No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

domingo, 22 de febrero de 2009

"Qué" y no "Con Quien"

Paso muchos momentos sentado en la caseta de la Cruz Roja, en la playa grande de Miño. Con la Ria delante. Oir romper las olas relaja el espíritu. Y la brisa marina oxigena los pulmones. Y los pulmones la mente.
De vez en cuando, esta situación produce destellos de lucidez asombrosos. Hoy descubrí por que no estaba todo lo afectado que debiera después de mi separación. Y es que la mayoría nos pasamos la vida buscando con quien hacer, en lugar de que hacer en ella. Se empieza la casa por el tejado, muchas veces empujados irremisiblemente por los condicionantes sociales o las costumbres.
El orden correcto para mantener un equilibrio emocional, antesala de la ¿utópica? felicidad debería ser:
1- Qué hacer con y/o en la vida. Mientras no lo sepas, irás ahogado.
2- Donde.
3- Como.
4- Cuando
5- Con quien. En su caso. Nunca dejes que nadie te obstaculice el punto 1. Lo ideal sería que esa persona fuera un punto de apoyo vital, al modo que describe Gonzalo García Pelayo en Buenos dias, energía. Pero si no te sirve para apoyarte, que no te entorpezca.
Muchas veces, empezar al revés aboca a una imposibilidad absoluta de llegar al paso 1, lo que provoca las tensiones consabidas. Primero las personales y luego las de pareja.
Ahora tengo claro Que quiero hacer y Donde. En cuanto sepa como, sabré cuando. Si aparece con quien, mejor. Si no, mejor sólo. La mujer con la que compartí los últimos cuatro años no era. Pero al menos me trajo a donde. Eso siempre se lo agradeceré. Y lo plácidamente racional que fué la separación, también. Y mas cosas, que guardo para nosotros, buenos amigos ahora.

1 comentario:

Periquillo dijo...

Joer, todo lo que hablamos en el viaje de vuelta al aeropuerto no lo contaré, pero hablamos mucho sobre el particular. Ya te lo recordaré, por que seguro que no te acuerdas de la mitad. Recuerda, eso sí, que estabamos en una nube, y tu un poco más.