No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida. Pero si, como jugaremos la mano...

No podemos escoger las cartas que nos reparte la vida.  Pero si, como jugaremos la mano...

miércoles, 12 de noviembre de 2008

La marioneta melenitas de Las Azores

En un artículo sobre el cambio climático entrevistan al bienamado Ansar. Cínicamente, ni lo admite, ni lo niega. Mas cínicamente, manifiesta que "Es mas importante el hambre que el cambio climático". Tiene que haber bebido, fijo. ¿Donde está el 0,7%?. Ansar trabaja para New Corporation, empresa propiedad en su mayoría de petroleras americanas. Unos muertitos en Irak a cambio de un retiro muy bien pagado. Sus dueños, señor Ansar, son bastante culpables del hambre del mundo. Por omisión y por acción. Las nubes de contaminación por hidrocarburos provocan un efecto conocido como "oscurecimiento global", del que casi nadie habla y que es el causante de la sequía terrible que asola Africa en la última década. Esa contaminación hace que el sol no pueda calentar suficientemente el agua del mar, la que forma nubes y desencadena las tormentas que riegan las secas tierras africanas. También es el causante directo de las inundaciones brutales en Asia.
¿Energías alternativas? Estamos locos... ¿o que? ¿no ves quien nos paga?. Además, bastante nos costó asegurar el paso del petróleo a través de Afganistán como para desistir del intento.
Al respecto de Afganistán, no estamos allí en misión de paz. Estamos allí para asegurar el fluir del crudo de las antiguas repúblicas soviéticas a través de ese país. Si el país cae en manos de los talibán, aparte de cargarse la ¿democracia?, cortarán el grifo del aceite negro que administra la petrolera Unocal, propiedad de su coleguita de las Azores, Blair no, el otro y unos amigos suyos. Y eso nos deja en manos de los árabes del golfo, lo que no mola demasiado. Esos talibán tan malos y violentos se armaron, señores, con dinero de la CIA. Se repite la historia de Bin Laden. El socio palurdo y con turbante que se rebota.

Observo la foto de Ansar, con la melenita mechada ondulando suavemente bajo el efecto de un ventilador, esos dientes que tienen que ser un martirio para el parqué y me jode que la conspiración para enriquecerse a costa de unas cuantas vidas inocentes quede impune. Me jode mucho. Lástima de no tener armas de destrucción masiva... (¿habrá, realmente, en alguna parte del mundo?)
Iba a poner la foto, pero me da náuseas...

2 comentarios:

Bidan dijo...

Jodo. Empiezo a parecer el Ollomoll de la izquierda...

kiko boiro dijo...

Cunha boa capacidade de síntesi e cun humor ácido demóstrase o adormecida que está a sociedade......