No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

lunes, 28 de noviembre de 2011

De perder

Admiro la gente que  es capaz de plasmar una idea con palabras a la primera.  Yo no puedo.  Me puede llevar veinte minutos en escribir un post, pero a veces tardo tres días en publicarlo por que cada vez que lo releo encuentro un fallo y toca corregirlo.  Ya no digo nada las vueltas que le estoy dando a la novela.

Este post, por ejemplo, empezó como un paréntesis en medio del último que publiqué y como era un desvarío muy complejo para colocarlo en un escrito sobre el porqué de una coleccion de canciones oscuras, terminé trasladándolo a una hoja en blanco.

La Depresión va a ser en breve la enfermedad con mayor incidencia en la humanidad y la principal causa de muerte.  Hay muchas lecturas sobre eso.  Yo creo que es porque estamos instalados en un modelo triunfalista de la sociedad completamente erróneo.  Se magnifican en exceso las victorias, cuando lo normal es perder.

Cuando quedas segundo en una carrera, pierdes.  Cuando el amor de tu pareja se termina a los tres meses o a los tres años, pierdes.  Cuando te despiden del trabajo, pierdes y cuando tienes que ir a trabajar, también pierdes porque todo el mundo preferiría quedarse en casa.  Cuando tu hijo trae malas notas, pierdes y cuando las trae excelentes, también pierdes por que seguro que es un negado para los deportes o sus compañeros le hinchan a collejas por empollón.  Cuando en Egipto echen a los militares y formen un gobierno, perderán, porque ellos creerán que han conseguido una democracia y lo que tendrán será una partidocracia esclava de los mercados, que es lo que tenemos en el resto del mundo. En esta vida, perder es lo NORMAL.  Todos ganamos alguna vez, si.  Pero eso sucede en contadas ocasiones.  Y todos los triunfadores en un campo son perdedores en otro.

El modelo social en el que vivimos no prepara para la derrota.  La mayor parte del tiempo vivimos sinsabores.  Situaciones que no nos son agradables.  Reveses inesperados, malas noticias, frustraciones por que las cosas no salen como esperamos.  Muchas veces es porque las expectativas creadas estaban basadas en principios erróneos o montadas sobre premisas sobredimensionadas.

Analicé varias veces y desde diferentes ópticas mis dos últimos bajones anímicos.  Le dediqué mucho tiempo a ello porque no me gusta estar decaído, coño, que la vida son cuatro días y ya han pasado dos. 

El primero fue por querer levantar una casa con algodón de azúcar.  Con la primera lluvia, se vino abajo.  La culpa es mía, por imbécil.  Una casa se levanta con ladrillos o con tablas de madera, no con algodón de azúcar.  El segundo fue por perder un partido que estaba perdido.  Si faltan diez minutos para que termine el encuentro, vas cuatro goles abajo y juegas con ocho, dar patadas y tratar de remontar es de idiotas.  Asume la derrota y hazte colega de los que te están ganando.  Sácales unas cervecitas, al menos.  No pierdas el sentido del humor. Te permitirá reírte mientras saboreas las cañitas.

Hay una forma de no perder y es no jugar.  Pero eso es de cobardes.  Si hay que jugar (y hay que hacerlo) asimilar cuanto antes que vas a perder previene de la frustración que genera la derrota.  Y cuando consigas victorias parciales, disfrútalas a fondo, porque volverás a perder en breve.  Y no pasa nada.  O no debería pasar.  Pero sucede.  Nos desanimamos y nos deprimimos por que no conseguimos lo que queríamos. ¿Y? Pues a seguir intentándolo, que algún día ganarás.  Y volverás a perder los cuatro, cinco o veinte siguientes.  Porque es lo NORMAL.  A pesar de todos los ídolos de barro que encumbramos como modelo a seguir porque ganaron algo.  Enhorabuena para ellos en ese momento.  Pero al poco tiempo desaparecerán de los titulares por que volverán a perder como el resto.

No es más rico el que más tiene, dicen, si no el que menos necesita.  Ganar no significa ser Campeón del Mundo.  Despertarse todas las mañanas es una victoria contra la muerte y hay que celebrarlo, porque ese partido también lo vamos a perder algún día.

¿Perdiste? ¡y qué! No vayas con la cabeza gacha ni con el ánimo alicaído por eso.  Recuerda: es lo normal, lo habitual, lo cotidiano.  Afligirse por algo que es ordinario es de idiotas.  Y sigue jugando.  Si sabes hacerlo con la actitud adecuada, es divertido.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Te voy a contar una cosa : A mi me gusta mas perder, pq al final veo q me esfuerzo mas cuando pierdo q cuando gano ... y me divierto mas

P.d: Al poker no , eh

Lechuguito dijo...

Genial!!

Pacocho dijo...

ganar o perder es una consecuencia que no importa un carajo... lo que importa es como se juega...

Bidan dijo...

Se aprende más perdiendo que ganando, (si quieres aprender) eso tenlo claro.

A lo que me refería, Pac, es a eso, a la actitud con la que juegas. Pueden pasar tres cosas: Que jueges mal y pierdas, que juegues mal y ganes o que juegues bien y pierdas. En las dos primeras premisas hay que saber hacer autoanálisis y ver que es lo que se ha hecho mal. En la tercera, hay que saber asumir que eso es NORMAL y no agobiarse. Podría parecer que hablo de poker, pero no, aunque también vale.

Cuando haces las cosas bien y ganas también tienes que tener claro que no siempre va a ser así. Hay que saber celebrarlo. Yo suelo votar por ir a bañarnos a La Fuente...

María Beatriz dijo...

Ganar y perder son dos caras de la misma moneda. Apenas son ideas, conceptos fabricados por los humanos para entender la realidad.

En definitiva, todo pasa...

Un beso
Maribe

Bidan dijo...

Efectivamente, querida. Lo importante es la actitud de cada uno ante lo que hace, sin importarle los baremos sociales...

ѕocιaѕ dijo...

Hasta que esta cosa deja comentar en tu blog, es extraño porque no es la primera vez que pasa que nos bloquea el acceso =S

Como dicen por ahí y es bien cierto "si algo tiene solución para qué te preocupas, si no la tendrá también debes dejar de hacerlo" en este caso, sabemos que en el transcurso de la vida habrá muchas pérdidas y errores que vamos a cometer y lo único que nos queda es saber y estar preparados de manera tal que no nos afecte tanto afrontarlo.

Bidan dijo...

Puse un moderador de comentarios, para evitar que algún retrasado dejara aqui sus miserias mentales.
Si te encontraste un bloqueo al blog, fue por que tu navegador es Chrome y el puto le cogió manía a un link que tenía.

Efectivamente, a eso quería referirme. A una actitud previa a lo que vas a hacer sin entrar en la valoración social del resultado. Que, no nos engañemos, muchas veces nos afecta....