No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

viernes, 26 de diciembre de 2008

No aprendemos

Si decimos vacaciones, deberían ser vacaciones. Si estamos en semi-tilt, no deberíamos jugar...
Pues no aprendemos. Ayer por la noche estábamos tomando unas bucklers con un par de antiguos amigos (o amigos antiguos, no se como ponerlo), en una cervecería frente al Casino de Tarragona. Ella, viciosilla de ruleta, él de blackjack. Yo... ya sabemos. Me lían para dar una vuelta con la excusa de que nunca he estado en él (lo abrieron al poco de irme yo a Galicia). El casino es relativamente pequeño y está bastante lleno, al igual que la cervecería. Supongo que la mayoría de gente ha huido de alguna infumable sobremesa y/o de algún pariente pelmazo cocido a carajillos. Mientras ellos van a lo suyo, veo que están abriendo una lista para las mesas de poker. Hay una de NL 5/5 lista y abrirán otra y una de NL 1/2. La primera mesa es una locura. Se resuben a ciegas. En cinco manos, ya hay stacks de 500 euros. En un cuarto de hora ya hay dos pilas de 2000. Me comenta el croupier que queda una silla libre en la otra mesa, que es "muuucho mas tranquila". Que coño, es Navidad y son sólo 100 pavos... Me siento. Cuatro manos y los rivales calados. Menos una señora, que se nota que no es el primer dia que viene (apuestas razonables y buena lectura de los rivales y, mas importante, conoce por el nombre a todo el personal del Casino), hay un poco de todo. Dos calling, un chino, un señor trajeado que se sienta para probar y dos chavalines que están a pasar un rato.
Al cuarto de hora, me levantan la caja. En un family pot, donde van toooodos, tengo TT en el botón. Ni se me pasa por la cabeza subir. Flop 884 rainbow. La ciega grande apuesta 20 y se tira toda la mesa. Ni de coña tiene el 8. Le pago, a ver que hace en la siguiente. Cae un 5 y vuelve a apostar 20. Ya nada, nen. all in. Son 40 mas para él. Piensa un momento y me paga. Enseña 77. ¡Le pillé!. Bueno, casi. Faltaba el river. Un 6 que le completa la escalera. Tóoocate los cojones... Santa Claus trae 100 mas en fichas. Le quito unos 60 a la señora con una resubida en farol, justo antes de la mano de la noche.
En la ciega grande me dan A6. Entran al pot ¡9!. El flop... A66. Check. UTG pone 15, pagan 2 mas. Pago. Aparece un K en turn. UTG pone 20, pagan los otros dos. Ahi decido que ya hay bastante y resubo a 60. Aun asi me pagan dos. Sólo se tira un jugador que se ha sentado hace poco y que parece tener un juego bastante sólido. All in ante el 4 en river. Me pagan los dos. Uno con A4 y el otro con AJ... Me pongo con 520. Ahi decido irme en cuanto me llegue la ciega, ya hicimos el jornal.
Pero en el botón me dan KK. Otra vez limpean 6. Ahora no puedo dejarles ver el flop. Subo a 40. Paga el de mi izquierda (el que tenía AJ hace dos manos) y el tipo que parece que sabe jugar.
Flop 10 8 4, rainbow. Hacen check los dos y empujo con 80. Me pagan los dos. Ay... El de mi izquierda no me preocupa. Es el otro que no me gusta. En el turn, un 2. Hay dos diamantes. Nuevo check de los dos y arreo 200 (debe haber sobre unos 400 y algo en el pot). Me pagan los dos. El river es un 6 y el de mi izquierda se resta. Son 45 € a mayores. Cuando el otro también se resta, por 65, ya se que he perdido. Aún así es 8 a 1 sobre el pot. Pago. El subnormal en primera posición enseña 66, ha ligado la trucha en el river. El otro colega, 10 10, ha estado haciéndo magníficamente el paripé con su trio máximo. Las nuts serían 79, pero el ya sabe que no tengo eso... Atrapado como una colegiala. Al final me levanto de la mesa 80 abajo.
A las cartas, cuando estás mal, sale todo mal. Y sabiéndolo, seguimos dándonos cabezazos.
Menos mal que se ve que he recuperado facultades en otros terrenos. Nos vamos a tomar unas copas al Da Vinci, la sala de billares donde enterré toneladas de horas. El espíritu de la Navidad flota en el ambiente. Al final de la noche consigo terminar en la cama de una mujer. Sin pagar, ojo. El que no se consuela es por que no quiere...