No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

sábado, 12 de septiembre de 2009

Sin remedio



Yolanda Castaño es conocida por ser la cara de las palabras en la versión gallega del programa Cifras y Letras. Tiene otro tag, el de poetisa, aunque sobre éste no puedo pronunciarme, pues nunca leí nada suyo, a pesar de que Montxo, un buen amigo, me recomendara algunos textos suyos, algo pasados de rosca. Cuando llegué a Coruña me contaran de ella que, en su juventud (en su más juventud), se paseaba por los bares de copas con una estética bastante gótica (mmmmmm...) y con su novio atado con una cadena al cuello. Esto no sé si es cierto, pero es de los rumores que mola difundir. (Calumnia, calumnia, que algo queda...).
Yolanda estuvo de juicio esta semana, pues se juzgaba a un tipo (utilizaba el seudónimo de Angel de la muerte) que la acosaba a mensajes esotéricos vía móvil. El tipo alegó que se los mandaba por que a ella le gustan. Si no no los abriría.
El juez le impuso una multa de 200 euros y una indemnización a la presentadora de 1.700 euros, no sin advertirle encarecidamente que, de persistir su actitud, dejaría de considerarse una falta para pasar a ser un delito, lo que le podría acarrear pena de cárcel.
No pasaron 24 horas de la sentencia y el tal Amoedo, que ese es el apellido del Angel de la Muerte, volvió a mandarle un mensaje al móvil de Yolanda...
Creo que en Teixeiro ya le tienen listo un mono naranja, talla gilipollas, unas sábanas limpias y un bote de vaselina, tamaño familiar...


2 comentarios:

Periquillo dijo...

¿Y? A mi me acosan muchas mujeres y me aguanto. Cuanta mariconada.

Bidan dijo...

Pero a ti, en plan sexual. El tipo ese se dedicaba al acoso "esotérico". Se ve que eso es chungo de carallo...