No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

domingo, 9 de agosto de 2009

Ayer estuve con Dios

Un cuarto de hora para mi y una hora y media para los demás.
Fui a la Festa dos botes, en Arzúa. El concello, en una excelente iniciativa, programó un cartel para los conciertos de las fiestas sustentado en bandas nacionales de pop-rock. Huyendo de triunfitos de temporada y de orquestas pachangueras. Ya es raro que piensen en la juventud, que no son los que las pagan.
El show empezaba a las 10 de la noche y allí estaba menda, con una previsora chaqueta de abrigo. Hacía fresca y eso, que lo diga yo... 8 de agosto, 15 grados. Temperatura ideal.
No era fácil escoger. A la misma hora podías ver a los Suaves, entre otros, en el IFEVI de Vigo. No me enteré (mataré al agendista) de que el viernes estaban Paradise Lost y Dark Tranquility, también entre otros. El sábado, en Muros, Siniestro Total y Krakovia, quien pudiera desdoblarse. También Boney M. en Ordes, pero esa era una opción descartada. Ahí si que había que entonarse para una buena simbiosis emocional con el grupo y no tenía chófer para volver.
En Arzúa abrieron Half Foot Outside. Los navarros, mas que correctos, calentaron bien a un público dispuesto a pasarlo bien.



En el descanso hice migas con unos peregrinos de Sevilla. Empezaron el Camino en Ribadeo, a 150 kms. de aqui. Telita de pateada. Van con un beagle que no vino al concierto pues está lesionado de una pata. Gente mu maja. Que tengan buen camino hasta Fisterra, señores.



A estas alturas, la vergüenza ya ha desaparecido. La gente se va soltando.



Lori Meyers es EL grupo de Granada. Antonio, el cantante lució un look a lo Paco de Buenafuente (o Marc Ros, de Sidonie) y una gracia andaluza innata. Lanzó varios guiños al público (¡viva el queso de Arzúa!) e inició la estrofa del "Mira, mira, Maruxiña, mira como veño..." que el público se encargó de terminar. Haciendo honor a la letra, por supuesto.
A Festa dos Botes empezó de verdad con "Luces de neon".



Antes de los bises, se le sacó una tarta (era su aniversario) y se le cantó a coro el "Cumpleaños feliz". En los agradecimientos, uno recurrente a toda la gente que visita esta tierra "... y é qué hemo comío mu bien...".
Cerraron con "Alta Fidelidad". La mejor, para el final. Cuando tienes repertorio no hace falta quemar cartuchos al principio. Los botes eran, a estas alturas, de tres palmos.
La última banda en actuar fué Estereotypo, que venían de Santander. Al único cantabrón que conozco es a Tizona, así que me relajé a ver que proponían. Sorprendentes. Fueron los que mas me gustaron, quizá por que su electro-pop se acerca bastante mas a mis gustos que las anteriores propuestas. Me recordaron a X-Wife, pero con mas clase. En el Youtube encontré Pleasure y City of night. Habrá que seguirles de cerca.



Antes de que terminaran aproveché mi credencial de periodista para tener una breve audiencia con Dios en su carpa del backstage. Hay gente que se eleva místicamente yendo a ver al Papa y yo lo hago con este fenómeno. Me comentó, al respecto de haber sacado su sesión anual con Tsunami y no con Sinnamon que fué por un problema de fondos, al igual que la dificultad de publicar un recopilatorio con sus bootlegs. Su mujer, Neus (la mujer mas afortunada del mundo), nos hizo la foto. Un gallego, afincado en Catalunya, casado con una catalana. Historias parecidas.
En el catering no falta tortilla, empanada y pulpo. Ni Estrella Galicia. Los imprescindibles.



En los preparativos de la sesión conozco a los integrantes de Noise Project, los Sonic Youth galegos. Prometen mandarme una maqueta. A ver si tienen suerte, los nenos...
Voy por la enésima coca-cola. Los precios del bar: Agua 0.90, refrescos 1.20 y cerveza 1.49. Disuasorios de un botellón, vamos.
No sé por que me hice DJ. Se liga mas con un pase de backstage y una cámara gorda. Mientras estoy en el baño oigo gritar, a coro: "Las rubias no son tontas, las rubias no son tontas...". Al salir resulta ser un grupo de... morenas... Una de ella intenta convencerme de que es rubia. Lamento no poder entretenerme, pero Amable empieza su actuación.
De la sesión, poco puedo decir que no sea previsible. Este hombre hace con los platos lo que le sale de la hortaliza. Entra arrasando con su bootleg de Empire of the sun vs. The Lightspeed Champion. La plaza es una marea, a pesar de dos cortes en el sonido.



Como andaban con algo de retraso, se solapa con Florentino Muñoz, de Los Planetas, en su versión DJ. Florent y yo.



Terminan haciendo un mano a mano que es una delicia.



Las caras de la gente reflejan lo bien que se lo están pasando.





Suena el Seven Nation Army, de White Stripes y la plaza estalla. Me acuerdo de Leo Margets. Le mola mucho este tema.



Otro bootleg espectacular Connection vs. Standing in the way of control. La fiesta continúa a buen ritmo.





Cierran con Un buen dia, de Los Planetas. Quitan el volumen en la frase "Y me he metido cuatro millones de rayas..." para que la peña la coree a gritos. Excelente imagen para los peregrinos, si se han enterado de algo.
Neus observa las evoluciones del maestro, desde un rincón del escenario. Que suerte tiene...



La fiesta termina a las 5 en punto. 6 horas y media de pie. Tengo la espalda molida.
La noche no terminó ahi. Llegando a Betanzos me para un tipo en medio de la carretera. Ha oído un frenazo desde su casa. Bajo del coche y vemos unas marcas de neumático en medio de la carretera, en el carril de subida, que la atraviesan y desaparecen por el otro lado. Oimos gritos de socorro y empiezan a tocar el claxon. Apenas vemos nada a través de los árboles. Han caido como unos 20 metros hacia abajo. Llamo al 112 y en dos minutos aparece la primera ambulancia. A los 3 minutos los bomberos y la guardia urbana. Eso parecen impuestos bien gastados. El coche (irreconocible) está en un punto de difícil acceso desde arriba y desde una pista que pasa por abajo. Dos chavales salen por su propio pie. Un tercero tiene que ser excarcelado por los bomberos, que tardan una hora en subirlo. No tiene muy buen aspecto, pero está consciente. Esperemos que no salga en el periódico de mañana. Momento de reflexión sobre conducir en según que estado a según que horas.
Llegué a casa a las 7 y cuarto. Hoy no he valido para mucho...