No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

martes, 8 de febrero de 2011

El diario de Bidan Jones

Desde que empezó el año no he leído un periódico, aún.  Ni deportivo.  Bueno, tengo que reconocer que le he echado un ojillo a la clasificación de fútbol de 1ª división un par de veces con una sonrisilla en los labios, sobre todo recordando esas apuestas que tengo cruzadas a "Barça campeón, -9 puntos".  Pero nada más.
Tampoco he visto ningún boletín de noticias en televisión.  Me voy enterando de lo que sucede en el mundo por lo que me cuenta la gente y por algún flash horario de la radio nocturna, cuando lo pillo y le presto atención, lo que no sucede demasiado a menudo.
La verdad es que, ahora mismo, me importa un bledo lo que ocurre en el mundo.  En mi entorno cercano, hay dos amigas, en la treintena media de años, con algún tipo de cáncer, lo que me ha ayudado a relativizar muchas cosas, como por ejemplo que es lo que haré cuando tenga 67 años.  Me importa más, ahora, aprovechar el tiempo de la mejor manera posible. Así que estoy completamente centrado en establecer nuevas pautas de actuación para la otra mitad de mi vida. Y en vivir los días que me encuentro de regalo por las mañanas.
Desde que me quedé sin trabajo (remunerado mediante nómina) he descubierto lo delicioso que es pasar despacio por la vida.  Para una mente hiperactiva como la mía, eso es un contrasentido, pero está dándose cuenta que también es divertido hacer menos cosas a la vez.  Pero mejor.  El mecanismo consiste, simplemente, en aplicar el hábito que me inculqué, por ejemplo, con la comida, cuando decidí perder peso, al resto de acciones diarias.  Comer despacio, masticando lentamente y saboreando la comida (texturas, olores, sabores) ayuda a que la digestión sea más fácil, amén que te sacias con menos cantidad, lo que contribuye a que comas menos y, por ende, a que el input de calorías diarias sea menor.  Y disfrutas más de los alimentos, por supuesto.  Más deleite para el paladar.
Con el resto de actividades hago lo mismo.  Recados que antes habría hecho en una mañana los distribuyo en una semana.  Me entretengo en Correos hablando con la cartera y en la Farmacia con la farmacéutica. Me afeito más despacio, con lo que consigo un mejor resultado y no necesito hacerlo tan a menudo.  Me tomo la molestia de prepararme un buen desayuno, con lo que preciso cocinar menos al mediodía.  Y no trabajo con más de dos ordenadores a la vez (llegué a hacerlo hasta con 5, cada uno con su tarea).  Como ahora.  Escribir este post en uno, mientras pongo orden a una carpeta con 400 maxis de música disco de los 80.  Si me llaman por teléfono, dejo de escribir y paro la música.  (Si, antes no lo hacía...)  Creo que he desarrollado un par de métodos que tendrían utilidad para niños (y adultos) con TDAH, aunque creo que es pronto para certificar su eficiencia.
Me impuse un horario, sobre todo para poder petármelo. Por tener una pauta diaria y no dejar que sea el cuerpo el que indique que es lo que apetece hacer en cada momento.  El cuerpo tiende a ser perezoso.  Y una cosa es el relax y otra la desidia.  En el horario he añadido esta semana unos espacios temporales para escribir.  Ahí si me he vuelto muy perezoso.  Tengo decenas de notitas para desarrollar y una docena de larga de posts, de lo más variado, en modo borrador, pero no he encontrado el momento para desarrollarlos.
(ahora pararé de escribir.  Empieza un satélite para Praga que quiero jugar bien.  En otra época hubiese añadido una tarea más al momento...)
Y leer.  Tal y como está el mercado laboral, lo mejor que puede hacer uno (el que pueda) es invertir el tiempo formándose, a la espera que mejoren algo las condiciones ofertadas o las oportunidades.  Buen motivo para seguir de año sabático, las mierdas que están ofreciendo, aprovechándose de la cantidad de gente que necesita un curro.
Cinco párrafos.  Ya está bien por ahora.  Para mí y para vosotros.  Otro rato, más...

4 comentarios:

MegTuning dijo...

.

MegTuning dijo...

Por desgracia a Luci le acaba de pasar lo que a ti (mas o menos). Tres años de entrega a su empresa, que coño, al puto grupo Eroski, como encargada de suministro a tiendas de toda Galicia.
Se comia festivos, sabados e incluso domingos, hacia tantas horas, que tenia 215 horas de exceso de jornada... y mira tu, por ley solo le pueden pagar 80, y como se le acaba el contrato no se las pueden ni dar como descanso, porque no hay tiempo material.
Cuando pregunto si la renovaban la respuesta de su jefe directo fue, eres la mejor, vienes siempre que te mandamos, haces tu trabajo fenomenal, ayudas a tus compañeros... pero desde la direccion no nos permiten hacer indifinidos y tu contrato no permite ampliacion...

Para su sitio? Una becaria...

Con dos cojones tu, lo que hace una licenciada en ciencias empresariales lo puede hacer una puta becaria, que viene con subvencion incluida y es coleguilla del superjefazo...

Y luego nos extraña que los alemanes venga unica y exclusivamente por el personal cualificado... joder, si nosotros lo tratamos como escoria...

Subanempuejenbajen y thats thes trugden calite (esto es calidad del anuncio de estrella galicia) es lo unico que me se, pero a este paso quiza seria buena inversion un cursillo de aleman...

Ya te pegare un toque para que veas el piso nuevo, obviusly con churrascada incluida... ;)

todavia dijo...

Una cosa a la vez, eso me agrada. Aunque es eso, precisamente, y dormir mucho más lo que más me hace falta.

Hasta tu blog se lee distinto. Me gusta.

Bonnie and Clyde dijo...

Amen