No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

sábado, 7 de febrero de 2009

The Penique sensation


-¿por que no, si podemos hacerlo?
-Y?
-igual si. Pero uno ayudará a evitar que el otro se dispare excesivamente.
-Los extremos nunca son buenos.
-Empieza tu. Lo mejor, siempre para el final...
-¿Mi Dios? Yo sólo creo en mi, lo sabes... Y lo mío me cuesta.
-Mucha gente, si. Creer en Dios no les hace mal.
-Te dirán que los deseos del Señor son inexcrutables. Tu, simplísima criatura, no estás preparada para entender ni cuestionar las pruebas que Dios pone a sus siervos, para probar su valía.
- Hay que respetar las creencias de la gente, mi querido compañero de viaje...
-¿a mi que me cuentas? Nunca creímos en él. ¿A que ese vómito repentino?...
-Te entiendo. Te he entendido siempre. ¿Y eso ahora? ¿no teníamos claro como funciona todo? Es asi. Es como una partida de cartas, amigo mio. La suerte nunca fué justa.
-Esperamos, pues. ¿un cigarrillo?
-Termina. Si empiezas algo acábalo, por favor...
- Siempre te quedará Dios....
-Seeeee. Siempre nos tendremos, esperemos...
-Hoy por ti y mañana por mi, en eso consiste.
- Venía, venía... y estoy, estamos...
- Está bién que te preocupes por lo que hay que preocuparse, aunque no puedas hacer nada. Tranqui.... Yo me ocupé de pasarlo bien en el Penique.
- A pesar de ella, o gracias a ella. Mira... cualquier forma de ganar dinero rápido generará dramas en mayor o menor medida. Siempre. Sean cartas, dados, botellas, monedas, animales o que se yo. ¿Sabes la grandeza del Penique, amigo mio?....
- Que ha servido para que muchos amantes del poker salgan del armario sin complejo ninguno. Gente peculiar, por suerte, a la que le gustan las cartas. Y, sorprendentemente, hay mucha gente buena. Mas de lo normal. Mas de lo que toca en un grupo similar de personas. Mucha gente de buenos sentimientos y cuatro o cinco personas excepcionales. Una rareza maravillosa.
-Hay, hay. Hay algún gilipollas, algún pelota, algún mentiroso compulsivo, algún traidor, claro, como en todas partes. Pero el resto es un grupo magnífico. Da gusto estar con ellos y un rato en el Penique cura muchas penas, maifrén...
-Tiene que ser así. Si no, no vale la pena vivir. El día que no le vea el lado bueno a la existencia, nos pegamos un tiro y a otra cosa, mariposón.
-Tu también, cabrón. Tu también. Te quiero.
-Pienso en ella y en lo valiente y decidida que es la veinticuatro horas de todos los dias. Cuando seamos mayores quiero ser como ella.
-No escuches música depresiva, anda. Pon alegría en nuestra vida, por favor. Además hay que celebrar que ayer ganó el torneo Carlos Lendoiro. Se lo merece tanto, tanto que estoy casi tan contento como si hubiesemos ganado nosotros.

Y estamos bailando. Mientras esperamos para ir al hospital, a felicitar a nuestra amiga....

So many adventures could happen today, so many songs we´ll forget to play...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Se te va la flapa mogollón, colega...

Bidan dijo...

Ya...
Se va y ve. Y vuelve
Se va y aprende. Y vuelve
Se va y experimenta. Y vuelve
Se va y disfruta. Y vuelve
Se va...
El problema no será el dia en que no vuelva. El problema será el dia en que no se vaya...