No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

sábado, 21 de marzo de 2009

Física y metafísica

Todo en el universo se rige por el principio de acción-reacción. En física lo tenemos muy claro. En metafísica, algunos también lo tenemos muy claro. Mucha gente no, para pena suya. Pero es impepinable. Todo lo que haces, vuelve. Esto está aderezado, obviamente, por los caprichos de la varianza universal. Hay mucha gente que hace méritos para morir y dura hasta los 100 y gente que se cuida y la palma de la forma mas tonta. Individualmente la vida siempre será injusta.
Pero si cogemos una muestra de gente lo suficientemente amplia se termina cumpliendo LA LEY. Todo lo que haces, vuelve. En la vida, al igual que en el poker, la varianza es derrotada por las muestras grandes.
Hay muchas maneras de clasificar a la gente. Una de ellas es en gente buena y gente mala, atendiendo a la esencia de sus emociones. La mayoría de la gente es buena y se encuentra mas cómoda haciendo el bien. Poca gente se encuentra bien haciendo el mal. Pero la hay. Normalmente es por un resentimiento mal entendido. Pensamientos del tipo: "Alguien me hizo daño y el resto de la gente va a pagar por ello", o: "Es injusto que esto me suceda a mí. Todo el mundo tiene que joderse como yo". Es un error, bastante común. Si albergas sentimientos negativos, entonces emanas sensaciones y deseos negativos. Y lo que haces, vuelve, creo que ya lo dijimos.
Otra manera de clasificar la gente es en positiva y negativa. En un concepto mas amplio que el de ser optimista y pesimista. Todos conocemos gente feliz y personas que tienen veneno en lugar de sangre. Como las meigas, hailas...
Por suerte estamos evolucionando. La genética es implacable y en nuestro ADN se tatúa impepinablemente y para la posteridad, que es más rentable, a largo plazo, ser buena persona y positivo, que lo contrario. Cada generación es mejor que la anterior, en ese sentido. Aún así, queda mucho hijoputa suelto. Y mucha hijaputa venenosa.
Trato de no albergar sentimientos negativos, pero muchas veces deseo que a esa gente les toque lo que se merecen y que la desviación estándard sea hacia el lado izquierdo del eje horizontal de coordenadas. Se que eso me perjudica, pues eso me va a volver, pero también tengo mi lado humano y no puedo evitarlo.
Me sigue haciendo gracia dar rabia por tratar de ser feliz, intentar enseñar cuatro postulados básicos para conseguirlo, que me miren como a un marciano, que pasen de mi culo y que luego intenten apuñalarme cuando se dan cuenta que tenía razón y es demasiado tarde para hacerme caso. Por suerte el mensaje cae en un agujero negro pocas veces. Pero cae, mecachis. Mis gatos son mas listos que algunos seres humanos...

4 comentarios:

690SM dijo...

joder, a saber que putada te han intentado hacer xD
Y si, en eso estoy contigo, los putos gatos son muuuy listos. Como se la lies una vez, se acordarán de por vida los muy cabrones xD

Periquillo dijo...

¿Hijapata venenosa? Me parece que alguna te ha dejao con los cuerpos cavernosos repletos de sangre y se ha pirao. Vamos, empalmao y mirando al tendido, jojo.

trusco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
trusco dijo...

Yo añadiría también a la persona neutra entre la positiva y la negativa. Estoy de acuerdo en todo lo que dices menos en que el hijoputismo va decreciendo. yo creo que siempre es el mismo, es una cuota, un rol que siempre va a existir. es más si se exterminase a todo hijoputa surgirían nuevos hijoputas dentro de los no hijoputas para ocupar el lugar de los hijoputas muertos...