No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

domingo, 4 de julio de 2010

México lindo. Dia 9

Poco que contar del reton.no. En la crónica de ayer nos quedamos en el previo del partido, que pudimos ver hasta el minuto 70... Había un grupo bullanguero que animó con entusiasmo y alegría. Nosotros, con no quedarnos dormidos, teníamos suficiente. Ellos acababan de llegar y nosotros ya teníamos una semana de desgaste en el cuerpo.



En el atobús nos turnábamos para llamar a España para preguntar como iba el resultado. Una vez concluido el match y soltados los vítores de rigor, fuimos cayendo como moscas...



Las colas típicas para facturar y un retraso de una hora en la salida. Tiempo y aburrimiento llevan a las últimas tonterías en territorio mexicano... Será per fer el burru... :)



La última foto de grupo y cada uno a su avión...



Ni me enteré de que despegábamos. Me desperté para la cena y para un pis al cabo de un rato. El resto del rato, sobando como un angelito.
En Barajas me toca media lotería. Tratando de hacer el auto-check in, me dejo una de las maletas al lado de la máquina. Al cabo de 20 minutos, en la cola de facturación, me doy cuenta que no la llevo (andaba empujando una de Fran) y al ir a buscarla, ahí estaba, pobriña. Era la maleta donde llevaba las compras de México y todo lo de valor. Es esa maleta que no se despega de tu lado y donde llevas lo imprescindible por si te pierden la gorda... Uf...
Embarco hacia Galicia y tampoco me entero del viaje. Ni del despegue...
17:30, aterrizando en Coruña. Volando (figuradamente) a Miño, vaciar las maletas, meter un traje, dos camisas, dos corbatas y vuelta al aeropuerto, dirección Barcelona. Mañana tengo una reunión.... Cuando llego, 20:50 el embarque está cerrado, faltando 25 minutos para despegar. Por suerte (debía ser San Aeropuerto, hoy) el avión viene con retraso y me emiten la tarjeta de embarque.
Al cabo de un rato, embarco por la misma puerta por donde salí hacía 3 horas apenas. Una sensación curiosa.
El viaje a Barcelona... durmiendo. Y los 45 minutos del Prat a Granollers... pues eso. Reponiendo fuerzas.
A ver si mañana tengo un ratito para tejer los retales del viaje...

4 comentarios:

todavia dijo...

Mira que con ese burro no te veias demasiado agotado XD

Esperaremos con ansia el epílogo del viaje. Bienvenido a casa.

jose javier dijo...

Benbido, rapaz

José L Ferreiro dijo...

Como era eso de los baúles de la Piquer... No te nos estreses que te queremos en condiciones... relax...

Bidan dijo...

Con el burro, gasté mis últimas energias, la verdad...

Vémonos o mércores, meu.

Stress? Nonononooo. Creo que aprendí lo de "vida relajada", que no está en contraposición con "vida intensa". A eso ni renuncio, ni renunciaré...