No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

domingo, 12 de junio de 2011

The Godfathers en Coruña

Cuando vi el cartel, el martes pasado, lo primero que pensé fué... ¡coño! ¿están vivos?.  Y vaya si lo están.  La música en directo es mi droga favorita, pero llevaba unos meses sin asistir a un concierto.  A la mayoría iba con Sesé y no me atrevía demasiado a enfrentarme a determinados recuerdos.

Pero las situaciones complicadas se afrontan cogiendo el toro por los cuernos, en el momento apropiado, así que enredé a Rudy (y a Alejandra, de rebote) y nos apuntamos al concierto que ofertaban en Le Club, en Coruña.

Mi má, los Godfathers... Rebusqué entre los vinilos y encontré este, comprado en... 1988...  El disco lleva conmigo 23 añitos, pues.  Más de media vida...  Me lo llevé para que me lo firmaran, cosa que conseguimos nada más llegar.



Pillamos a los hermanos en la calle y nos plantificamos una foto rápida.
 

Un setlist de 23 temas parecía algo osado para unos tipos que rondan la cincuentena, pero que va.  Aguantaron mejor ellos que mi espalda.  Menos mal que me agencié una pirula de tramadol (el ibuprofeno me hace el mismo efecto que un lacasito) y pude sobrellevar la hora y media de pie, botecitos incluídos.

Presentaron una lista de sus hits de antaño más dos o tres temas del disco que lanzarán en septiembre y que promete mucho.  Vinieron con el formato Cantante-bajo-batería-guitarra, con algun apoyo curioso para lo que son...



La edad está en el espírtu y estos tipos lo tienen muy joven y trallero.  Conectaron con un público en la treintena larga de media enseguida, espaciando los hitazos.  Memorable la entrega a los coros del respetable, que harían palidecer de rubor a más de una quinceañera en un concierto de Justin Bieber.  Para dejarse la voz en el 'Cause i said so y en el Birth, school, work, death.




El doping que llevaba para la espalda me impidió disfrutar de una de las maravillas que tiene esta tierra gallega.  Envidia de la mala...


Es increíble la metamorfosis del local en cuanto termina el concierto.  Allí donde estaba el escenario (desmontable) aparece en 20 minutos una barra.  El batería me dijo que si hubiese sabido que tenía las botellas tan a mano, alguna se llevaba...


Por que al terminar el concierto estuvieron un rato departiendo con la gente que fué a verles, agradeciendo la asistencia.  Se tomaron unas copichuelas con la peña mientras les recogían los bártulos.  Molan los artistas así, naturales.  El batería me regaló, además una de las batacas.  Otro gadget para la colección.  Y este será de los favoritos.


No tenían camisetas a la venta, con lo que quedé desligado del compromiso que tenía con Sesé y es que cuando uno de los dos iba a un concierto sin el otro, tenía que traerle una.  Guardo con especial cariño la de Love of Lesbian, su último concierto, que a mi me pilló en un torneo en La Toja. Creo que ahora tampoco tiene demasiado sentido que se las siga comprando y lo que haré será pillarlas para ella, pero de mi talla.  Así podrá seguir paseándolas.

El fin de semana que viene es el Sonar en Coruña.  Pero ni el cartel apetece (exceptuando, quizá, a Cut Copy) ni tengo el cuerpo para esos festivales.  Llegamos a un punto en que un tute de esos, sin drogas, no lo aguanto.  Y luego tardo demasiados días en volver a ser persona, así que no vale la pena el exceso.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Me alegro de que disfrutaras del concierto... yo anoche también estuve en uno (ya hacía casi 1 año que no iba a uno, tuve la suerte de ser invitada a saltar con Aerosmith)... y anoche volví a pasármelo como una enana, boté y canté hasta desgañitarme... (extasiada como en un baile tribal... jeje) gracias a la vuelta de O'funkillo y los metales de La fundación TM.

Los pelos de punta... con el solo de Pepe Bao... el mejor bajista... que he oido nunca!

1 besoooo. Belén.
(Tsuna)

Anónimo dijo...

Hacía 22 años que los había visto en Granada, (en uno de los conciertos más impresionantes que vi nunca) y lo primero que pensé cuando terminó es ¡ Coño, parece que los 22 añitos pasaron solamente por algunos, porque la verdad, pedazo concierto se marcaron.Tenía un poco la mosca, al saber que presentaban Lp nuevo, y que traían un solo guitarrista, pero qué cojones, se sobraron... una trituradora,una máquina de hacer rock, sin miramientos, sin adornos, sin chorradas, directo al estómago... los tres o cuatro temas nuevos sonaron muy bien, y de los antiguos...¡¡¡madre mía!!!, i want everything, lonely man,johnny cash,cold turkey...en fin, de traca, de pañolada, alucinante. Fue un conciertazo para el recuerdo, y yo estuve allí.

Anónimo dijo...

Me alegro muchísimo de que hayas ido(a pesar de tu espalda), de que lo hayas disfrutado tanto y de la maravillosa compañía. Grande tu idea camiseta!!!
Un beso Mr. Bidan
María

Anónimo dijo...

Gracias por la buena crónica señor.

Gran gran concierto. Caña!

Los jóvenes Godfathers ¡Puta madre! :)

Puede que en octubre vuelvan con el nuevo entero.

Rudy

Periquillo dijo...

Hotia, con Rudy y Alejandra. Muy buena la compañía. Belén, los Fundación TM son lo más. A ver si vienen por aquí, ya los he visto 3 veces y alucino con ellos. Funky for ever.

Bidan dijo...

Belén (y Perico), con la fundación Tony Manero me lo pasé genial en Tortosa, ya hace 8 años.

Es un concierto absolutamente recomendable.

Bidan dijo...

Me alegro, Anónim@. Ya que no rajáis, podríais dar una pista de quien sois... :)

Bidan dijo...

El exceso con la espalda lo estoy pagando hoy, María.
Y si, las camisetas voy a seguir comprándoselas.

Bidan dijo...

Excelente concierto, en efecto, amigo Rudy. Hay que estar atentos a la programación de esta gente que ya vistes que Carlos tiene buen ojo...

Anónimo dijo...

Con tu radar no hay problem. ;)

María y Perico, nos va aguantando bien :)graciñas.

Rudy