No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

domingo, 5 de abril de 2009

Querida Marta

Espero que estés leyendo este mensaje. Eso quiere decir que la cucaracha mensajera ha llegado sin contratiempos.
Se que me dijste que saliera huyendo a la de tres, Marta. Nos olvidamos de que no se contar... Ya te dije que no me parecía buena idea que hicieramos carrera de delineantes peligrosos. Ni creía, ni creo que estemos dotado genéticamente para el crimen. Sobre todo yo. Y ahora, teniendo antecedentes delictivos, me será muy difícil encontrar trabajo cuando me dejen salir de este calabozo, querida Marta. ¿Que va a ser de los gatitos? Mi hermana los sobrealimenta. Ella dice que no, pero ya han devorado a la vecina del 2ºA y al señor del Bajo B. Si yo no estoy para camuflar los restos, seguro que terminan en la protectora, pobres animalitos.
Como puedes deducir, el señor policia motorista que venía a por mi con todas las luces encendidas, me pilló. Es increíble la cantidad de bombillas que caben en una moto.
Empiezo a creer en la reencarnación. Seguro que en otra vida anterior fuí un ser malvadamente malo. Judas, Hitler o Figo. O todos ellos. Yo quería ser buena persona, lo sabes. Y me tengo que ver en este agujero oscuro, rodeado de gente que no es de aqui. Cariñosos, si, como Moja, que no para de acariciarme el pelo. Pero esta gente hace varios días que se lavó por última vez. Y yo soy muy escrupuloso con los asuntos de la higiene corporal, lo sabes Marta.
¿Por que tardas tanto en venir a sacarme de aqui? Espero que no sea a causa del dinero que te debo. Tu y yo estamos por encima de las cosas materiales. Los amigos no se definen por treintamil euros mas o treintamil menos. Siempre dijiste que un amigo no tiene precio. Comienzo a estar preocupado de verdad. Hace frío y no me gusta que Moja intente darme calor arrímandose tanto. Y su brazo rodeando mi cintura me empieza a incomodar. No sé que pensará de mi.
Tengo tu foto. La que te hiciste en Marruecos. Me ayuda mucho a relajarme contemplar tu rostro y las pirámides detrás, en esa inmensa playa. Me tienes que llevar algún día.
Ven pronto Marta, por favor, Moja está muy pesado...

8 comentarios:

alerta dijo...

Demasiado complicado para mi. No te sigo.

Noemi dijo...

Pues yo me quito el sombrero, me ha encantado, de principio a fin :)

Bidan dijo...

Vendría a ser un "relato corto". Género "surrealismo ficción".

El tiempo libre tiene eso, que nunca sabes por donde va a salir tu cabeza...

alerta dijo...

No creas, me han quedado claras varias cosas:

- El protagonista es culé hasta la médula.
- Se ducha todos los días.
- Se preocupa por su obesidad.
- No parece tener tendencias homosexuales.
- Ha leido "El Conde de Montecristo".

Bidan dijo...

Vale con los puntos 2 y 4.

Me gustaría saber de donde sacas los puntos 1, 3 y 5.

alerta dijo...

Elemental, mi querido Watson:

1.- Equiparar a Figo con Hitler.

3.- Explica el episodio de los gatitos: esta en prisión y se preocupa de la sobrealimentación de sus gatos.

5.- La cucaracha mensajera y en especial la palabra "calabozo" me han recordado ese novelón.

Bidan dijo...

Realmente espectacular.

alerta dijo...

Ya, pero tu con tu poesia descarnada has conquistado el corazón de Noemi, y yo con mi lógica, quizás a una ratita de biblioteca, jajaja.