No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

lunes, 6 de septiembre de 2010

Ramones

Tenía una pequeña deuda histórica que saldé el viernes, aunque sólo en parte. Nunca había visto a los Ramones en directo. Ahora ya tengo una cruz sobre el grupo. Aunque sólo queda vivo uno (el único que no se metía drogas, sólo alcohol y mujeres) el espíritu sigue siendo el mismo.
Lo primero, constatar que la Capitol no es el Monte do Gozo. El sonido, eso si, estupendo.



Abrieron puntuales. Tenía que escojer entre los teloneros y unas raciones. Con el estómago vacío no disfruto tan bien las cosas, así que opté por unos mexillons y una ración de orella. Lo siento, nenos, me hago mayor...
En los previos de un concierto es uno de lospocos momentos en los que me permito unas cervecitas. Aunque la Heineken, lo único que venden en la Capitol, no sé si se puede incluir en esa categoría. Yo es que soy más de la Estrella Galicia y ese cuerpo serrano que tiene. Las curvas rectas de la danesa no son mi tipo, la verdad...
Habían prometido 32 canciones y tocaron 32.



Escoger una canción para ir a mear, es un reto. Tienes menos de 2 minutos y medio. Y no me traje la botella de Minute Maid que acompaña las sesiones largas online. Pero bueno, ¡reto conseguido!



Molan estos conciertos por la media de edad. Dudo que hubiera mucha gente de menos de 25. Y había unos cuantos por encima de 50. Al menos no te dice una niñita de 18 añitos...: "¿le importa darme fuego, señor?".



Canciones directas. Punck-rock en estado puro. Dos minutos y a la siguiente. En una hora y poco más despacharon el repertorio que traían.



Repaso lo que tengo de Ramones en casa y lo tocaron todo, menos el I wanna live. Un descuido perdonable....
Hey ho! Let´s go!

2 comentarios:

todavia dijo...

A ver, a ver, a ver: explicanos con calma ese asunto de la bottela de Minute Maid...

Bidan dijo...

Bueno... está claro que tu nunca fuiste a mear, dejando un torneo de poker en marcha y te encontraste a la vuelta que perdiste unos ases.
Para evitar ese desastre, antes de que se inventaran los descansos sincronizados en las salas (siempre y cuando juegues en una sola), existe el recurso de la botella de Nestea (por el cuello ancho). La de Minute Maid también es de cuello ancho, es blanca, impide ver el interior y evita confusiones. El nestea y las micciones tienen un color parecido, a veces... :)