No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

lunes, 16 de febrero de 2009

Mafia

Me hizo gracia el post de Ely sobre el Stratego. Pues no pasé horas jugando a él... Si te gustan los juegos de estrategia, empezarías con el 3 en raya, pasarías por el Stratego, luego al Risk para terminar en algun Wargame mas o menos complejo (¿Se puede definir el Magic como juego de estrategia? No sé, ni jugué nunca, ni vi jugar.). Lo malo que tiene el Stratego es que cuando juegas varias veces contra la misma persona la estrategia se reduce a tres opciones. Es casi como jugar a piedra-papel o tijera.
Superado el Risk, al que aún juego de vez en cuando con mis hermanos, recuerdo los juegos de la casa NAC (Nike and Cooper). Estaban los Wargames por un lado, que te permitían ganar la guerra civil española con el bando republicano, la segunda guerra mundial con los alemanes, repeler el desembarco de Normandía o alcanzar el puente lejano de Arnhem y mantener la ruta de abastecimiento para Patton. Cambiar la historia en unas horas. Las tardes de los veranos de 1983 y 1984 los pasé entregados a ellos. Y muchos fines de semana de fechas posteriores, también.
Por otro lado, la casa NAC ofrecía los juegos temáticos. El primero que compramos, en 1982, fué La Fuga de Colditz. Aún conservo el juego en muy buen estado. El mismo consistía en escaparse de la famosa prisión alemana. Los diferentes equipos de prisioneros debían colaborar entre ellos para que alguien consiguiera el objetivo. Jugábamos por turnos llevando el equipo alemán, que jugaba contra todos los demás. Encontré este enlace donde se pueden descargar las instrucciones, amén de los componentes. Las partidas solían durar un par de entretenidas horas.
Otro de los juegos temáticos NAC que nos tuvo horas y horas dedicados, fué el Asalto al Banco de Inglaterra. Esencialmente era lo contrario que el anterior. Antes había que fugarse y ahora la misión consistía en entrar. Entrar, pillar el botín y escapar, claro.
Pero EL JUEGO (con mayúsculas) era (es, aún) el llamado Mafia. Aún no he visto nada mejor (unplugged) para entretenerte en compañía de buenos amigos. Por que tienen que serlo. Recuerdo haber estado tiempo sin hablarle a alguien por alguna perrería hecha en el transcurso de alguna partida. Dentro de las reglas del juego, pero fuera de lo que entraña la amistad. Se llama Mafia, ¿que querías?
El planteamiento puede parecer sencillo, pero encerraba mucho sobre la vida misma. Imaginaros el Monopoly, pero en lugar de dar vueltas, aprovechando todo el espacio del tablero (el doble de grande que un Monopoly tradicional), con un mapa, a modo de ciudad. El juego lo ganaba el que mas negocios poseía al final de un número de turnos determinados al inicio. Para ello, al igual que en el Monopoly, podías comprarlos al caer en las distintas casillas, cobrando luego rentas por ellos, por tener monopolios, o barrios enteros, cada tres turnos completos de juego. Pero incorporaba algunos matices que hacían el juego algo mas interesante. Podías comprar mas peones. En lugar de una sóla ficha, podías llegar a tener hasta 12. Estas fichas se podían desplazar en un coche, de tres en tres. Y, la salsa del juego, además de comprar negocios, se los podías quitar a alguien. También podías eliminar peones de los rivales. Por vendetta o por la cara...
Cuando jugabas heads up, el juego era entretenido. Pero cuando los participantes eran 3 o mas (hasta 6), entonces la esencia del juego buceaba en el interior de cada uno de los jugadores. Por que claro, sólo podía ganar uno. Y para ello debías establecer pactos con algunos de los participantes. Pactos que quedaban en nada en los últimos turnos de juego. Auténticas traiciones. Y es que el espíritu del winner takes all, hacía que tuvieras que prometer, mentir y traicionar a quien fuera con tal de ser el que mas negocios tenía al final del juego. Obviamente, siempre jugábamos por dinero. Desde inofensivas 100 ptas hasta 2000 llegué a apostar. En la mili, tanto el Trivial como la Mafia fueron una fuente de sustento para mi exigua economía (y el ajedrez, el pimpón y cualquier juego donde viera ventaja con alguien... :). En unas maniobras estuvimos seis personas tres días jugando, pues le incorporamos la versión del Risk "aniquilación total". Yo estaba en una compañía de transmisiones de zona y las maniobras eran un coñazo. Teníamos que ir dos días antes que el resto, montar todo el tinglado de comunicaciones (antenas de radio, teletipos y cableado telefónico). Cuando se terminaban, hala, a recogerlo todo. Y mientras duraban las maniobras, pues a beber cerveza y matar horas con lo que fuera. La Mafia, por ejemplo. Fué en la mili donde aprendí el termino colusión. Allí consistía en que jugábamos dos que, aparentemente, iba cada uno a la suya, pero el objetivo real era que ganara alguno de nosotros. Luego partíamos premio.
El número ideal de jugadores era de 5. En el juego hay 5 barrios. Con 6 jugadores no había estrategia. Era a hostia limpia e influía mucho la suerte de los dados. Con 5 siempre había un par que no conseguían dominar un barrio entero y se pasaban la partida conspirando con el resto. Con 4 terminabas jugando 2 contra 2, con lo que, al ganar sólo uno, los últimos turnos tenías que vigilar a tus rivales y a tu aliado. Lo peor para la amistad era jugar 3. Siempre se acababa 2 contra 1. Ese 1 era el que estaba mas fuerte a falta de 6 o 7 turnos para el final. En esos turnos el atacado a dos bandas trataba de hacerle ver, a cada uno de los otros, que iba a ser re-traicionado por su aliado, como así era. En fin... Las Amistades Peligrosas sobre un tablero.
Tengo que llevarlo un día al Penique, a ver si echamos una buena partida. En la primera reiremos todos. En la segunda seguro que hay alguna cara larga, he he...

4 comentarios:

Kijote dijo...

Joder Bidan, también coincidimos en esto. Yo jugué a rol en la época de JOC, a juegos de tablero de NAC y de Avalon Hill, a Magic y otros juegos de cartas coleccionables, a miniaturas de Warhammer... como ves soy un ludopata (adicto al juego por juego, por diversión).
Mis favoritos de tablero fueron Civilization, Republic of Rome, Diplomacy,...
Salud!

Bidan dijo...

¿No tendrás una hermana gemela que quiera venir a pasar unos dias a las Galicias?
Soltera sería la repolla...

Vedast dijo...

Sí, Magic es un juego de estrategia que se juega con cartas coleccionables.

Anónimo dijo...

traelo al penike!!
soy de risk y monopoly pero lo del mafia me tiene en vilo..
suelo ser el que te ponen en contra por ir lider y acaba perdiendo, ya que lo mio no es pactar.
ssludos
JOSE JAVIER