No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

martes, 7 de septiembre de 2010

Ráfagas al cielo



Apenas disfruté de la victoria de Pedrosa. Ni la de Elías. Con la de Márquez si que me lo pasé bien. Pero todo se borró con la terrorífica caída a la salida de una curva rápida de Shoya Tomizawa, a mitad de la carrera de moto2. Alex de Angelis no pudo esquivarle y le golpeó en el casco. Scott Redding tampoco pudo esquivarlo y chocó contra su tórax. Ambos impactos, a más de 200 kilómetros eran casi mortales de por si. En ese momento me quedé completamente paralizado frente al televisor, sin poderme mover durante diez minutos.
Soy un fan de esas máquinas. Se lo que es ir a 270 kms. por hora. Raspar la rodilla en una curva, atravesando los jeans. Terminar arrastrando por el asfalto después de haber apurado demasiado una maniobra. Sentir un subidón casi sexual después de enlazar una serie de curvas o de un adelantamiento a otra máquina después de apurar mejor una frenada. Las cosas emocionantes de veras, las que valen la pena de verdad, son las que pueden terminar muy mal.
Hace años que no me monto en una máquina de esas, pero hace meses que planea sobre mi cabeza comprar una, de nuevo. Tener en mente que un accidente como el de Tomi, ayuda a cortar gas en más de un momento.
Un lamentable accidente, de verdad. Por desafortunado. Las medidas de seguridad en las carreras del Mundial hacían que lleváramos 7 años sin muertos en una carrera grande. Aunque hace una semana un chaval de 13 años moría atropellado, también, en una prueba infantil.
El infortunio, empero, espera agazapado donde menos se le espera. No quisiera estar ahora ni en la piel de Alex de Angelis ni en la de Scott Redding. Nada pudieron hacer, pero seguro que estarán en uno de los momentos más amargos de su vida. Ánimo, señores, no fué culpa suya. Era inevitable.
Tomi, un abrazo. Se va un tipo alegre. Que tenía el defecto de ir mucho por el suelo, arriesgando. La última caída fué la peor de todas.
Cada día puede ser el último. Hay que aprovechar los días que nos regala el Universo....

3 comentarios:

Pacocho dijo...

No se que decirte. Si eres piloto estas cosas forman parte de tu profesion. Wayne Rainey se quedo paralitico, Doohan cojo, A Sito le paso una moto por encima y no volvio a ser el mismo. Criville se pulio la mano hasta el hueso. Ir como una bala en una moto es una profesion de riesgo. Si hubiera muerto como aquel otro japones en Suzuka, debido a a que estaban corriendo en un circuito antiguo sin seguridad, pues es la culpa de alguien, pero en este caso es solo un accidente sin mas, como le puede pasar a cualquier motero en cualquier curva...

DEP de todos modos

todavia dijo...

Yo no se pero no me subia a una moto a correr asi por nada.

Nunca pude ver el accidente porque suspendieron todos los videos en yutu.

Bidan dijo...

Un accidente lamentable, en efecto, Pacocho....

Esas máquinas son un experiencia única.
El accidente estará por alguna parte, seguro. Pero puedes ahorrarte la visión. Vivirás menos compungido...