No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

martes, 3 de marzo de 2009

Cambio político en Galicia

Parecía imposible que el bipartito consiguiera perder la ventaja que tenía sobre la derecha. Ningún descalabro importante a lo largo de la primera legislatura y un rival teóricamente gris hacían augurar una reedición del pacto. Pero el pueblo no perdona que le roben ni que le chuleen. En un año de crisis el bipartito no ha sabido transmitir una sensación de austeridad al pueblo que se aprieta el cinturón y pierde su puesto de trabajo (carísimos coches oficiales, horribles sillas de 12.000 euros para amueblar estancias de uso cotidiano, propaganda personalista innecesaria,...) y ha caido en sospechosos vicios del pasado. Una concesión irregular en el concurso eólico y muchas dudas con los méritos (por ser generoso) en la designación de cargos, mas detalles sonrojantes como llevar engañados a los mítines autocares de jubilados hacen que la gente se indigne y se rebote. Y botar, en Galicia es "echar fuera". Hala, a aprender...
El BNG tiene que replantearse la fórmula si quiere volver a aspirar a formar un gobierno que el Gallardón gallego puede mantener sin problemas un par de legislaturas. Con tal de que no la cague en demasía, los votantes gallegos no le darán una oportunidad, demasiado pronto, a los que echaron ahora. El PSdG tendrá que hacer un ejercicio de autocrítica bastante importante y el BNG volverá donde se encuentra más cómodo, en la oposición. Quizá sea mejor así, para todos. Lo que más lamento es que quede el gobierno de nuestro curruncho en manos de una sucursal de un partido español. Pero claro, si no sabemos aprovechar las oportunidades que nos dan, no podemos quejarnos.

No hay comentarios: