No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

martes, 2 de agosto de 2011

Evil Seeds

Cuando el cuerpo no está todo lo fino que debiera, el espíritu se resiente. Es lo que me sucede los días en que la espalda insiste en llamar mi atención a base de punzadas de un dolor algo superior al habitual, ese justo que supera el umbral de lo soportable. Para modificar el ánimo, la mejor droga que hay es la música.  Pero del mismo modo en que los analgésicos a veces no quieren funcionar para aliviar el dolor, la música no sirve para cambiar el estado de ánimo.  Entonces es mejor no insistir y buscar alguna melodía que acompañe, sin más.

Estoy intentado montar una sesión movidita con lo mejor del 2011.  Para ello estuve jugueteando con los paquetes de bits de una carpeta donde voy acumulando canciones a tal efecto.  Había dos que estaban mal archivadas y que fueron la señal, junto con una falta de empatía con los temas de más de 140 bpms, para el cambio de folder y pasarme al de atmospheres, a donde me llevé los dos temas, aunque el primero también se quedó en la carpeta eclectic 2011.

No hace falta ser mallorquín para apreciar esta preciosa canción pop.  Una historia sencilla de taberna de pueblo de pescadores. 

Un poblet de pescadors,
es caçadors juguen a cartes,
a taula dos missers
amb escriptures beuen cafès.

Via satèl·lit, Manchester United,
juga el Celtic de Glasgow,
pintes de Guinness, fish and chips i pilsens,
només homes de molt bon humor.

 
A mi se me terminan de erizar los vellos que faltaban en el minuto 1:39.


 Me viene a la cabeza otra preciosa canción cantada en mallorquín, Si vens. Es de mediados de los noventa.

La canción contiene una frase que me evoca inmediatamente al Le vent nous porterá, de Noir Desir...

Vaig anar a trobar camins de foc
me´n tornaria anar més enfora que mai
i no tinc por de somiar
que me perdre pels camins
o que no tornaré mai més
jo no sé de quina benda bufará...

(Fui a buscar caminos de fuego
volvería a ir más lejos que nunca
No tengo miedo de soñar
que me perderé por los caminos
o que no volveré jamás
No se de que lado soplará...)



Surfeando de lleno en la ola de la melancolía termino cayendo en la tercera canción. The Raveonettes son un dúo sueco con clara influencia 50´s y 60´s y que se caracteriza por un sonido lleno de porquería electrónica de fondo.  Si superas Drugs y Twilight, dos temazos, ya puedes inmersionar tranquilamente en el particular universo de Sharin Foo y Sune Rose Wagner.

Del último disco está sacada la tercera canción del post. Evil Seeds. Sharin sabe transmitirle la dosis justa de languidez, sin que entremos en una zona decadente de la nostalgia y sin que sea necesario personalizar en nadie la letra de la canción. 
Los días de sol se aprecian mejor después de los de lluvia y para eso está bien dejarse llevar, de vez en cuando por la morriña del mismo modo que, a veces, es bonito caminar bajo la lluvia sin paraguas.

When you're here
I long for all those things
My eyes would steal like a thief 

and hide from you

When it rains

on this town and in this heart
I betray the ones I've come to love the most

When I'm down 

and most of all I've had
Has come to get revenge on all I've done
When I'm sad

and all love is far behind
I long for all that time I spent with you
When I'm gone
Like a raven in the grave
Young lovers sure won't spring from these evil seeds

Play with fire,
Play with you sometimes




Lo mejor de todo este proceso ha sido descubrir que puedo ir y volver de un estado de ánimo melancólico  sin que éste me ate con demasiada fuerza ni sin que me sienta a gusto más tiempo del que es correcto, unas horas nada más.  Señal de que las heridas del último puñal están cicatrizando bien.  Perfecto, por que tenía ganas de volver a juguetear con canciones pausadas, para tratar de hacer un par de Sunset Shadows Sessions más. La música es una droga y determinadas músicas te pueden atrapar más de lo que quisieras, si no tienes suficiente cuidado o tu ánimo no está bien preparado.

Ahora creo que, además de querer, ya puedo, lo que les agradeceré a los mallorquines, por supuesto.  A Sharin, también.  La próxima sesión se la dedicaré de corazón...

1 comentario:

pableraspoker dijo...

Dejate de pollas y si te duele, parches de morfina. No hay necesidad de sufrir coño. Ya lo vivi yo con la pierna y el dolor es un asco. Abrazoooooo!