No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

domingo, 15 de febrero de 2009

Ataraxia y Bad beats

Dándole vueltas y vueltas a envenenarse innecesariamente el alma por culpa de las probabilidades en contra que se ven materializadas, dolorosamente, mas veces de las que quisieramos sobre un tapete verde (físico o virtual), creo que será una buena actitud frente al poker no esperar nada de él. Será una manera de no sufrir ninguna decepción. Mas o menos como con las personas. Si no esperas nada de alguien, no te puede defraudar. Al contrario. Sólo puede sorprenderte en positivo.
Intentaré incorporar ese pensamiento a mis meditaciones, de modo que termine formando parte de mi estado mental habitual frente a éste juego, para poder encajar mejor aún los reveses cotidianos.
A partir de ahora, el único objetivo que me marcaré cuando me siente en una mesa de poker será tomar las decisiones adecuadas en cada momento. Que no es poco.

3 comentarios:

Vedast dijo...

Me gusta mucho esa manera de verlo. Yo hace tiempo me pasaba montones de horas jugando y sólo tenía subidas y bajadas, pero no ganaba casi. Tenía una manera de ver el póquer parecida a esa, estaba acostumbrado a que no fuera demasiado bien, así que cuando sí lo iba, me alegraba mucho más y era indiferente ante las malas rachas.

Duchas dijo...

Bueno esto me pasa a mi y a todos, cambiar llevo un año intentandolo pero mi cuerpo y mente me hacen caso omiso, yo creo que ya se rien de mi... en fin por probar otra vez..

Bidan dijo...

Esto es la teoría. A determinadas edades los cambios cuestan mas. Los de hábitos, por supuesto. Y las actitudes mentales, mas. Por eso hay que esculpirlas poco a poco.
Trato de aplicar en esos cambios un párrafo de autor desconocido (está atribuido a mucha gente)
Siembra un pensamiento, cosecha una acción;
siembra una acción, cosecha un hábito;
siembra un hábito, cosecha un carácter;
siembra un carácter, cosecha un destino.
Este párrafo lo encontrarás tanto en libros de management, como el "7 habitos de la gente eficiente" o en otros de filosofías orientales. A mi me sirve. Con el tabaco, por ejemplo, fui sembrando paso a paso. Por steps, vamos....