No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

viernes, 8 de enero de 2010

Territoriales

Tengo claro que, aunque soy yo el que paga la hipoteca, los amos del piso son los gatos. Con su aquiescencia, comparto su territorio. Cuando viene alguien a casa, lo primero que debería hacer es presentarles sus respetos. A recibir las visitas a la puerta salen siempre.
Estos días me lo he pasado pipa viendo las caras de de los bichos, con muebles hacia adelante, hacia atrás, el salón alfombrado de papel de periódico para montar los collages para la pared, los armarios de la cocina vacíos y analizando que estaba caducado y que es lo que no utilizaría nunca, las toneladas de folios antiguos en medio del pasillo... Lo mejor fué cuando vacié su habitación. Donde comen y cagan, vamos. Es la ex-cueva y que utilizaba de biblioteca-archivo-trastero-zapatero, y que será, además, la de invitados, a partir de ahora. Ver sus caras de ¿a quien coño le has pedido permiso para tocar todo eso? fué divertidísimo.



Lástima que no puedan coger ni siquiera un pequeño pincel para los retoques.... Terminado todo el movimiento se pasean por la habitación husmeándolo todo. Me miran como diciendo: Bueno, no ha quedado mal... Menos mal, tu...
Para que emular a Miguel Angel no fuera un coñazo, los auriculares inalámbricos fueron una gran ayuda. Me falta colocar unos estores nuevos y queda lista. Entonces cuelgo la foto. Ahora falta ver quien la estrena. Pondré un bounty. Mariscada incluida en el precio, al primer inquilino.



Los collages que monté para la pared grande de La Cueva quedaron así:



Aproveché para forrar una cajonera que desentonaba con el resto de muebles:



Lo dicho, unas vacacioncitas que fueron dedicadas a poner orden, tanto en casa como en mi cabeza. Aún así me escapé para un par de timbillas. El torneo del Penique, donde continué con mi poca fortuna en vivo (salté en un all-in contra un 3-outer), toca apretarse los machos y a un cash en Ferrol, donde me encontré con una mesa que muchos quisieran para una casa. Salí a la paz, pero habiendo cenado. La gasofa por la comida y un buen rato con una gente magnífica.



Hoy volví a la realidad laboral. Poco tiempo tengo para estresarme. En apenas un mes y poco tengo el torneo en Isla Margarita.

6 comentarios:

todavia dijo...

Lo mejor de todo es cuando, terminada la revision, los bichos se acuestan en algun lugar con expresion satisfecha, "Ok, ¿Ya terminamos? ¡ahora si a descansar!" Como si hubieran ayudado en algo.

Mucho mejor el color nuevo que el anterior! Y eso que medio galon de pintura termino en la ropa.

MegTuning dijo...

Osea, que aun por encima de dormir de gratis invitas a una mariscada? Donde hay que apuntarse? Esto tiene truco seguro...

Bidan dijo...

Pues efectivamente, así es. Aún pasean husmeando como diciendo: "eh!, ahi hay una gota naranja sobre el parquet!"

Uy, Meg... me olvidé del detalle. La promoción no es válida para seres humanos de mi mismo género... Ahi tienen sólo incluida cama y sábanas limpias. Con derecho a ducha para eliminar la resaca y café doble al día siguiente, por supuesto...

jose javier dijo...

te quedó muy chulo el kel..
y la mesa del cash está guapíííísima !!!

trying not to sell dreams for small desires dijo...

a mi me gustaron los collages...

good job!

Bidan dijo...

Muchísimas gracias. Ya me llamaron del MOMA para pedírmelos durante 3 semanas. Ambos, collages y cajonera...
:)
Creo que lo importante, que es que transmitan la impresión de que ese es un espacio dedicado preferentemente a la música, lo consiguen...