No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

martes, 25 de noviembre de 2008

San Vicente. Dias 2 y 3

Lunes: Nos levantamos tarde, justo para comer. Ayer estuvimos hasta casi las 6 de la mañana siguiendo las andanzas del Palentino de Oro en la mesa final del CEP. Nueva tertulia. Pacocho es una auténtica enciclopedia con piernas. Por la tarde nos acercamos hasta el balneario de La Hermida para meternos en el cuerpo un circuito completo. El desfiladero que hay que recorrer para llegar al mismo es impresionante. Y mas cuando la lluvia hace que innumerables cascadas aboquen su agua sobre la misma carretera. Salimos taaaaan relajados que necesitamos 20 minutos para encontrar el coche, entre los tres, en el parking de Carrefour, donde habíamos ido a por un monitor y algo de compra para no esquilmar más la bodega de Álvaro. Hay que decir que en el párking habría 80 vehículos como mucho. El jodido aparece justo cuando estábamos a punto de llamar a la policía para denunciar el robo del mismo... Después de cenar, jugamos la liga de los Pelayos. Sólo Pacocho y yo, por evitar problemas con Bossmedia al jugar los tres un torneo desde la misma IP. Consigo hacer mesa final, pero me vuelvo a quedar a las puertas de ganarla. Es una espinita que no me saco. Creo que he hecho 13 o 14 mesas finales, 5 2ºs puestos, pero nunca la gané. Mientras peleo esa mesa Álvaro repasa a Pacocho al Top Spin. Acabamos el día cosiéndonos a tiros con el Call of Duty. ¡Que malo soy!. Creo que nunca nadie recibió tantos disparos virtuales. Por Navidad me lo regalo para evitar otro ridículo tan grande a un juego como el que hice el lunes por la noche.

Martes: Dedicamos la mañana a conocer San Vicente y algunos pueblos de alrededor. Galicia es un país maravilloso, pero no es el único. El entorno de Tizona es un paraíso, también. Comillas es una villa preciosa que merece la visita.










San Vicente es otra localidad muy apetecible para pasear por ella. Tiene una playa espectacular. El día respeta lo justo para que podamos limpiarnos bien los pulmones con el aire del Cantábrico.






Por la tarde, el tiempo te empuja a quedarte en casa. Pacocho "The Eciclopediae" nos termina liando para jugar al Badugui, una modalidad de poker. En Pokerstars ya hay mesas y tardamos apenas media hora en pillarle la estrategia, las matemáticas necesarias y en detectar peces y rocas. Luego nos dedicamos a ver vídeos de Rémi (www.nimportequi.com) y Yayo y el cuarteto obrero, dos auténticos terroristas. Lo de Yayo (hay un lote de videos suyos en Youtube) es de premio Nobel. El tema "Te voy a romper el orto" va camino de himno de una generación del ventrilo. Con este tipo me gustaría pasar una semanita, también. Hace tiempo que no me reía tanto. Al día siguiente tenía agujetas en el abdominal...

Terminamos la noche jugando el 7.500 GTD de boss. Que rollo es jugar sólamente un torneo. Aguantamos dos niveles y medio, pero poco mas podemos hacer.

Termino, por el momento, con una sentencia que hay grabada en una rachola de cerámica, en el porche de casa de Alvarito. Auténtica filosofía de vida.



Ah!, no podía terminar sin hacer mención al "capricho de Gaudí", un solemne truño que se cataloga como "obra de arte" y que está en los jardines del marqués, en Comillas. Cuando lo vió Álvaro me dijo: "Mira, con dos como ese, se gana una Davis..."


4 comentarios:

xanra86 dijo...

Se ve que lo estás pasando en grande mamonazo!!!
El sabado te pasarás por el templo del poker no?

Pacocho dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Bidan dijo...

Por supuesto. Y Pacocho se viene conmigo. Un portugúes jugando en el Lezama del poker gallego...

Periquillo dijo...

Joer, que entradas me hacéis el pac8 y tu. Como esto lo lea algún Pelayo o Barros "me dimiten" echando chispas. Estáis hechos unos cronistas fantásticos. Decidle a Alvarito que en cuanto me separe (tras Málaga el asunto está más cerca si cabe) me paso por allí a hacerle una visita sin fecha de caducidad.
Mientras yo recibo la visita insulsa y meteórica del Gabe, menuda diferencia, jojo.
Abraso a los tres, campeones.