No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Tecnología fuera del alcance

El lunes estuve cinco horas empalmando aparatos. Conexiones telefónicas, de audio, de video, wi-fi... Aparatos que, en su conjunto, valen un pequeño capital. Configurar puertos, conectar canales, sincronizar equipos, atravesar paredes, cablear periféricos. Ningún problema excepto que al vídeo le ha dado por comerse las cintas. Con la edad te comes cualquier cosa, en ocasiones.
Ayer casi me cargo la aspiradora. Si, había vaciado el depósito y limpiado los filtros. Pero aún así se recalentó hasta pararse (pensé que había fundido). Después de media hora de desmontar piezas y examinarlas como el que se cautiva con una nueva especie, di con el problema: Tenía taponado el tubo. Mimá!, cuanta mierda (y cuan diversa) cabe en el tubo de una aspiradora...
Después de cenar casi me sucede otro tanto con la plancha. No recordé que hay que rellenarla de agua, de vez en cuando...
Esta claro que algunos (la mayoría) de hombres no estamos predispuestos para batallar con determinados aparatos electrónicos. Harán falta un par de generaciones para que la evolución natural grabe en nuestros genes las habilidades necesarias para no sucumbir ante ellos. Mientras tanto, sólo nos queda recurrir a la subcontratación. En beneficio de la seguridad del hogar...
Tengo unas ganas de que monten en Miño un banco de tiempo, que ni te lo imaginas....