No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Si la noche empieza surrealista, acabará surrealista

En el post de ayer me quedé contando que tenía un señor mayor delante en la escalera que lleva a la salida del casino, ayudándose de la barandilla como yo.  Cuando llegué a su altura le dije:

* ¿que? ¿la espalda jodida, también?

Me miró, sonrió y respondió:

* Gue ba. Es gue be dobé udos mojjitos de másss...

En el siguiente escalón, le falló la coordinación psicomotriz y trastabilló.  Le sujeté por el brazo para evitar que cayera y le acompañé en los últimos tres escalones.  Pedí el casco y la chaqueta y cuando iba a salir, el señor se estaba peleando con la puerta.  Si hay dos hojas y sólo abre una en una dirección la acertó al sexto intento.  Y en uno de ellos se dió con la puerta en la cara o dió con la cara en la puerta, no sabría precisar con exactitud.

Deberían ser casi las cinco de la mañana y el señor era carne de cañón para cualquiera que quisiera robarle.  Le pregunté si vivía lejos y señaló que a trescientos metros, más o menos.  

* ¿Le impota que le acompañe?  Creo que un hombro donde apoyarse le vendrá bien.
* Bor subuesdo gue do.

Así que pasé su brazo por mi hombro y empezamos a cruzar los jardines de Mendez Núñez.  Le pregunté si le esperaba alguien en casa y dijo que su mujer.  Menos mal, así no habría que meterle en cama...

Cuando íbamos por delante del edificio de R, empezó a andar con pasitos cortos.  Cuando me di cuenta de que era por que se le habían caído los pantalones a los tobillos empecé a buscar la cámara oculta.  Menuda nochecita...
Así que ya me ves, subiéndole los pantalones y tratando de que se los apretara un poco con el cinturón, cosa que no conseguí.  La gente que pasaba ponía unas caras dignas de ser filmadas.  Debíamos parecer un chapero con su cliente borracho.  Menos mal que mi reputación me la trae al pairo...

Al doblar por la siguiente calle a la Real, metió la mano en el bolsillo y sacó fichas del casino.  Se quedó mirándolas y dijo:

* Gagüenlabuta... Ni sabía gue las denía...  Vabos al gasino a jugarlas...

Cinco minutos más fueron necesarios para convencerle que el Casino ya estaba cerrado y que era mejor que las guardara para el día siguiente. Casi 400 pavos llevaba...

Seguimos andando, mientras me contaba batalllitas de abuelo Cebolleta.  En un momento en el que aflojé la sujección sobre su hombro, para acomodar la espalda y el casco, que me estaba cargando el brazo izquierdo, volvió a trastabillar.  Esta vez no fuí suficientemente rápido y se esparramó en el suelo.

Levantarle, tal y como tengo la espalda y con lo poco que colaboró, aún no sé cómo lo conseguí.  Cuando llegamos a su portal, vi que había un tramo de ocho o nueve escaleras hasta el ascensor que, con toda certeza, no iba a poder subir.  Le pedí las llaves y cuando dejé el casco en el suelo para abrir la puerta, se le volvieron a caer los pantalones.  Al intentar subírselos, volvió a terminar tendido en el suelo...

El pensamiento siguiente fué llamar a la Guardia Urbana, para que me echaran una mano.  Pero pensé en que la bronca que se llevaría por parte de su señora sería el doble si era la autoridad el que lo llevaba a casa, así que en un arrebato de solidaridad borrachil, decidí echar los restos, volver a subirle los pantalones, levantarle con las últimas fuerzas que me quedaban, subir las escaleras, meterlo en el ascensor y timbrar el piso que me dijo.  En ese momento sudaba a mares y me faltaba aire.  Al salir al rellano y doblar la esquina del mismo, se me volvió a escurrir y volvió a quedar tendido en el suelo, con los pantalones bajados de nuevo...

Llamé discretamente al timbre.  Vi que la mirilla se abría y se volvía a cerrar, pero no se abrió la puerta.  Volví a llamar e hice un ademán con el dedo señalando al suelo. Esta vez si se abrió la puerta y apareció una sorprendida señora cuya bata de andar por casa costaba, con toda seguridad, el doble que mi chaqueta de cordura con protecciones especiales.

Le expliqué que eso, que me lo encontré a la salida del casino y que no me pareció en condiciones de llegar solo a casa y que por eso decidí traerlo.  Creo que la señora entendió que yo era un empleado del casino, pero tampoco tenía ya ganas para demasiadas explicaciones adicionales.  Le conté a la señora mis problemas de espalda y que ya me era imposible levantarle.  Habló con él, tratando de que colaborara, pero fué inútil.

La solución que adoptamos fué arrastrarlo tirando cada uno de un brazo, hasta que estuvo tendido en el recibidor. Los tirones que le dimos le despejaron lo suficiente para que se dirigiera primero a su mujer y luego a mi en unos términos no demasiado amables

* Esdoy hasda los cojones de ti.  Y de di, dabbién...

Ji, ji, la gratitud humana, como te llena el espíritu.

Como el señor no hacía ademán de levantarse, le aconsejé a la señora que lo dejase ahi, con los pantalones bajados.  En algún momento, el frío o las ganas de mear le despertarían y verse de esa guisa ya le produciría suficientes remordimientos de conciencia.

Así que en ese punto me despedí, no sin recomendarle a la señora que cuando pusiera el pantalón de su marido a lavar no tirara esas fichitas de plástico que llevaba en el bolsillo, que en el Casino las cambiaban por dinero en efectivo.

Cuando llegué a Miño, metí la Daytona en el parking y me fuí a la Piscis a tomarme tres cervecitas casi consecutivas.  Cargar con borrachos da mucha sed...

martes, 27 de septiembre de 2011

Un torneo algo surrealista

El sábado fuí a jugar el día dos del mensual del Atlántico, en Coruña, que es un torneo con una estructura muy buena y un precio muy asequible.  Ideal para quitarte el mono de jugar en vivo si tu bank está en Full Tilt y sobrevives con el subsidio de desempleo o si has ganado un paquete de 500$ en el desafio live de Poker10, a base de steps, que es mi caso, así que ya tengo pagados los de octubre y noviembre.  Y si quieres pasar un ratito jugando al poker, con 110 € te dan 10.000 fichas y encuentras niveles de 40 minutos; lo dicho, una joyita de torneo, para los jugadores de segunda y tercera división.

A este día 2 había pasado con 51.000 fichas.  Conmigo, otros 18 jugadores, con la media en en 37.000.  No estaba mal, teniendo en cuenta que al terminar el nivel 2 del día uno tenía 3.300, después de haber intentado un par de sexymoves que no tuvieron el resultado apetecido.  La estructura del torneo y mi paciencia me permitieron remontar poquito a poco hasta ese stack más que aceptable.

Durante el día 1 se produjo un detalle curioso que influyó bastante en el devenir del día 2.  Un señor se enteró bien entrada la noche que el torneo era de dos días.  Como el sábado cogía un avión con destino a Argentina, le iba a ser bastante complicado acudir al casino.  Así que empezó a jugar todas las manos alegremente.  La varianza tiene un sentido del humor muy especial y el señor argentino se encontró al rato con un stack de 300.000 fichas, una burrada teniendo en cuenta que había un total de 740.000 en juego y que quedaban 40 jugadores.

Al final, no consiguió donar todas sus fichas y cuando se hizo el corte de 20 jugadores aún tenía 140.000, que seguían en su puesto al diá siguiente, pero sin nadie que las defendiera.

Cuando saltaron dos jugadores en nuestra mesa, bastaron unas miradas de complicidad y empezamos a jugar a toda velocidad, foldeando todas las manos excepto aquellas en las que le tocaba al ausente.  Pero con ciegas 400-800, 500-1000 y 800-1600, sólo habíamos conseguido limarle 35.000 fichas a la hora de la cena.

Durante la misma, los 11 jugadores que quedábamos acordamos pedir que se repartiera el stack del jugador entre todos los presentes, para evitar pasar otra hora y pico foldeando manos en ambas mesas hasta pulirle el stack.  Acordamos también que el ganador le daría 100 euros al 11º, para que así todos los presentes llevaran algo.  En la cena faltaba una señorita y me ofrecí para explicarle el pacto.  La señorita en cuestión, además de ser muy agradable, estaba de buen ver.  Después de hablar con ella, fui a la terraza, donde estaban la mayoria de jugadores y anuncié: "Doña peras perfectas está de acuerdo con el trato, así que adelante".  El comentario, hay que reconocerlo, es sexista y desafortunado. Pretendía una metonimia para resaltar lo bien puestas que la señorita tenía sus pectorales.  Y lo dice uno que ha vendido bragas y sujetadores y algo entiende.

¿Como puede pasar un comentario de desafortunado a muy desafortunado? Cuando, por ejemplo, en el grupo al que te diriges está... su marido, que es lo que pasó. 
Me fulminó con la mirada y se fué hacia dentro.  Con las caras de los otros jugadores no había que ser muy listo para saber que había metido la pata hasta el hombro.  Cuando me dijeron quien era, pues hala, a disculparse con el señor y, por supuesto, con la señorita.  El comentario le enfadó más a él que a ella...

Al reanudarse el torneo después de la pausa de la cena, la dirección no atendió a la petición de todos los jugadores y decidió que las fichas seguirían en el puesto, que hiciéramos lo que quisiésemos con las  manos.  Cuando en la otra mesa quedaron cinco jugadores y continuamos con la misma táctica de foldearlas todas menos las de la ciega grande del sitout, decidieron cambiar de mesa no al que le tocaba, si no al ausente, en una discutible decisión, con lo que en mi mesa decidimos ir a fumar en pleno a la terraza, a la espera de que le limpiaran el stack en la otra mesa.

Pero unos números rápidos nos hicieron desistir de la idea.  Iban a tardar, al menos, una hora en dejarle a cero.  Las ciegas estarían en 2000/4000 o 3000/6000 y ahi, un stack de 42.000 puntos, que era lo que yo tenía, no era nada.  Lo interesante de un torneo es estar en el top-3 para poder pactar y entrar con esas fichas en la mesa final eso era un milagro.  De perdidos al river, dicen...

Así que hubo un nuevo pacto, en el que el 2º le daría otros 100 euros al 12º y nos sentamos los seis a partirnos la cara por cuatro puestos en la final.  Miicho fué el primero en saltar por los aires y menda, después de perder dos flips y un AK vs AT, el bubble-man, con 100 pavetes para copas, eso si.

Una vez constituida la mesa final, los nueve jugadores continuaron con el robo organizado de las ciegas del ausente.  A las  de la madrugada quedaba 10º y ganaba 135 € que el Casino tendrá que mandarle a Argentina. 
En cinco horas, pues, apenas se jugó al poker durante la primera hora y la media hora en que entre seis nos jugamos las cuatro plazas para la mesa final.  Eso da unas ganas de volveeeeeer....

En el Casino había algunos ilustres peniqueños, así que estuve un buen rato de cháchara con ellos y con un marino noruego con el que nos reímos un rato en la mesa de poker caribeño.

Mientras, al heads-up del torneo habían llegado Inés y Alejandro.



Al final se impuso el segundo quien, si no recuerdo mal ya ganó la etapa del mes pasado.  En la foto, ambos sonrientes, supongo que tras un pacto que benefició a los dos.



A las sillas de los crupiers les han puesto unos cartelitos que recuerdan bastante a los autos de choque.  Propuse hacer unas carreras, como warm-up para el campeonato de F-1 que se organiza en bwin a través de poker10, pero a la gente del casino no le pareció buena idea.  Y eso que estábamos dispuestos a pagar el rake correspondiente...


Al dirigirme al guardarropía a por el casco y la chaqueta, los analgésicos ya empezaban a dejar de hacer efecto y bajé la escalera bien apoyado con la mano en la barandilla, despacito, escalón a escalon.  Delante mío, un señor mayor la bajaba de la misma guisa que yo.  
Pero bueno, esta anécdota ya la cuento mejor mañana....

lunes, 26 de septiembre de 2011

Cinco de cinco...


Suena el despertador a las 12. Tengo visita con la médica a las 12:36, para revisar los análisis mensuales que, por cierto, han dado unos resultados espectacularmente buenos.  
El primer intento de levantarme tiene como respuesta una negativa rotunda por parte de la parte baja de la espalda en forma de intensa y dolorosa punzada. Conozco esa reacción y opto por el plan B, que consiste en rodar hasta el borde de la cama, apoyar un brazo y bajar una rodilla primero y luego la otra, para luego incorporarme con ayuda de los brazos.  El bíceps izquierdo responde con peor carácter que la riñonada.  El jueves fuí a donar sangre y me perforaron la vena, con lo que tengo la parte interna del codo peor que muchos yonkis de heroína.  Y ninguna fuerza.  Ruedo hacia el otro lado de la cama, repito el proceso y consigo incorporarme.  Ponerme los pantalones es otro ejercicio de habilidad.  Bendigo no tener ningunos zapatos con cordones.  Ahora no podría ponérmelos.

Podría administrarme una dosis generosa de tramadol, pero es un medicamento que genera tolerancia y dependencia y llevo tres días tomándolo, así que hoy toca apretar los dientes y joderse.  Ayer, además, supere con creces la dosis diaria recomendada.  Jugábamos la final del play-off provincial de la liga de billar SAM y tenía que anestesiar el brazo izquierdo, que es el que utilizo para descargarle esfuerzo a la espalda y silenciar el dolor de ésta con la única solución posible; anestésicos a granel.  Así que me comí los tramadoles como si fueran lacasitos.

Estas posturas, sin ayuda química, son ciencia-ficción...



Cuando me tocó jugar, en 3er lugar, íbamos empatados a 5 puntos.  Conseguí un parcial de 4-1, con lo que Fran sólo tenía que hacer dos puntos más y el título era nuestro.  Necesitó sólo dos partidas para hacerlos, así que no hubo demasiada emoción, ni falta que hacía...

No es que sea un gran título, pero cuando juego a algo, aunque sea una pachanga entre amigos, me gusta ganar.  Esa frase de lo importante es participar es una mentira cochina que se les inculca a los niños que no tienen aptitudes en determinadas disciplinas, para consolarles y que no merme su autoestima.  Participar está bien, en algunos casos.  Pero lo que mola de verdad es ganar, que carallo.
El equipo al completo, con los números que jugaremos a la primitiva la semana que viene...


Es el quinto play-off que ganamos de forma consecutiva en cinco años.  Además, hemos ganado dos veces el Campeonato Gallego y fuimos subcampeones otras dos, en cuatro participaciones, lo que no está nada mal.  Tenemos, además, cuatro ligas de cinco.
Cuando en un equipo está gente que mete las bolas con una facilidad como Fran o como Vicen, a poco que hagamos los demás, es difícil perder.
Pero el secreto de que los otros tres consigamos resultados por encima de nuestro nivel no es otro que la camaradería y el buen rollo que hay entre todos.  Cada uno tiene su rol perfectamente asumido y nunca hay un reproche mal hecho ni una discusión.  Y cuando las cosas vienen torcidas para uno de nosotros, el resto está ahi animándole.
Y eso transmite mucha confianza y te motiva para sacar lo máximo que llevas dentro.

En cuanto nos dieron el sobre con la pasta del premio, empezamos la celebración...


Aunque parezca mentira, se hace ejercicio jugando a billar.  En una hora puedes andar un par de kilómetros, amén de las flexiones de espalda, así que nada mejor que una cenita conjunta para reponer fuerzas.
Nenos, es un placer enorme jugar con vosotros...  El año que viene vamos a por el sexto...
 
Estando cerca de La Silva, era pecado no pasar por el Non Sei, así que me acerqué a departir un ratito con Beni, con lo que terminé acostándome bien entrada la madrugada.  Eso y el tute que le dí a la espalda creo que justifica amanecer hoy a mediodía...

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Despacio, pero avanzando


Ayer entré en el folio 100 de la novela. 39.300 palabras escritas.  Debo andar sólo por la tercera parte del tronco de la misma, así que la idea de tenerla terminada en septiembre es una quimera.  Ponerse plazos tiene su lado positivo, pues te obliga a seguir una rutina, pero también impone una presión que puede repercutir en la calidad literaria.  Calidad literaria... menudo concepto osado... Vamos a tomárnoslo con la debida calma, que tampoco tenemos un editor llamando todos los días por teléfono.

Si consigo mantener el ritmo de cuatro o cinco folios diarios, estará terminada a finales de octubre.  Luego viene corregirla, adornarla y añadirle las historias paralelas, enviarla a los voluntarios que se han ofrecido a revisarla y emitir una opinión sincera sobre las posibilidades que tendrá en el mercado.  Total, Navidad...

Bueno, si no sale bien, aún me quedarán ocho meses para pensar otra cosa antes de tener que ponerme a trabajar como asalariado otra vez.  Igual para entonces Atila ya ha dejado de patear los brotes verdes...

martes, 20 de septiembre de 2011

Tercera parte lista


Colgué en el blog de las sesiones, la tercera parte de la super-sesión homenaje a La Cage de Medrano (new Wave 80's).  Ahora mismo, con la mitad del trabajo hecho, la quimera de montar una sesión de siete horas está más cerca de ver la luz.

Lo más duro está siendo dejar fuera canciones que son tan representativas como las que si han entrado.  The Cure ha conseguido su huequecito, por fin, aunque hay grupos que tienen que aparecer, como The Sisters of Mercy o U2 y aún no lo han hecho.  Quedan tres discos para enmendar esta situación.

Aunque, vistos los descartes, probablemente habrá una segunda parte de esta idea.  Pero bueno, vayamos por partes y acabemos primero esta...

sábado, 17 de septiembre de 2011

Anécdotas de DJ´s (4)

Por último, están las normas de la casa, algo muy importante.  Nunca he pinchado en un antro chungo ni he tenido problemas con el dueño, la verdad, excepto por temas de volumen, nada del otro mundo... Algún colega me han contado alguna de gorda.  La noche confunde a mucha gente...

A mi, lo más chocante que me dijeron fue en un sitio que no nombraré, pues tengo intención de volver.  Antes de descargar las maletas, el dueño me dió dos recomendaciones:  Si te vas a hacer rayas, hay un vinilo que usamos para eso, no manches los demás.  Y me lo dejó a mano, sin darme opción a responderle que no, que ese día no llevaba nada.  Tampoco creo que le importase demasiado, mientras el set fuese correcto.  Cuando vió que me acompañaba mi pareja de entonces, una muchachita de muy buen ver, me pidió que si te da un calentón, ponte hielo.  Desde abajo se nota si te la están chupando.

En el blog que ha nutrido las fotos de esta serie de posts, el No breasts, no requests, de Mick Fiction, algunos Dj´s han enviado carteles y avisos que el dueño del local tenía colgados en el garito.  Cuando se pone un cartel es por que eso ya ha sucedido anteriormente y se quiere evitar una discusión si vuelve a pasar.

Veamos algunas...

Suponte que saliste de fiesta con tus cabezas nucleares como llavero para el coche.  Pues en este garito no podrías ni entrar con ellas. Las drogas son más fáciles de camuflar, todos los sabemos.
 Ni las drogas ni las armas nucleares están permitidas dentro

La mayoría de discotecas tienen una guardarropía. Hay gente que paga 10 pavos por una copa pero quiere ahorrarse el euro que se suele cobrar por que te guarden el abrigo.  Como los camareros suelen ser inflexibles al respecto, muchos lo intentan con el DJ, quien muchas veces no sabe decir "no" y termina acumulando tal cantidad de prendas que limita seriamente el espacio de trabajo.

Es muy fácil decir el jefe no me deja, lo siento.  Pero hay un guardarropía en la entrada...

Pero si hay un cartel como este, todo es más sencillo.

 La cabina del DJ no es un guardarropía... No necesitamos gente borracha revolviendo una pila de chaquetas y bolsos, buscando sus pertenencias.  
Y si no eres el DJ, su mánager o alguno de sus invitados, probablemente no deberías estar aqui, tampoco. 
Baila y pásatelo bien.  
¿No estás de acuerdo?.  Esto no es una discusión, son las reglas.

En la versión que sigue de esto no es el guardarropía, se indica que la cabina es para el DJ, aunque se añade la (agradecida) excepción de incluir en el privilegio de estar ahí, a todos aquellos que duermen con él (o ella).


En esta otra versión de esto no es una guardarropía,  se incluye entre las cosas que no se pueden dejar en la cabina del DJ a... la novia...  Hay que tener morro para aparcarla ahí y pirarse a la barra, o a bailar o a ligar con otras.  Imagino que el que lo hizo antes de que pusieran el cartel, iba acompañado de una consorte con un grado de alcohol en sangre que le impediría mantenerse en pie y se la endiñó al DJ, mientras el seguía con la fiesta.

De la lectura del resto del aviso me queda la duda de si puedes dejar a tu novia borracha como una cuba en la guardarropía.  Pagando el euro, por supuesto.  Total, colgar un abrigo en una percha, con o sin persona dentro tampoco es tan diferente, excepto por el peso, claro.  ¿dos pavos, entonces, por el exceso de peso?


 No dejar bolsos, abrigos o novias en la cabina.  Usar la guardarropía al final de las escaleras.

De este otro cartel me haré una camiseta... Por favor, no me toques los cojones demasiado...


Algunos garitos tienen muy claro cual es su estilo.  Si no te gusta la música, es culpa tuya por haberte metido.  Avisad@ estabas...

 En este local ponemos música house sólo los sábados. Por favor, anota que el DJ no tiene tiempo de discutir eso contigo.  Gracias.

Algunos DJ's aceptamos propinas en metálico (¿alguno no?).  En este sitio sólo hay una forma de ser agradecido con el pincha y hay que ir con los dientes bien lavaditos.





 En lugar de una propina, hazle al DJ una felación...

El cartel que da título al blog.  Puede parecer algo sexista, lo reconozco.  También conozco algún tipo que tiene más tetas que mi vecina, que gasta una 95...  Bueno, tiene las mismas que mi vecina, dos.  Pero más grandes... ¿Por que el gordo puede pedir una canción y yo no?

 Sin tetas, no hay peticiones.
En algunos locales, no hay un DJ fijo y van rotando especímenes diversos.  Cada uno prefiere una ecualización del sonido y un volumen diferente, algo que suele molestar, a veces, al técnico de sonido, que se encuentra el equipo completamente descentrado después de la sesión.  A veces, los avisos sobre no tocar el amplificador principal son simpáticos.


Por supuesto, siempre hay un DJ gracioso que quiere dejar su personal impronta...


A veces, la petición de que cuides el equipo es correcta...

 Atención, Disc-Jockeys.  Tenemos los cuatro canales repuestos y a pleno servicio en el mezclador, 600 $ después.  Por favor, trátalos como a tu madre... amablemente.

La puntualización final de amablemente es necesaria. Hay gente que cuida mejor sus cd´s que a la madre que le trajo al mundo.

Otras veces, los avisos al DJ son más directos y claros.  Y es que no todo el que pone discos es un buen profesional.  Y... ¿a quien no se le ha caído un cubata sobre una mesa de mezclas de 3000 pavos?

Aviso al DJ:
Solo el DJ en la cabina (ni groupies ni colegas)
Ni cigarrillos ni bebidas cerca de ningún equipo (o pagarás el estropicio)
No se guardan bolsos ni abrigos (hay una guardarropía abajo)
Baja el volumen a partir de las 4 am (O tendremos un lío)
Nada de electro durante el calentamiento (Me la pela si tienes peticiones)
No toques el limitador ni los amplificadores (Nunca)
No le des el código de la puerta a nadie
No permitas que ningún idiota se suba o se apoye en la mampara separadora
Posdata: Pincha jodidamente bien!
Posdata2: Si, eres maravilloso.

Menos mal que acaba bien.  Estaba a punto de orinarme encima y ponerme a llorar...
En algunos sitios, alguien programa el set o pone un cd y se va a la barra a servir.  Hay gente con el morro suficiente como para cambiar la música o subir el volumen.  El dueño de este local deja claro que eso no es una buena idea...

 Atención:  A la próxima persona que toque la mesa de lucecitas la estrangularé personalmente, luego la tiraré por las jodidas escaleras, deseando que se rompa el cuello.
Malcolm

Jodo, Malcolm, te veo tenso...  Creo que necesitas un abrazo... (comentario original en el blog, algo adaptado)

En muchos sitios no aceptan peticiones.  Si vas al DJ con una en el local donde colgaron el siguiente letrero, alega que no sabes inglés.  La excusa de no vi el cartel, no va a colar...

La gente, a veces es muy tocapelotas.  Pero también hay mucho divo de pacotilla suelto, entre los DJ's. Cleo tiene la pinta de ser uno de esos...

No aceptamos peticiones
Aceptamos propinas (preferentemente generosas)
No nos importa si es tu cumpleaños
No gritamos por el micro
No nos importa si alguien que conoces es DJ
No pondremos tu cd
No te diremos que canción es la próxima
No te dejaremos husmear en nuestra colección
No hacemos efectos ni scratches por petición
No haremos de DJ en tu boda (por menos de 1000$)

Bueno, espero que después de esta serie de posts os lo penséis un poquito la próxima vez que vayáis a pedirle una canción a un DJ que se escapa del estilo que está proponiendo.  Yo no tengo problemas en aceptar peticiones, siempre y cuando esten en la onda del set.  Pero no todos los DJ's son tan amables y comprensivos como yo...

Y claro, si te aburres y quieres tocarle los cojones (o los ovarios) a alguien, ya sabes lo que hay que hacer...

viernes, 16 de septiembre de 2011

Anécdotas de DJ´s (3)

Vamos con la tercera parte de lo mejor que encontré en el blog No breasts, no requests, de Mick Fiction.

Hay que reconocer que algunas peticiones son originales.  En esta, hay un chantaje emocional velado.  Es una pena que su camello no le hubiese pasado algo más adecuado para lo que escogió el DJ.  Igual si hubieses visto quien venía, habría cambiado las anfetas por algo más happy...



Más chantaje emocional.  Y hay que reconocer que la gente es egoísta... Tio, si pongo los Bee Gees, el que se va a deprimir soy yo, neno, piensa en mi un poquito... 

Tampoco quiero tratar de entender que mente chunga se alegra escuchando la voz en falsete de los Gibb, por que entonces si que llamo a seguridad.  En beneficio de todos los asistentes.

Bueno, una petición correcta y respetuosa.  Y The Kills entran en el repertorio.  Sonarán en breve, no te preocupes, chaval.  Acerca de M.I.A y Yelle, lo siento, están en la maleta que dejé en casa...

Sabemos que no eres un jodido ipod... perdón. The Kills, M.I.A. Yelle


En la que sigue, imagino al DJ empezando a decir: Que no acepto peti........ Bueno, esa canción es buena y la tenía casi preparada.  Sonará en breve...

Yo, por 100 pavos, te pongo Carlos Baute o El Fary, si hace falta...  Bunbury tiene un precio algo más elevado, Malque... :)


No todo son pesados, por supuesto.  Hay mucha gente agradecida.  Recuerdo un tipo que, el fin de año de 2003, vino a pedirme una canción muy importante para él, con la excusa de que era su cumpleaños. Le hice sacar el carnet de identidad y era verdad.  Me pidió el Manchester, de The Times.  

Curiosamente, la tenía preparada para ponerla la siguiente.  Me quedé mirándole y le dije: Ahi la tienes.  Desde la pista no paró de bailarla haciéndome gestos con el pulgar hacia arriba.  Cuando terminó la canción subió a la cabina, me abrazó llorando de emoción y me dió las gracias.  Mi primer pensamiento fué el de pedirle el teléfono de su camello, estaba claro que la mandanga que le pasaba era buena...

Trató de invitarme a una copa, pero yo tenía barra libre, así que me ofreció MDMA y coca, lo que quisiera.  Si quieres, te presento tias guays.  

Los éxtasis, si no se quien los fabrica no los tomo ni loco.  La farlopa que llevaba el tipo era estupenda, recuerdo. Lástima que no tuve tiempo para conocer a esas tias guays que me iba a presentar.  El set había empezado a las 00:30 y terminó a las siete de la mañana.  Menda estaba literalmente fundido, a pesar del Red Bull en polvo...

Con la notita que sigue, seguro que el DJ se fué a dormir satisfecho...

Gracias por todos los recuerdos, haciéndome bailar como si nadie estuviese mirando

Uno de los sets que hice en la Nordic del Playaclub coincidió con un Depor-Sporting de Gijón.  Era sábado por la noche y los asturianos llevaban de fiesta desde el viernes al mediodía.  Normalmente se cierra a las 06:30, pero ese día el jefe de sala me dijo que siguiera.  Paramos a las 07:20, cuando ya había amanecido.  

El trayecto de 20 metros de la cabina hasta la puerta me llevó un cuarto de hora, entre abrazos, felicitaciones y fotos.  Vale que la gran cantidad de Estrella Galicia (y quien sabe si algo más) que llevaban en el cuerpo ayudó a que su percepción del set fuese positiva.  También es verdad que todo lo que me pidieeron lo pude poner sin demasiado contratiempo técnico ni moral.  Les recuerdo como una gente con un exquisito gusto musical, que es como sueles calificar a la gente a la que le mola la misma música que a ti.

Ese día dormí MUY satisfecho, la verdad.  Ver que has hecho feliz a un grupo de gente, aunque sea un ratito, con la música que has escogido, no tiene precio.

Desde entonces, cuando programo mis idas a la Nordic, miro que coincida con la visita del Sporting y del Racing de Santander, otra afición con la que compartimos gustos musicales.

Sigamos con más.... Dentro del arsenal de quien quiere que le pongas una canción, las proposiciones sexuales son otro recurso muy gastado.  Algunas mujeres piensan que los DJ´s son frikies pajilleros que babean ante la más mínima posibilidad de obtener sexo gratis, lo que es cierto en contados caso. 

Normalmente, el DJ está trabajando, aunque disfrute con ello.  Me pregunto que pensarían ellas si un compañero de trabajo o el repartidor del agua les pasara notitas como esta en la oficina.

Estamos calientes.  Yo o mas bien nosotros estamos esperando por tu gran PENE. Si quieres vernos desnudas, nuestra entrepierna, pon o mezcla "Sexy Bitch" i verás tetas...

El título de la petición, muy acertado con la peticionaria.  Bueno, sexy no se si sería...

Una vez, subió a la cabina donde yo estaba una muchacha (de muy buen ver y mejor tocar) que hacía  com 20 minutos que estaba en la sala.  No había mucha gente aún y ya la había visto en una barra, morreándose con un maromo.  

Yo había puesto consecutivamente The Cure, Joy Division, Depeche Mode y The Smiths, en un set revival de New Wave, que era lo que me había pedido la dirección de la discoteca. 

La chica subió a la cabina y me preguntó si podía ponerle Shakira.  Le dije que no había traido nada de Shakira en mis maletas, lo siento. 

Miró hacia los cd´s de la discoteca y me pidió que lo buscara allí.  Le respondí que no sabía como estaban ordenados y que me podía llevar demasiado rato encontrarla.  

Se ofreció a buscar ella el cd.  Le dije que a la dirección de la discoteca no le haría gracia que nadie hurgase en esos discos. 

Me dijo que no me preocupara, que tenía un cd en el coche.  Acorralado, le pregunté si pensaba que Shakira pegaba con el set que estaba proponiendo.  Shakira pega con todo, respondió.

Cuando le dije que no iba a utilizar su cd, que sólo uso discos verificados, me miró con aire seductor, poniendo los morritos en posición de semi-beso y mirándome como si tuviera un vibrador insertado en la vagina, funcionando a todo trapo, y me dijo: "Si me pones Shakira, hago lo que quieras".

Mi respuesta fué: "Suicídate" y le hice un gesto con la cabeza al segurata que tenía al lado de la cabina. Tardó tres segundos en cogerla por los brazos, levantarla y depositarla en el suelo, interponiéndo su enorme corpachón entre ella y el acceso a la zona DJ. La dulce muchacha se transformó de repente en la niña del exorcista, mi má.  Pocas veces he visto salir tanta mierda de una boca.  A mi madre aún le deben pitar los oídos...


Los DJ's experimentados con el directo no suelen ser necesariamente tontos, ni su ansia de sexo les ofusca la cabeza y les impide ver que la proposición sexual se va a desvanecer en cuanto la canción haya sonado.  

La propuesta de si me la pones, te la chupo la cambiaría enseguida por me la chupas y luego te la pongo...  

Si la alteración de los factores de la ecuación no es suficientemente disuasoria, pues habrá que poner la canción, digo yo...

te haré una felación xoxo

Y digo yo... Si me la vas a chupar, para que vamos a perder el tiempo con besos y abrazos... Y espero que no pretendas los besos después de lo otro...

En la notita siguiente se combina chantaje emocional con proposiciones deshonestas (¿por que se llaman deshonestas si muchas veces son la mar de honradas?).




¿Podrías enseñarle a bailar a esta chica blanco a cambio de... um... "cualquier cosa que quieras"?

Hay que reconocer que la sonrisa picarona y el corazón le añaden un punto de curiosidad a la nota.  Yo me hubiese arriesgado, que quieres...

En esta última, aunque el DJ supiese que era mentira, yo creo que puso Cuddy Buddy, de Mike Jones, aunque no he podido verificarlo.  Sólo por aquello de que los milagros existen.  Son raros, lo sabemos.  Pero a veces ocurren.

Habría que ver a las putillas esas, pero vamos, yo la hubiese pinchado aunque fuese desde el Youtube de la Blackberry, aún sabiendo que había un octavo de out para que fuese verdad.

Soy una putilla super caliente que también es lesbiana, con una novia calentorra.  Te follaremos salvajemente, cuando tu quieras, si pones "Cuddy Buddy" de Mike Jones.

Añadir un corazón y una posdata que reza really hot sluts (realmente unas putillas calentorras) me parece escribir por escribir, por que aún te queda papel.  Yo creo que al DJ ya le había quedado claro...

Hala, mañana la última...

jueves, 15 de septiembre de 2011

Anécdotas de DJ´s (2)

En los sitios donde he puesto música, el público tenía acceso a la cabina. Si alguien quería decirme algo, se podía dirigir a mí de viva voz, así que no guardo mensajes escritos. A lo sumo me apuntaron un móvil o un mail, no necesariamente con fines lúbricos.  A veces quieren enviarte una canción que no conoces o proponerte una web interesante.

Pero en muchos sitios, el DJ no es accesible al público y se le envían diferentes notitas mediante los camareros o el personal de seguridad o, directamente, lanzándolas a la cabina. Esas notitas van escritas sobre los soportes más diversos; posavasos, servilletas, etiquetas de cerveza, hojitas de camarero o el primer cacho de papel que pillan, incluido el higiénico.

Algunas notas muestran la disconformidad del cliente con la selección musical del DJ, convirtiendo la queja en un insulto personal.  ¿Que culpa tiene el pobre pincha de que la gente no sepa escojer el garito donde se mete?

En vivo, es peor.  Si no tienes la canción que te piden o no quieres ponerla, pasas a ser, en el mejor de los casos, poco enrollado. A mi me han llegado a decir: Tranquilo, conozco al dueño y me encargaré de que no vuelvas a pinchar aqui, en una versión chulesca del no sabes con quien estás hablando.  Pues no lo sé y me la trae floja.  Y yo también conozco al dueño y volví las veces que quise.
No tienes ni puta idea de música lo he oido docenas de veces.  Eso hay que matizarlo.  Efectivamente, no tengo ni puta idea de mucha música.  No tengo ni puta idea de hip-hop, ni rap, jazz, cuarenta principales, operación triunfo, música latina, bachatas, merengues, reggeton y toda esa mierda caribeña, house, trance, techno, black metal, r&b y muchos otros estilos musicales...  Tengo mi espectro musical escogido y soy muy feliz en él, ignorando al resto.  Esto me limita las posibilidades de pinchar en muchos sitios, lo sé, pero me la trae al pairo.  Cuando voy a un sitio, el que me llama sabe perfectamente lo que voy a poner.

He seleccionado algunas notitas ofensivas de las que vi en el blog No breast, no requests.

Algunas de ellas intentan utilizar la ironía.  Aún así, lo dicho, el DJ no tiene la culpa de que tú no sepas donde te metes, amig@. Ni que vuestros gustos sobre música de baile sean tan obviamente distintos.  Y la ironía, por muy educada que sea, no hará al DJ replantearse su sesión.

 ¿Puedes poner alguna música que podamos bailar, por favor?

Otras, más gráficas, requieren una interpretación.  Esta que sigue... ¿es una ofensa o una invitación a alguna práctica sexual algo depravadilla? ¿es semen o la úlitma gotita de pis lo que pretende echarle al DJ en la cara/cabeza?

Yo le hubiese respondido que, lamentablemente, tiene más jugo en los testículos que dentro del cráneo...


A veces, con una nota no basta, como si la insistencia no fuese mayor motivo para ignorar al/la pesad@.

La respuesta que hubiese dado yo sería: "Lo siento, no tengo esas canciones"...

Aunque el "God hates you" de Sith si que la llevo, pero no suelo ponerla...

Para de poner ese sonido.  Dios te odia. Recuerda cual es tu profesión.

Otras son una amenaza velada.  Que pasa en Cali (¿fornia? ¿Colombia?) con los DJ's que no satisfacen las peticiones de los clientes del local o ponen música que no les gusta? ¿les rompen las piernas, o es algo peor?
Soy de Hollywood.  El DJ nunca haría esto en Cali...

Muchos paletos se creen que el DJ es un pringado de día que busca en la noche un complemento a su sueldo de mierda en su trabajo de mierda.  Pues yo conozco gente que gana un pastón y que tiene trabajos muy respetables y que si hace eso de noche es meramente por hobby.  Igual el aprendiz de Steve Jobs se cree mejor que el señor que está poniendo música...

 Jodido, no dejes tu trabajo de día (Burguerking)... sip...

En esta notita, la inclusión del artículo me deja anonadado.  ¿Cambia el sentido de la frase?

Tu eres LA mierda

Está claro que al tipo que escribió la siguiente nota no le gustó demasiado la propuesta musical del DJ de turno.

Hoy fué la peor muestra de DJing de la historia de la música 

El chantaje emocional es otra vertiente explotada. Tratar de hacerle creer al DJ que es su música la que está estropeando la fiesta.  Eso suele pasar cuando una boda aterriza donde estás pinchando, por ejemplo. La ceremonia y la comida ha sido estupenda y ahí estás tú, estropeando el día más importante en la vida de unas personas...
Megan y Jenny, en este caso, escogieron el lugar erróneo para emborracharse.

 Esta fiesta hubiese estado mejor sin esta jodida música. ¡A mamarla! Megan y Jenny

Los DJ´s no son adivinos.  Para ti un artista puede ser fundamental en tu vida.  Pero puede suceder que el DJ ni haya oído hablar de él/ella.

 ¿A que Mariah se referiría?

Yo hubiese respondido: Lamentáblemente no la tengo debajo de la mesa de mezclas ¿has mirado en el baño?

Otra muestra de preguntas ambiguas.  El DJ no tiene por que ser clarividente... 


Mi respuesta hubiese sido fácil... Supongo que actuando en algún concierto. O si no, en su casa.  Debajo de la mesa de mezclas no la tengo.  Y en las maletas de cd´s, tampoco....

También hay gente que se aburre o a la que nadie hace caso.  Dejarles subir a la cabina es un error.  Te van a dar una chapa terrorífica, seguro.  Dejarles husmear en tu maleta de vinilos y cd´s es otro error tremendo.  Es mejor cortar por lo sano de principio, educadamente, antes de que tengas que mandarl@ a la mierda o llamar a seguridad.

 ¿Puedo estar contigo? No tocaré.

Coño... Si te dejo subir es por que estás rica y para que me toques, ¿no te parece?

Ya conté lo de la excusa del cumpleaños en el post de ayer...

 ...es el cumple de mi amiga Kate y a ella le encanta Mariah Carey...

En estos momentos, echas de menos una camiseta como esta que ya vimos...

No me importa si es tu cumpleaños.

Ni el de tu prima Kate...

Algunas notitas empiezan bien pero terminan fatal.  Cuando el DJ casi estaba considerando la petición, van y lo estropean.  En esta... ¿Que esperaba que le respondiera el DJ? ¿Te la pongo pero luego tienes que acostarte conmigo?


Querido Leon: ¿Puedes ponerme, por favor, Backstreet boys y East 17.  Son mis favoritos.  P.D. Tengo herpes. Ally.

Ally ha querido poner un corazoncito antes de su nombre, para transmitirle afecto al DJ.  Pero él sólo ha retenido una palabra de las 18 que hay en la nota; herpes.  Si los Backstreet boys o East 17 estaban en el set-list, serán borrados de inmediato.

Mañana, la tercera parte...