No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

viernes, 28 de mayo de 2010

De Meditación (2)

En el control de la mente está el secreto del éxito. La diferencia entre sobresalir y ganar está en la mente. Hay muchos deportistas excelentes, pero sólo unos pocos son campeones. Yo me conformo con ser excelente, la verdad. En un mundo de mediocres eso ya es mucho.
La mayor dificultad en el camino es el propio engaño. Es imprescindible saber lo que no se sabe y lo que se hace mal para poder progresar. El ser humano es un especialista en autojustificarse.
Analizando mis errores en sesiones de meditación voy llegando a un mejor conocimiento sobre mi. Esto me sirve para aceptar algunos defectos y corregir otros. Y afrontar mejor las situaciones adversas.
Ahora mismo se que estoy en un Tilt casi total. Es por una suma de factores, pero sé por que es y lo que va a durar, espero. Aún así me descubro reaccionando negativamente ante las controversias. Normalmente con absoluta indiferencia, que no es la mejor manera de atacar situaciones contrarias, aunque es mejor que la ira. Saber que estoy en ese estado me ayuda a prevenir reacciones desproporcionadas que no serían las más adecuadas, ni mucho menos. Pero no estoy controlándolas como debiera.
Jugando a Poker estos últimos fines de semana, el patrón es el mismo. Abro un torneo, juego sin mácula un par de horas y entonces, cuando consigo un spot perfecto para doblarme y seguir en pos del primer premio, alguien caza su 2 o 3 outer y me echa, o me deja tocadísimo. Abro el siguiente torneo, no debería pasar nada, esas cosas pasan, pero ya no juego de ninguna manera. Cuando me encuentro con un 40-60 o menos y esta vez no salen las mías, el encefalograma es absolutamente plano a causa del cabreo. Solución: No juego. Y listos.
Así que en eso consiste mi gestión del tilt. En no perder más de lo que palmaría si jugara. El siguiente paso es hacer mucho ejercicio, para oxigenar al máximo el cerebro. Pero no termino de tener la actitud correcta. Así que mejor alejarse de los ratones portugueses, por el momento.
En mi trabajo también estoy limitando mi correspondencia interna a lo mínimo imprescindible. El 80% de los mails que tengo son por que alguien no sabe lo que tiene que hacer (y debiera) o se equivocó, o me pide un informe inútil (pronto me pedirá explicaciones por escrito hasta la mujer de la limpieza, a este paso) por que no sabe buscar unos datos, o cualquier otra pérdida de tiempo por que alguien no hizo bien su tarea. En fin. Mi productividad está en la calle y no frente a un teclado. Normalmente suelo utilizar la ironía para motivar a la gente a que utilize sus neuronas. Pero estos días he pasado, sin darme cuenta, al sarcasmo. Eso suele ofender. Sobre todo al inútil, cuando no es, además, corto de entendederas.
Solución: No contesto mails estúpidos. Antes los acumulaba para responder con paciencia y cariño (e ironía). Ahora los borro. Y, misteriosamente, alguien soluciona el 75% de las chuminadas. Así que la semana que viene haré un experimento. Borraré sistemáticamente todos los mails que me envíen del trabajo. Si hay algo urgente, seguro que me lo reenvían. La semana que viene, pues, me la pasaré en la calle toda la jornada. Seguro que mi productividad aumenta ostensiblemente.
Hago algunas horas, al final de la semana, de ejercicios de meditación. Trato de estar concentrado en conceptos positivos. Eso hace que suela presentar una expresión alegre. Al menos, amable, que es lo que trato de ser con el Universo que me rodea. Concentrarme en pensamientos positivos evita que mande a la mierda a más de un incompetente en mi trabajo, que ya caerá de maduro en breve, esperemos. He decidido no discutir. No merecen ni mi desprecio ni mi rencor. Ni que pierda el tiempo por su culpa. Ni que me envenene la sangre. La paciencia tiene premio y ahora tengo una buena prueba para demostrarlo. En varias facetas. La tendremos, pues. Pero no te acerques demasiado, de momento, que muerdo... :)
¡Que importante es respirar bien! Tengo que hacer una entrada acerca de ello. A ver si el finde tengo tiempo....

4 comentarios:

7de9 dijo...

Buenos días Bidan,

En tus últimos post, este es un claro ejemplo, veo que comienzas a mezclar realidad (trabajo, mails, respondoer o no, productividad)con importantes idas de bola más bien abstractas (respirar bien, meditación....)

Desde el mayor de los respetos y sabiendo como creo que sabes que mi intención es sana pregunto...

Se te está empezando a ir la pelota por momentos?
Seguro que aún no salio el river y se jodió todo?

Un abrazo

Periquillo dijo...

Hermanito, necesitas que te haga una visita o hacérmela tú. Creo que lo tenemos jodido los dos para movernos, pero todo se andará.
Respira, coño.

Bidan dijo...

Pues estos son los serios, tu. Mira que hay idas de la olla en este blog... :)
No salió el turn, aún...

Mas que una visita, sabes lo que necesito, hermanito, ¿sabes? Pues ya sabes... :)
Y estoy respirando. Profundamente...

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.