Yo siempre he renegado de los nacionalismos: una idea que afecta directamente la calidad de nuestras vidas, vivamos donde vivamos.

Saludos.

Bidan dijo...

¿Ya te rajas, Peri?
Me basto solo, para urdir represalia proporcional... :)

Bidan dijo...

Yo ya estoy confesado, querida, para cuando nos pille Dios... :)

Bidan dijo...

Creo que no pillé nada en la sala de espera. Me coloqué estratégicamente en un rincón aislado, D.
Afortunadamente, la neurocirujana me atendió espectacularmente bien. Sólo recuerdo que se llamaba Adela. Una gran profesional. De las que escasean.

Yo soy de dónde me dicen, pero me siento de donde vivo....

Anónimo dijo...

pues si, los fusilamientos también fueron el 3 de mayo. LOL

Bidan dijo...

Pues si... :)