No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

miércoles, 11 de noviembre de 2009

El muro de Berlín

Estos días, todo aquel con una cierta edad para albergar en la memoria lo acontecido el 9 de noviembre de 1989, recuerda que estaba haciendo cuando se derribó el muro de Berlín. Yo, la verdad, ni puta idea. En aquellos días andaba enamorado y, ya se sabe, cuando la oxitocina impregna todas tus células, lo único que te importa es dar rienda suelta al exceso hormonal que genera tu cuerpo. He tratado de bucear en mi retentiva, pero que va. Tengo sólo vagas imágenes de telediarios y poco más. Se ve que me la trajo bastante al pairo el desmorone del sistema comunista. Algo más importante traería entre manos, fijo. Fué el fin de la soberbia de un sistema totalitarista, del que aún quedan lamentables coletazos en el presente. Pretender que los seres humanos somos todos iguales es una solemne majadería. Por tanto, repartir por igual (en teoría) los beneficios del trabajo colectivo es una utopía que nace viciada por definición. Está claro que los mejores siempre se beneficiarán del esfuerzo de los menos capacitados. Por eso es bueno hacer políticas que beneficien a los que menos oportunidades tienen y reglamentar las relaciones humanas para que todos partamos (en teoría) con igualdad de derechos ante la ley.
Los totalitarismos tienen, cada vez, menos cabida en en la sociedad de la información. El conocimiento y la educación hacen más libres a la gente, por suerte para todos. La libertad individual mejora el colectivo imparablemente.
En fin, que estoy politizando el post y eso está muy lejos de mis intenciones, que eran las de sonreír ante el desmorone de otro muro. Con la inversión en el Florenteam, se podían levantar tres muros como el de Berlín. Con la soberbia por bandera, no se va a ninguna parte, al menos por mucho tiempo. Siempre pensé que cualquier proyecto, por pequeño que sea, debe estar fundamentado en dos pilares: humildad y trabajo. Justo de lo que carece ese grupito de millonarios vestidos de blanco que iban a rodillar el triplete, esta temporada. Un equipo humilde y trabajador les ha dado la primera lección del año, que puede ser recordado como el del frakakásso. Si, volví a ser malo y bajé a cenar a la cervecería durante el partido del Madrid. Y me lo pasé bien. Muy bien. Sobre todo viendo la cara de Florentino. Ver a cualquier arrogante desorientado, me sigue haciendo sonreír. Y me recuerda, de nuevo, una máxima vital para todo lo que haga: humildad, trabajo y paciencia. Los resultados vienen solos, con el tiempo.
A todo, sigo peleando con la gripe. He tenido que salir a solucionar algunos asuntos por las mañanas, pero me he pasado las tardes sudándola. Ayer puse una lavadora con 15 prendas entre camisetas, polos y sudaderas. El capazo de la ropa sucia apestaba a hospital que es un primor. Si con la dosis de fármacos de hoy no termino de erradicarla de mi cuerpo, exterminaré la gripe entre jueves y viernes. Todo proceso requiere su tiempo y a éste no le estoy dedicando el que se merece. Dadme dos días y estoy como un chaval, de nuevo....

4 comentarios:

Periquillo dijo...

No puedes acusar de soberbia a Floren mientras tengáis al tonto de Laporta en el Barça.
Con lo del muro pasa lo mismo que lo de mayo del 68. Ahora resulta que todos estaban allí. Y una polla. Recuerdo perfectamente que fue una sorpresa de cojones. es decir, que sólo había alemanes, corresponsales de prensa normales (no enviados especiales ni leches) y algún turista por casualidad. Se adelantó la cosa y ya está.
De lo que nadie habla es del acojono que nos entró en toda Europa de pensar que por arte de birlibirloque nos teníamos que comer un país enterito sin comerlo ni beberlo. La locomotora alemana, que tiraba de toda Europa, tendría que soportar un peso adicional de la hostia.
La RDA, curioso lo de Democrática, estaba hecha una auténtica mierda. Al loro, que algunos comunistas recalcitrantes todavía defienden ese sistema.
Eso si que fue un milagro y ole los cojones de los alemanes, que en menos de 20 años han conseguido normalizar todo aquel tomate.

trying not to sell dreams for small desires dijo...

same here....i don't really remember the fall of the berlin wall...perhaps i was too depressed that bush sr. was in the white house...or that i was in my early 20's and jobless...i do recall "waiting.." strangely, i don't recall what i was waiting for....not too far from here, there is a memorial library dedicated to ronald reagan (excuse me, while i vomit)...i've been told that outside the library stands a big chunk of wall brought back from berlin after the wall fell...i've never seen it....i've never been into monuments....i do remember that many months after the wall fell, nirvana invaded the airwaves.....perhaps this was our true "american" message to former east berliners:

With the Lights out it's less dangerous
Here we are now entertain us
I feel stupid and contagious
Here we are now entertain us
A mullato an albino
A mosquito my libido

Anónimo dijo...

Si señor, lección de humildad pero de las gordas. A Floren le queda fichar a los arbitros de cada partido, puede que asi ganen, puede...

Ponte bueno Neno, por aquí vamos librando...

Rudy

todavia dijo...

Yo tampoco me acuerdo bien del derribo del muro, pero tenemos otro que EU esta construyendo en su frontera con Mexico, decenas de veces mas largo que el de Berlin. Puedes creerlo? Se me ocurre celebrar enviando un mensaje asi:

"Mr. Obama, Tear down that wall"

Pero no creo que me hagan caso.

Ya tengo "gallo" para la copa del rey! viva el Alcorcón!!