No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

sábado, 15 de octubre de 2011

Vinilos vs. Cd's vs. Virtual DJ (2)

Los Cd'-R ofrecieron una ventaja enorme a los DJ's.  Antes, si en un set en vivo querías poner 18 canciones, tenías que llevarte 18 vinilos o 18 cd's.  Con los grabables, esas 18 canciones cabían en un sólo disco.  No se si habréis visto alguna maleta de DJ con Cd's regrabables.  Las mias contenían todos los cd´s duplicados, por si alguno fallaba o si necesitabas dos canciones de un mismo disco.  Al lado, el contenido de cada uno, pulcramente impreso en excel.  Cada cd, con una etiqueta impresa.




Cuando me trasladé a Galicia, me quedé sin público para mis sesiones de revival de la New Wave.  Aqui apenas cuajó esa movida, así que abrí mi espectro de escuchas hacia el indie-pop.  De ahí nacieron las Eclectic Sessions, de las que tengo editadas 14.

A los gestores del Playa Club les gustó la propuesta y me ofrecieron una Residencia en la Nordic, donde hago un par o tres de sets en vivo al año.  Me gusta preparar las sesiones y, con el trabajo, tres días fuera de casa, antes no me daba tiempo para más.  Este año ha sido algo complicado a nivel personal y desde marzo he preferido recluirme un poquito más en casa.  Ahora ya va siendo hora de que vuelva a salir un poquito más.
 
Soy bastante meticuloso y perfeccionista.  Uno de los gadgets que adquirí fue una impresora con un kit para cd´s para poder sustituir las etiquetas por cd´s imprimibles.




En una maleta con 180 cd´s caben cerca de 3000 canciones.  Otro gol al vinilo en cuanto a portabilidad.

Hace un año y medio, me compré el Virtual DJ.  Hay otros programas que simulan un entorno de DJ, pero después de testear tres o cuatro, me decidí por éste.  Desde entonces, no he añadido ningún Cd a las maletas, que han quedado aparcadas.  Un millar de discos y un montón de horas de trabajo, durmiendo en una estantería.

Compré un disco duro portable de 600 gigas.  En él caben el equivalente a 1.400 discos.  Unas 25.000 canciones, al tamaño que se comprimen hoy.  El aparatito es del tamaño de una BlackBerry.  Con eso, un portátil, una controladora para el Software y dos cables, puedes ir a cualquier parte sin tener que cargar con las maletas de cd's.  Comodidad a tope y sin el riesgo de que te pierdan las maletas facturadas si coges un avión.

A estas alturas, hay que hacer un matiz; el trabajo de DJ consta de dos partes; una artística y una técnica.
En la parte artística entra la selección musical y la forma en que decides hacer las mezclas.  Eso no hay software que lo sustituya.  Por mucho equipo que tengas, si eres un tarugo, la sesión será un desastre.

La parte técnica consiste en, una vez decidido el punto donde quieres hacer la mezcla, efectuarla, normalmente cuadrando las baterías de los dos discos y subiendo el volumen de un plato y quitando el otro.  Con los vinilos, buscando la primera batería se emplea un tiempo precioso.  Soltar el vinilo en el momento adecuado, sin relojes que te orienten, requiere una destreza determinada.  Bajo la presión del directo, más aún.  Efectivamente, hacer una buena sesión (técnicamente hablando) con vinilos es mucho más difícil que con cd´s o con software.  Y tiene su mérito, su encanto y hay que reconocerlo.

Pero el software ofrece varias ventajas sobre los cd's y, por ende, sobre los vinilos, para facilitar la parte técnica del trabajo de DJ.  Ya he dicho que sobre la vertiente artística no hay milagros.

1- Memoriza varios puntos en una canción.  Eso, con el vinilo, es imposible.  Buscar la primera batería buena para soltar la canción lleva un tiempo que con el Virtual, se consigue oprimiendo un botón

2- La búsqueda de canciones y la forma de ordenarlas, ya sea por BPM's (velocidad de la canción) o por orden alfabético.  Con dos toques de ratón tienes localizado un tema en el Disco Duro, o las canciones ordenadas por velocidades, con lo que es mas sencillo encontrar una que vaya a quedar bien con la que está sonando.

3- Puedes grabar lo que estás haciendo directamente al ordenador, sin cables y en calidad digital.

4- El soft te avisa si tratas de parar una canción que está sonando.  Que levante la mano el Dj que nunca ha dejado en silencio una pista, aunque sea un segundo, por equivocarse de plato.

5- Yo no uso efectos.  Mi forma de poner música es enlazando canciones.  Pero el soft permite loops, efectos varios y la adición de samples con dos clics de ratón.

6- Con el Virtual DJ puedes pinchar vídeos.  Este creo que es el futuro.  El problema estará en hacerse con una colección importante de los mismos y el tamaño que ocupan.

7- Si prefieres el tacto del vinilo, hay kits de vinilos con mp3.  Se pueden conectar unos platos espceciales al Virtual DJ.  Análogamente, se pueden conectar a la controladora platos tradicionales, mediante los que puedes hacer sonar 4 fuentes simultánemente.  He visto pinchar a 4 platos, pero eso está al alcance de los genios.  Con la ayuda del soft, eso puede hacerlo gente con menos experiencia.

8- El soft tiene una onda de audio a la vista que te permite cuadrar las baterías visualmente.  Esto es especialmente útil en locales donde el sonido no llega bien a la cabinda del DJ.  Para determinados estilos, cuenta con la opción de cuadrar las baterías automáticamente, con lo que todo ese trabajo que tiene que hacer el DJ de vinilos (si no sabe de memoria los pitch) te lo ahorras.

9- El formato de sesión ha cambiado definitivamente.  Antes, cuando te daban una cinta para que la grabaras, preferías que fuera de 90 minutos.  Las de 60 tenían dos caras de 30 y eso, en 6 o 7 canciones, estaba lleno.  Con la llegada de los cd´s, las sesiones tipo pasaron a tener una hora y poco más, limitada a la capacidad de 74 minutos de un cd.  Esa curiosa medida es por que es lo que dura la novena sinfonía de Beetoven.  La mayoría de cd's de ahora tienen una capacidad de 80 minutos.
Si grabas un archivo digital, puedes hacerlo durar lo que quieras.  Ahora mismo estoy terminando de editar una sesión de... 7 horas y media, el equivalente a 6 discos, en una sola pista.  Esto, para locales donde no tienen DJ es perfecto.  Grabas la sesión, le das al play cuando abres y no hay que preocuparse de la música hasta la hora de cierre.

Si Pedrosa y yo hacemos una carrera en vespa, seguro que me gana.  Pero si él va en Vespa y yo puedo coger la Daytona, es más que probable que le gane.  Hacer el Dakar en bicicleta tendrá mérito, pero en moto llegas antes.

Me parece estupendo que la gente prefiera pinchar en vinilo de la misma forma que me parece perfecto que alguien se compre una moto para pasear.  Yo también se hacerlo, pero del mismo modo que cuando me monto en la Daytona es para correr, si uso el Virtual DJ es por que consigo mejores resultados que con los vinilos.  Y ese resultado final, creo, es lo que cuenta.  Mejor final con menor trabajo.  Para mi está claro.
No se trata de renegar de una forma de hacer las cosas, si no de adaptarse a las nuevas tecnologías y sacar provecho de ellas.

2 comentarios:

María Beatriz dijo...

Hola Bidan:
Es impresionante cómo va cambiando la manera de hacer las cosas por el avance de la tecnología.
Siempre lo tradicional tendrá su saborcito especial, pero pienso que en algo como tu actividad, "aggiornarse", en definitiva, mejora la calidad y la eficiencia del servicio que prestas como DJ.

Muy buen post!
Besos

Bidan dijo...

Lo tradicional, en efecto, tiene su encanto.
Pero yo soy más de renovarse o morir... :)