No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

miércoles, 11 de marzo de 2009

UPO Budapest. Viernes

El jueves, después del torneo estuvimos tomando unas copichuelas en el Kameleon Club. Está en el 4º piso del centro comercial Mammut. Ahí ya me di cuenta del nivelazo de las húngaras. No es por menospreciar otras cosechas, pero en aquel garito tardé una hora en encontrar una hembra con la que no hubiese mantenido sexo consentido. Y no era por hambre, ni por química, ni por el efecto de la cerveza local. Estaban ri-qui-si-mas... De tan shockeado que quedé no saqué ni una foto.
El golpe mas duro lo tuve al ver que el DJ era otro bombón. Una tia pinchando (aceptablemente, además). No hay nada que me emburre mas. Es el sueño de mi vida...
Al cabo de un rato de alcoholizarnos nos fuimos al hotel. Allí terminamos en una habitación haciendo una rocket session a Omaha. Bueno, mas bien terminan. Ocho tipos rodeando un portátil y encima con el talento que juntaban era como para opinar. Calla y mira, pensé. Frases buenas de la noche. A uno de los presentes le preguntaron una vez, en un chat, si era"from Spain?". "No, i´m from Parla, man"... A un tipo, en nuestra mesa de Omaha, que llevaba el avatar de James Bond nos presentamos como "Wacca. Che wacca". Nosotros jugamos con el del amigo de Han Solo, claro. James Bond pelado, of course. Pero la frase que va a definir el viaje es de Kokoliso. "Pot, pot y repot hasta que se nos acabe el dinero" era la decisión, cuando había dudas.
Al cabo de un rato se me ocurrió ir a por un cable HDMI para conectarlo a la tele, y ver mejor la partida, pero era demasiado pronto. Así que aproveché para desayunar de reenganche, antes de acostarme. El buffet del Marriott (como todo en ese hotel) estaba muy bien provisto. Surtido de ahumados y chardonnay blanco. 3 raciones de lo primero y una botella del segundo. La vista sobre el Danubio es magnífica.



Al despertarme, me encuentro a Pacocho escribiendo en el portátil. Le pregunto... "¿Cuanto nos costó la partida de anoche?". Se sonríe y me cuenta que terminamos ganando en PL Omaha 5000. Que figuras. Bajamos tarde a re-desayunar. Lo que tengo en mi mano derecha es un zumo de naranja natural tamaño estandar...



Pasamos un ratito por el Casino, a ver como iban el resto de españoles. del día 1C Sobraoboy y Alvaro ya habían empezado a acumular fichas. Sobre todo Alvaro. Amatos estaba en la lucha.



Nos metimos a comer en un sitio con buena pinta, el Casablanca. Carne a la piedra es la especialidad. Llegamos en la happy hour, donde nos hacen un 2*1 con las cañas. Vueeeeelta a empezar la semi-cogorza....



Inmersión gastronómica. Hay que probar el Goulash. A mi no me emociona. Es demasiado picante. Como todo en éste país, caigo ahora que escribo el post... Goulash y un pedazo de filete a la piedra que envidia en poco algunos de los que sirven por aqui....





Luego unos paseítos por la ciudad, haciendo las típicas caralladas de beodo a 4000 kms. de casa...


Terminamos cenando unas tapitas en un sitio donde tuvimos que prometer que no chillaríamos demasiado, señoritos, para terminar tomando unas cuantas tazas mas en uno de los garitos mas guapos en los que he estado nunca, el Merlin. Ahi tengo que volver yo, pero con la maleta de cd´s debajo del brazo.





Cuando llevábamos un buen rato allí, decidí irme a otro bar, de nombre parecido, el Marilyn, pero con un contenido ligeramente diferente. El sitio es uno de esos de bailecitos de señoritas con poca o ninguna ropa, pero donde algunas de ellas están dispuestas a acompañarte al hotel y deshacer la cama. La pandilla de campeones se quedó en el Merlin y sólo un valiente me acompañó. Hay fotos pero no tengo su permiso para publicarlas. Una vez despedidas ese par, nos entró curiosidad por saber que hacían 6 o 7 mocitas en edad de merecer, esperando permanentemente en la puerta del hotel. Invitamos a un par de ellas a saquear el minibar de la habitación. Hasta ahí puedo contar.
Volví a terminar desayunando salmón ahumado a paladas y chardonnay verde, contemplando el Danubio. Debería haberme acostado antes, para ir mas descansado al torneo, pero es difícil en una ciudad como esa...
(y aún quedaban 2 noches...)

2 comentarios:

Brais dijo...

mal q vivimos cabronazo xD

Bidan dijo...

Fatal.
Volver a la realidad está siendo durísimo...