No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

jueves, 27 de noviembre de 2008

San Vicente. Dia 4

Miércoles: Dedicamos la mañana a visitar la costa de los alrededores de San Vicente. Se que es obvio, pero este trozo de país es clavadito a la mariña lucense que tanto me encanta. Carreteras sinuosas, vistas al mar impresionantes, olor a cantábrico (mezclado a veces con estiércol de vaca, es lo que tiene el campo) y paz, mucha paz.



Hay algunas calas escondiditas que son una maravilla. En esta no se ve la arena de la playa por que está la marea muy alta estos dias...
Colocar el trípode y correr para llegar a tiempo para salir en la foto casi me cuesta un esquince de tobillo.



Visitamos también el lado de San Vicente que nos faltaba. El pueblo es precioso. No hemos visto a Bustamante. Y, de hecho, ni falta que hace. Seguro que o yo o Pacocho terminamos diciéndole algo y dándole trabajo al repartepalizas que tiene en nómina su padre. Este último dato no lo puedo certificar, pero es lo que me advirtió mi jefe antes de salir. Y cada día me mola mas darle categoría de verdad verdadera a los rumores.



Subimos a la Iglesia. Por el camino me entran ganas de rezar pero, mecachis, estaba cerrada. Deben andar sobrados de vocaciones para ponerle horarios a la fe de la gente. Me aconseja una señora que mejor rece mirando al monte, que mis plegarias serán mas efectivas.



Efectivamente, miro al horizonte y creo que hay mas posibilidades de que si Dios existe, ande antes por ahí que metido en una iglesia.



También encontramos el otro huevo de la Davis. Este y el que vimos ayer fueron los utilizados en el partido contra Argentina. Imagino a Juan Martin enculado y con estos chismes golpeándole las nalgas y tengo que parar un rato, de la risa que me entra. Ya se que es feo hacer leña del árbol caído, pero se tiraron diez dias pidiéndolo a grito. Y me gusta ser complaciente.



Después de comer, nos cosemos un rato a tiros al Call of Duty. He mejorado algo, pero parezco un peluche de feria en manos de estos dos asesinos profesionales.
A media tarde subimos hasta la cueva de El Soplao. Contrariamente a lo que su nombre indica, no tiene que ver con el consumo de algún tipo de alcohol. Un soplao era un golpe de aire que recibía el minero que estaba perforando un túnel y topaba con una cueva . Ésta es impresionante. El recorrido dura un kilómetro y pico, pero la cueva tiene 14. Geológicamente se ve que es única. A mi me dejó boquiabierto. Y eso que las piedras no me ponen demasiado. En principio está prohibido tomar fotos, pero no estoy preparado para aguantar tentaciones. La prohibición es por un tema de derechos de imagen, así que rogaría que nadie se descargara la foto y tratara de obtener dinero con ella. Me puedo buscar un problema.




Al llegar a casa, toca Champions. Para alguna gente la religión es ir a misa todos los domingos. La mía es no perderme un partido del Barça. Como los otros dos no son muy futboleros, organizamos unos sits baratitos para matar el tiempo.
El primero lo jugamos a la modalidad "dealers choice", esto es, el dealer escoge la modalidad que se juega en esa mano. Con Pacocho en la mesa, jugamos modalidades de poker que sólo conocía de nombre (Razz, 7 stud, 5 card stud) y otras mas comunes (Omaha, 5 card draw, badugi -como no-) y algunas, pocas, de Hold´em. El sit se lo lleva Pacocho y y yo hago burbuja.
Luego echamos uno de Hold´em no limit. Se lo lleva Álvaro. Esto podría parecer obvio, pero hay que decir que me reventó unos reyes que le había escondido perfectamente preflop, con A4 y un A en turn, cuando estaba all-in en flop y le tenía cubierto. El poker es asín...
En éste sit desarrollamos una forma muy cruel, pero muy emocionante de tirar la última carta. Alvaro tiene 57 de tréboles y yo A8 de diamantes. En la mesa cae 572, con dos diamantes (el 2 y el 7) y le resubo all in a su push. Me paga. El turn es un ocho y cuando queda una carta por salir, contamos outs. Me valen 9 diamantes, dos ases mas y el ocho que queda. Total, 12 cartas. En lugar de sacar la que toca, la primera de la baraja, empezamos por el fondo del deck y restando los que quedan. Ninguna de las 14 primeras es de las mias. Seguimos con la emoción y cuando quedan cuatro cartas, faltan tres diamantes para salir, pero no me vale el 5 por que le da full. La cuarta es un diamante y la tercera un trébol. Quedan dos diamantes, pero el 5 no ha salido. Ahora mismo es un auténtico flip, 1 de 2. Giramos la carta buena y es... el reputo 5 de diamantes. Cruel, pero divertido.



Como debemos ser de las personas de éste país que sabemos más de badugi, el siguiente sit es de ésta modalidad. Estando all-in contra Paco, vemos que en la última carta me valen sólo 6 outs. Volvemos a sacar cartas del fondo de la baraja. Aunque parezca increíble, cuando quedan dos cartas, me vale una. Otro flip y Pacocho maldiciendo el invento. Desafortunadamente para mi, la carta que sale es la que no me vale. Esta modalidad de sacar la última carta tendría mucha aceptación televisiva, fijo. Vuelvo a hacer burbuja.
El último sit de la tarde-noche es de Hold´em. Dos veces mas aplicamos el sistema de sacar la última carta. En el primero vuelvo a perder un flip cuando quedan dos cartas, esta claro que no es mi noche. Llegamos a la conclusión que el software de Tizona está manipulado.
En la última, van all-in Paco y Álvaro. El primero tiene Q7 de tréboles y el segundo K 10. En las cuatro primeras aparece un 7 que le vale a Pacocho para tomar ventaja. En la última carta, a Tizona le valen 14 outs. Volvemos a la ceremonia de sacar las cartas desde el fondo de la baraja. Cuando faltan 7 por salir, sólo le sirve una. Cuando faltan dos por salir, vuelve a ser un flip. Le sigue valiendo una. Volteamos la buena y es... La Q de corazones que le da la mano. Absolutamente manipulado el soft, está claro.
Un par de partidos al Fifa y al ISS y a la cama. Le puedo a Paco con el Fifa, pero me gana al otro. Tied result, then, dicen...

3 comentarios:

Periquillo dijo...

Bonita entrada, si señor. En primer lugar, podías haberte hecho el esguince y de paso partirte en la caida el tabique nasal en tres partes, por que la foto es una aunténtica boñiga de vaca boladora del Caúcaso ¿El trípode estaba en la provincia de Palencia?

En cuanto a la foto, ya se la he largao a mi suegra por 50 eurazos que voy a dedicar a mi bancaje para Mallorca

Periquillo dijo...

La foto de la cueva del soplao es la que he chuleao a mi suegra, claro.

Bidan dijo...

Efectivamente, la foto la tomó Mena.
Un detalle lo de la foto. Mándame un bocata de lima a la cárcel, cabrón...