No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

jueves, 25 de junio de 2009

Jeremy Jay

Jeremy Jay publicó recientemente Slow Dance, su segundo largo. Con unos recursos sencillos nos recuerda que no hace falta mucha gente ni una instrumentación recargada para hacer buenas canciones. Ni tienen por que superar los dos minutos de duración, necesariamente. No sabría si definir los diez cortes del disco como diez lacasitos, diez gominolas o diez cuartos de MDMA. De hecho, ni las gominolas ni los lacasitos me gustan, pero servirán como ejemplo para la mayoría de gente.
Mentras en su primer trabajo, A place where we could go, había mas altibajos (me quedo con Escape to Aspen, Heavenly Creatures, Someone Cares (en el video) y A place where we could go) en este segundo todas son un precioso melodrama romántico. Por destacar alguna nombraré Where could we go tonight, We where there o In this lonely town. No hay, aún, videos aceptables de las mismas en Youtube. Slow dance es un disco de los que hay que tener, ya está anotado en la lista de la compra.
Se de cuatro o cinco personas a las que les encantará. Se lo he recomendado personalmente por mail...
Estuvo hace nada en Santiago, cuando yo aún no había escuchado su nuevo disco. Ahora me pregunto por que no fuí, idiota...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

muy meloso para mi gusto.
como va la cuenta atras¿?¿?

suerte

jose javier

Bidan dijo...

No todo en la vida es jevimetal, neno...
La cuenta atrás... fatal. Sería una buena prueba de ataraxia nadar tanto para morir en la orilla, tu...