No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

sábado, 25 de julio de 2009

La Toja 2009. J.7. Dia 2. Niveles 9 y 10

Las playas masificadas no me gustan demasiado, así que me dirijo a un rinconcito que conozco...



Así, tumbado en la arena, la vista es esta...



Una siestita, una ducha y al Casino. Al llegar vemos una que le han preparado a unos novios. Si se tienen que acordar de todos los recados que les han puesto, vaya mierda de luna de miel...



En la tercera mano, la primera hostia. hago call en la BB a una subida de un jugador flojito y shortstack, con AQ. El flop es Q83. Hago check. Se envida por 4750 y le pago instantáneamente. Enseña JT. Sólo le valen los nueves o el milagro. Pues ya sabemos que sale en el turn. Esta mano y dos vueltas de ciegas y antes me hacen bajar hasta 11.000, al borde del colapso.
Me recupero algo a base de movimientos (2 ataques a ciegas y un reraise con aire a un jugador que se mueve mucho pero se tira con las 3-bets que es un gusto), cuando me dan KK en la sb. ¡Es la primera mano en 50 minutos que nadie ataca las ciegas!. Intento atrapar a Javi Froiz, en la BB, con teatro, pero no pica. Joder, joder, así no llegaremos lejos. Todas las manos me vienen con una carta buena (A o K) y un kicker injugable.
Javi Froiz se carga al chaval que me pinchó la barrigona con AQ vs Ak de aquel y una Q en el river. Tantas horas juntos terminaremos amigos. Ya hemos quedado para que vaya un día a pinchar a su local.



Pausa para la cena. Tengo 19.000 fichas, con la media en 40.300, quedan 21 jugadores y el nivel 11 es de ciegas 1500/3000, con ante de 300. Me queda una vuelta para doblarme o marchar para casa...