No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

martes, 18 de enero de 2011

San Vicente. Dia 4

No se si se puede estar más ocioso.  Relajado quería decir.  Ocioso puede contener connotaciones negativas.  Relajado no las tiene, en la mayoría de ocasiones. Empezamos el día con el paseíto matinal hasta la playa.

Me queda claro que este paseíto no somos los únicos que lo hacemos.  Esa playa, con el Cantábrico al frente es un lugar magnífico para reflexionar o para, simplemente, contemplar ese pedacito maravilloso de naturaleza...


O para pasar un ratito divertido entreteniendo a tu mejor amigo...


A la vuelta ya teníamos precio justo para el salto desde el puente, cubierto por los dos financistas, aunque faltaba un metro de marea para asegurar que en el salto no me quedara clavado en el fondo de la Ría o algo peor.  Cuando digo no es no.  Y cuando digo Voy es voy...  Aplazarlo 24 horas tranquilizó a Alvarito, al que no veo demasiado convencido de que el evento tenga lugar en su pueblo.  Si estuvieramos en San Pedro de algo, ya tendríamos fotos de mi chapuzón invernal.  Creo que la única dificultad del mismo consiste en llegar luego a la orilla sin pillar una hipotermia...


De vuelta al centro, me sorprendió esta máquina.  No tiene una vaca dentro, pero casi.  La leche que saca dicen que es espectacular.  Habrá que bajar mañana con un envase para probarla...

Un magnífico solecito calentaba inusualmente ese lunes de enero.  Era obligado sentarse en una terracita a disfrutar de él y de unas cervecitas frías acompañadas de unas rabas.



Y nueva tarde-noche sin mucha historia.  Zapping por los eventos deportivos buscando una apuesta con ventaja para implicarnos mas en el partido.  Bien por España en balonmano.  Lástima que en la NBA no andamos finos, a pesar de lo que pilota Pacocho.  Lo peor de todo es ver como tu equipo gana de 3 cuando apostaste con hándicap +3.5...  Seguimos sin salir de pobres pero continuamos pasándolo bien.  Relajados y contentos.  Se puede pedir más, pero sería feo...

3 comentarios:

Periquillo dijo...

Para la apuesta del puente tengo una silla de ruedas en el garage. Inconsientes. Y eso que parece que no estáis chupando mucho.

Corbein dijo...

Os llamo hoy miercoles, que os tengo abandonados :P

Bidan dijo...

16 cervezas han durado 5 días Peri, así que te harás una idea del slow rythm que llevamos...
El salto del puente tiene 2 inconvenientes:
1- La profundidad, que con la marea alta creo que es suficiente.
2- la distancia desde el punto de salto hasta la orilla y la temperatura del agua, con el consiguiente riesgo de hipotermia o de shock térmico al entrar en el agua.

Nos vemos hoy, pues, Edu...