No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

domingo, 7 de diciembre de 2008

Los errores se pagan

Y en torneos, se pagan caros. En cash te pueden costar una caja. Repones y listos. A seguir dándole. En torneos, un error grave puede tirar un trabajo impecable de horas.
Es lo que me pasó en el torneo del Casino Atlántico. Aún no me quitado ni las orejas de asno ni las aletas de pez....



En el dia 1B, había 30 jugadores. 10.000 fichas para cada uno y a jugar. A los 35 minutos de juego cae el primero, José Vázquez, quien hiciera 24º en el EPT de Barcelona. Un problema menos. A los 45 minutos, primera enganchada bonita en mi mesa. En un flop 554, con dos diamantes, hay algo de agresión entre dos jugadores. Check ante un ladrillo en el turn y un diamante completa el posible color. Nueva agresión hasta el all in y uno enseña color al as y el otro... 44, fulazo. Otro menos.
En el nivel 3, con ciegas 100/200 ¡¡¡entran los antes!!!. Resulta que ayer hubo un pequeño error con el programa que controla las ciegas y hoy hay que jugar con la misma estructura. Es lo que hay. Si de los errores se aprende, algo se gana.
Mirando la procedencia de los jugadores, el que de mas lejos viene, es de Lugo. Al respecto de una carta marcada hago un comentario acerca de los portugueses., agradeciendo que no haya ninguno en el torneo.
En la primera hora, la croupier no me da una ni mano ni siquiera medio decente. Luego me entero que la tal Bibiana es portuguesa. Ahí, ahi, metepatas, mordiendo la mano del que te tiene que dar de comer...



Una hora y cuarto después del inicio del torneo, gano la primera mano (ya con otro croupier) y de farol. Limpeo 200 con 99 utg y cubro hasta las 700 del raise de la ciega pequeña. J62 en el flop y resubo hasta 3000 la apuesta de 1200 fichas de la ciega pequeña, que piensa y me paga. Otra J en el turn, arreo fuerte y la tiro de 10 10. Bueeeeeno. Desvirgados.
Angel Botana entra en tilt después de que le pillen un farol con A2 y una mesa con AT44Q y tres diamantes. Ya no se recuperará del golpe.
Empiezo a ver cartas y me llevo un par de potes sin oposición. Foldeo AJ ante una subida desde UTG. No recuerdo la última vez que gané pagando un raise, con esas cartas. Consigo labrarme una buena imagen en la mesa. Con JQ y AJ5 en la mesa, un jugador se tira de A2 ante mi empuje en el flop. En la foto, una imagen de mi mesa. Se puede observar a David Morlán absolutamente concentrado en el juego. Es el calvito de la revista, claro.



Cuando empiezo a ligar, me cambian de mesa. Ya me jode, con lo que me había costado hacerme con ella.
En una de las primeras manos, me empufo con 76 de corazones en la ciega grande. El jugador UTG había limpeado las 300, el 4º sube a 1000 y yo completo. El flop, 482, con dos corazones. Empujo de cara 1800 en un bote de algo mas de 3000. Cuento que estén jugando cartas altas y que se tiren con ese flop. El jugador UTG, un penique, me sube a 5000. Ay... Ya he visto varias truchas esta noche y me huelo otra. Ni odds, ni fold equity ante la posible resubida. Hala, fuera. El fold era bueno, pues el coleguita tenía 44...
Cuando empiezo a no tener demasiadas fichas, veo que un jugador flojo mete 1500 (5BB), cuando las subidas solían ser de 2,5 BB o 3 BB como mucho. Veo KK y decido pagar para atraparle en el flop. A mi derecha pagan (ay...) y el botón lanza all in. El apostador inicial paga y no me queda otra que pagar y rezar. A mi derecha tiran AQ. Los otros dos enseñan TT y 99. Curiosamente, la mesa no me da ningún disgusto. Es más, el river es otro rey. Me triplico de fichas. En la siguiente mano me dan dos ases negros. Subo UTG y me paga la ciega grande. Tres tréboles en el flop y me llevo otro botecito. Estamos enrachados.
Pero, tócate los cojones, desmontan la mesa y me llevan a la que me faltaba. Caigo en la que están Fito y Roibas. Ya no mola tanto.
En la pausa de la cena, tengo 27.000 cuando la media son 15.000. El restaurante del Casino sirve una excelente cena. A pesar de ser carnívoro, el menú a base de pescado (hojaldre con frutos del mar y lomo de rodaballo) me gusta. Igual el hambre ayuda.



En la foto, con Xoanra y Fito. Pregunta: ¿cual de los tres es el fish que no llegó al dia 2?

A la una se reanuda el torneo. Fito tumba a un short con 99 vs AK. Cae un as en el flop, pero aparece un 9 en la cuarta calle. En ese momento quedan 16 jugadores.
Y llega la cagada de la noche. Los putos cambios de mesa conllevan que no tienes referencias de los jugadores. Victor Botana, el único jugador al que no le había visto ninguna mano, me hace un miniraise desde el cutoff. Tengo JT y completo las 600 fichas que me faltan. El flop es T26. Ya le tengo, pienso. Hago check y me mete 5000 fichas en un bote de 3.200. Leo (erróneamente) overbet por miedo y (cruce de cables) le mando la caja, 24000 fichas. Podía haberle resubido a 10000 para ver donde estaba, pero me precipité. Me hace un call inmediato, volteando QQ. Las dos cartas que faltan no me ayudan y me quedo con 3.200 fichas miserables. Fito me comenta luego que es un elefante que sólo se había movido con parejones. Maldigo mi impetu y mi falta de lectura del rival.
Con esas fichas me la juego con K3. La ciega está obligada a pagarme y lo hace con Q5. Me doblo. Robo otro bote y me pongo con 8000. Si consigo doblarme de nuevo, vuelvo a estar en la partida. En la siguiente mano me llega la mano foldeada a la ciega pequeña y envido con KT, invitando a la ciega grande a pagarme. Cuando lo hace y enseña KJ, me recago en mi suerte. Lo último que esperaba era estar dominado. Aparece un T en el flop que me da vida, pero el croupier tira una J fatídica en el turn. Estoy en la puta calle a un paso de la final. He salido, por memo al cubo, en 14ª posición.
Como el día anterior, la burbuja se toma su tiempo para ser explotada. Al final de los dos dias, soy el único del Penique Team que no está en el día 2. Encima, las mesas de cash tienen la lista de espera a reventar. Sólo queda ir a casa a flagelarme. Al salir del Casino, una intensa lluvia acompaña a la perfección a mi estado de ánimo. No salimos de fish, no. Estoy fuera del torneo, mientras hay jugadores en la final del domingo que no saben ni coger las cartas sin tropezar.
Lo dicho. Los errores se pagan. Si al menos sirvieran para aprender...

1 comentario:

Anónimo dijo...

Al final gano algun peniquero ???


Saludos pp34