No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

jueves, 26 de marzo de 2009

Libre Intervencionismo

En el año 2000 se cuantificaron en 72.000 millones anuales el dinero necesario para garantizar unos niveles mínimos de crecimiento y de servicios básicos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Obviamente no se puso ese dinero sobre la mesa.
Ahora, los grandes gurús económicos del no intervencionismo y las cabezas pensantes de los think-tank miran hacia otro lado cuando el estado inyecta 700.000 millones a un sistema sustentado en la avaricia y en la especulación.
Vamos, que cuando se trata de intervencionismo para ayudar al pobre y al necesitado, para instaurar un estado social, entonces está mal. Pero para evitar que se desmorone un sistema cuyos pilares son la avaricia y la podredumbre moral, entonces igual no se quejan.
Va a haber hostias en la puerta del infierno...